Inicio Argentina Derechos Humanos y Represión Se inició el juicio contra el cura genocida Von Wernich

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Se inició el juicio contra el cura genocida Von Wernich PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Marcelo   
Viernes 13 de Julio de 2007 00:00
Pese a los avances habidos, las limitaciones de la política en Derechos Humanos de este gobierno están más que claras. Por un lado, Kirchner denuncia en sus discursos a los elementos paramilitares y parapoliciales y por otro vemos cómo cientos de policías, militares, funcionarios y jueces que actuaron durante la dictadura siguen ejerciendo su función o caminando libremente entre nosotros.

¿Y Julio López dónde está?

Conforme nos acercamos al primer aniversario de la desaparición de Julio Lopez, la incapacidad del gobierno para hallar pruebas de su paradero es evidente.
La inacción del Juez y el Fiscal ha sido escandalosa, manteniendo la causa parada durante meses, propiciando el abandono de líneas de investigación, la frustración de pruebas y el ocultamiento de información. Y cuando finalmente se avanzó fue sobre líneas de investigación irrisorias, mientras que las pistas más consistentes fueron rápidamente paralizadas o entorpecidas sin quedar en claro por qué son abandonadas posteriormente.
Se tardaron meses, a pesar de la insistencia de los querellantes, en realizar un allanamiento para investigar a los 40 represores procesados y condenados que están recluidos en la cárcel de Marcos Paz, entre ellos Miguel Etchecolatz condenado a prisión perpetua gracias al testimonio prestado por Julio López, en un procedimiento plagado de irregularidades con la intervención de la SIDE, la policía federal y bonaerense.
Ahora, un nuevo procedimiento judicial descubrió indicios de que algunos de estos genocidas estarían involucrados en la desaparición de López.
Lo que es increíble es que se mantengan juntos en la misma prisión a todos estos canallas, en lugar de mantenerlos diseminados en cárceles comunes por todo el país, facilitándoles así su labor conspiradora y criminal desde la propia prisión, con el consentimiento del Servicio Penitenciario Federal.

Juicio a Von Wernich

Por oto lado, el 5 de julio comenzó en La Plata el juicio contra el ex-capellán de la policía bonaerense, Christian Von Wernich. Está acusado de participación en 7 homicidios, 31 torturas y 42 privaciones ilegales de la libertad durante la última dictadura militar.
Von Wernich fue suboficial inspector de la bonaerense, que haciendo uso del poder que la Iglesia y la Policía le concedieron torturó y asesinó a los detenidos ilegales y amenazó y extorsionó a sus familiares.
Los querellantes han denunciado, correctamente, la manera en que se están encarando los juicios contra los represores. En lugar, de agrupar todas las causas para hacer un juicio común contra los cientos de represores identificados e involucrados, al hacerlo represor por represor hace que se multipliquen los esfuerzos y lleve a una enorme e injustificada demora en la obtención de justicia. De esta forma, esta mecánica dilatoria es un aporte más a la impunidad.
Ha quedado en evidencia cómo los grupos represivos que actuaron durante la dictadura siguen moviéndose con total impunidad, enquistados en el aparato estatal.
Estos grupos fascistas mantienen las amenazas e intimidaciones sobre los testigos en los juicios contra otros represores, buscan la promulgación de una amnistía y mandar un claro mensaje a todos los luchadores populares que luchan contra este sistema de explotación y miseria. "Cállense o paguen las consecuencias" pretenden gritarnos.
Pese a los avances habidos, las limitaciones de la política en Derechos Humanos de este gobierno están más que claras. Por un lado, Kirchner denuncia en sus discursos a los elementos paramilitares y parapoliciales y por otro vemos cómo cientos de policías, militares, funcionarios y jueces que actuaron durante la dictadura siguen ejerciendo su función o caminando libremente entre nosotros.
Su incapacidad y falta de voluntad están a la vista, solo nuestra acción consciente y decidida a través de la organización y la movilización podrá resolver la desaparición de López y lograr que los milicos, policías y curas asesinos estén donde siempre deberían haber estado: ¡Tras las rejas!

*Por la aparición con vida de Julio Lopez
*Por el desmantelamiento del aparato represivo
*Por el juicio y castigo a todos los genocidas y sus colaboradores
*Por una sociedad socialista sin represión ni explotación.