Elecciones en Pakistán: con el avance de la campaña se profundizan las contradicciones de clase Imprimir
Escrito por Adam Pal   
Sábado 16 de Febrero de 2008 00:00
El día Lunes, 18 de febrero, es la fecha establecida para las elecciones generales en Pakistán. También es la fecha en que la política pakistaní entrará en una nueva época, la época en que las masas desafiarán a la clase que las ha oprimido y tiranizado durante generaciones. El día Lunes, 18 de febrero, es la fecha establecida para las elecciones generales en Pakistán. También es la fecha en que la política pakistaní entrará en una nueva época, la época en que las masas desafiarán a la clase que las ha oprimido y tiranizado durante generaciones.

La campaña del partido más grande de Pakistán, el partido apoyado por los oprimidos y la clase obrera explotada, el Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), está alcanzando cotas de apoyo nunca vistas hasta ahora.

El asesinato de Benazir Bhutto el 27 de diciembre de 2007 y los acontecimientos posteriores, han provocado una nueva oleada de entusiasmo revolucionario y el despertar de las masas. Los mítines del PPP atraen a las masas por cientos y miles. En cada calle y ruta pueden leerse la consigna ¡Jiye Bhutto! (¡Viva Bhutto!). La bandera tricolor del PPP adorna la mayoría de las calles y rutas de todo el país. La campaña electoral revolucionaria de los marxistas está teniendo un impacto y es un desafío para la clase capitalista.

La situación en el distrito NA-257 de Karachi

En Karachi, el establishment apoya al reaccionario MQM y hay preparativos serios para amañar el resultado electoral. Sin embargo, al otro lado, las masas están llenas de rabia y odio contra los gobernantes que han asesinado a la persona que ellas percibían como su líder.

En NA-257, el compañero Riaz Hussain Lund Baloch se presenta frente al MQM. Ha hecho una campaña centrada en consignas socialistas que ha conseguido una gran respuesta popular. Ha hecho grandes mítines públicos que cada día han elevado la moral, el entusiasmo y el espíritu de lucha de los trabajadores. Todas las vías públicas y cortes de calles del distrito están adornados con carteles y consignas revolucionarias. En los carteles del compañero Lund se puede leer: "Lucha irreconciliable hasta la victoria socialista".

Han llegado compañeros de otras zonas de Pakistán para participar en la campaña de Karachi. Compañeros de Baluchistán se dirigen a los trabajadores balochis en su propio idioma, los de Pujtunhua hacen el trabajo entre los pastún, los de Sindh entre los sindhis, etc. La campaña puerta a puerta está teniendo un gran impacto. Allí donde van los compañeros, calles o mercados del distrito, cientos de personas se arremolinan a su alrededor y escuchan con gran interés sus discursos revolucionarios.

Se han distribuido miles de copias de un volante con el programa de la revolución socialista y que está encontrando una gran respuesta. Allí donde se ponen a repartir el volante se reúne mucha gente que se lo lleva y es difícil para los compañeros incluso guardarse una copia para ellos mismos. En cada mitin se corean consignas revolucionarias. Casi diariamente hay mítines en distintos puntos convocados por jóvenes.

Todo este entusiasmo de las masas se traduce en que van a votar al PPP como una manera de vengar el asesinato de Bhutto. Esta situación ha conmocionado al establishment y a la clase dominante que ahora teme el empuje mayoritario de los candidatos del PPP. Por esa razón, están tomando medidas para garantizar que se amañan las elecciones a favor del MQM. Secuestran a trabajadores que apoyan al PPP. El miércoles por la noche (13 de febrero) cuatro trabajadores del PPP resultaron heridos y uno fue asesinato en el distrito próximo de PS-119, cuando unos fascistas abrieron fuego contra un mitin del PPP.

Sin embargo, los marxistas han respondido movilizando al proletariado de Karachi contra la intimidación. Hemos organizados un mitin en una de las principales zonas controladas por el MQM en el que participaron más de 2.000 trabajadores. Este hecho demuestra que los reaccionarios, que las balas, los fascistas y los terroristas, no intimidarán a la clase obrera. La prueba final llegará el día de las elecciones cuando los fascistas con el apoyo de la judicatura, la policía y las fuerzas paramilitares intenten detener esta marea ascendente de las masas que saldrán a votar al PPP. Ese día veremos el enfrentamiento de clases, de los trabajadores contra sus opresores.

