El gobierno es responsable de la seguridad de la compañera y su familia Imprimir
Escrito por Clara Britos   
Viernes 26 de Marzo de 2004 00:00
La compañera Clara Britos nos escribe la carta que transcribimos a continuación. En ella denuncia que continúan las amenazas e intimidaciones contra ella y su familia. Recordamos que Clara Britos había descubierto, a través de sus investigaciones en la revista La Tapa, la vinculación de altos funcionarios del gobierno duhaldista con la masacre del Puente Pueyrredón llevada a cabo conjuntamente por los aparatos represivos provincial y nacional. Al cumplirse hoy 21 meses del asesinato de Maxi y Daríoarío responsabilizamos al gobierno por la seguridad de la compañera y exigimos castigo a los que continúan acosando a su familia y a todos los culpables de la masacre del Puente Pueyrredón.

Continúan las intimidaciones contra Clara Britos

La compañera Clara Britos nos escribe la carta que transcribimos a continuación. En ella denuncia que continúan las amenazas e intimidaciones contra ella y su familia. Recordamos que Clara Britos había descubierto, a través de sus investigaciones en la revista La Tapa, la vinculación de altos funcionarios del gobierno duhaldista con la masacre del Puente Pueyrredón llevada a cabo conjuntamente por los aparatos represivos provincial y nacional. Al cumplirse hoy 21 meses del asesinato de Maxi y Darío responsabilizamos al gobierno por la seguridad de la compañera y exigimos castigo a los que continúan acosando a su familia y a todos los culpables de la masacre del Puente Pueyrredón.

Compañeros:

Siguen las intimidaciones, al volver de la escuela, el día 24 de marzo, mi hija vio un auto que le cortaba el paso (en la misma calle que sufrí la última amenaza), se quedó parada en el medio de la plaza, más de cinco minutos el auto bloqueó el paso del caminito que cruza esa plaza, luego el vehículo trepó a la vereda y la enfocó otros minutos con sus faros delanteros, luego se marchó. Mi hija Ayelén de 15 años de edad, estaba acompañada por una compañera del bachillerato para adultos, su compañera es una señora mayor. (No es la primera vez que le ocurre algo así, ya en otra oportunidad y encontrándose con su hermana menor, un auto intentó atropellarlas, esto fue en el 2001)
Las cosas siguen igual, y cada vez es más difícil continuar una vida normal.
Un abrazo,
Clara Britos