Distrito NA-25 Taank

Dawar Jan Kundi es el aquí el candidato del PPP y tiene un apoyo enorme de las masas contra el gobierno apoyado por los mulás. El asesinato de Benazir Bhutto lo ha puesto a la cabeza del distrito. Sus mítines públicos demuestran la verdadera fuerza de las masas que le apoyan.

Sn embargo, en este distrito los mulás se preparan para un fraude masivo. Se han preparado muchas tarjetas de identificación falsas además de otras medidas de amaño a gran escala. Un candidato de la familia Kundi, Habib ur Rehman Kundi, es utilizado como una trampa para sembrar confusión y dividir los votos del compañero Dawar Jan Kundi. Los mulás están gastando millones en la campaña de su candidato, que es un ex-ministro, e intentan comprar votos por la fuerza. De hecho se han gastado ya enormes sumas en comprar votos. Es posible también que los mulás ataquen a los trabajadores del PPP el día de las elecciones e incluso que maten o hieran a algunos de ellos. A pesar de esto, las masas y los trabajadores del PPP están decididos a derrotar a los mulás reaccionarios con un gran margen.

Distrito de NA-41 Wana (Waziristán del Sur)

El compañero Alí Wazir es el candidato marxista que se presenta en esta zona frente a Maitullah Mehsud, el nuevo líder de los talibanes. La campaña revolucionaria del compañero, tanto contra el fundamentalismo como contra el imperialismo, le ha dado un enorme apoyo en el distrito, sobre todo entre los jóvenes que se acercan a él en un gran número. En esta sociedad tribal se ha desarrollado una nueva contradicción entre los jóvenes y los viejos: la juventud se niega a obedecer a los más ancianos.

Esta región, que es el feudo de los talibanes, ha visto la nueva luz del socialismo revolucionario, que se extiende como una bola de fuego. Ha desafiado la autoridad de los talibanes, como resultado, estos rabiosos reaccionarios han organizado escuadrones de la muerte para asesinar al compañero Alí Wazir. Pero estas amenazas no han sido suficientes para detener esta campaña revolucionaria ni al compañero que la dirige, aunque ha tenido que conducir su compaña desde la clandestinidad.

NA-139 Kasur

Este es el distrito del compañero Manzoor que se ha convertido en un nombre reconocido ente el movimiento obrero de Pakistán y el resto del mundo. Ha conseguido un enorme apoyo entre los trabajadores gracias a su trabajo revolucionario dentro y fuera de la Asamblea Nacional. Esto se ha podido ver en la respuesta entusiasta a su campaña electoral. Cuando alguien entra en Kasur se encuentra con gigantescos carteles del compañero Manzoor llenos de consignas obreras. Todo apunta a que ganará de nuevo con un gran margen frente a sus contrincantes millonarios, que serán rechazados por las masas. Miles asisten a los mítines del compañero Manzoor. Cada día participa en cuatro o cinco actos públicos por todo el distrito, donde se corean consignas revolucionarias.

El compañero Lal Jan, dirigente de los marxistas pakistaníes, ha aparecido en la televisión defendiendo las ideas del socialismo. También fue entrevistado por el diario Express, el de mayor difusión de Karachi y el segundo más leído en Lahore. Estos artículos y entrevistas han despertado un considerable interés y entusiasmo entre los círculos de izquierda en Pakistán.

Todas estas campañas y las que están realizando otros candidatos del PPP han desbaratado los planes del gobierno y de la Comisión Electoral. El huracán de apoyo popular al PPP ha saboteado los planes de amañar las elecciones por parte del gobierno. Sin embargo, el establishment civil y militar utilizará todos los recursos a su disposición para frenar esta marea opositora. Harán todo lo que puedan para rescatar el barco en que se hunde el capitalismo pakistaní.

El 18 de febrero el mundo presenciará el enfrentamiento de dos fuerzas. Una serán las masas que intentarán cambiar su destino, y la otra serán las oscuras fuerzas manipuladas por una pequeña minoría de mulás reaccionarios, elementos fascistas y capitalistas que intentarán imponer su voluntad sobre la mayoría intentando amañar las elecciones.

Las masas deben estar vigilantes. Lo estarán. Pero si el establishment intenta un fraude provocará una poderosa reacción de las masas. Nadie se creería el resultado. Las masas desean un cambio y la única manera que tienen de expresar este deseo es votando al PPP. En este contexto, los marxistas trabajan para dar a las masas un programa socialista revolucionario, como una solución final y real a sus problemas. En la política pakistaní se está abriendo un nuevo período revolucionario.