Venezuela: el golpe fallido de Guaidó - ¿qué significa y qué sigue ahora? Imprimir
Escrito por Jorge Martin (CMI)   
Jueves 02 de Mayo de 2019 19:03
WhiteDog Lopez
 
Poco antes del amanecer del 30 de abril, la oposición venezolana lanzó otro intento de golpe militar. Al final del día, el fallido intento de golpe de estado parecía haber fracasado, con uno de sus líderes buscando refugio en la embajada española, 25 de los soldados implicados solicitando asilo en la embajada brasileña y Juan Guaidó escondido o huyendo.
 
El golpe comenzó a las 5:46 de la mañana con un mensaje en vídeo de Guaidó, que se proclamó presidente en ejercicio el 24 de enero en un mitin callejero, pero que desde entonces no se ha acercado ni un centímetro al Palacio de Miraflores. En el video, apareció frente a la base aérea militar de La Carlota, al este de Caracas, junto con un pequeño grupo de soldados del ejército. También estuvo presente Leopoldo López, líder de la oposición bajo arresto domiciliario por su papel en los mortales disturbios de la guarimba del 2014. Al parecer, había sido liberado por los agentes de inteligencia del SEBIN encargados de vigilarlo.
 
El mensaje de Guaidó fue claro: "Estoy con las principales unidades militares de nuestras Fuerzas Armadas iniciando la fase final de la 'Operación Libertad'". Esta era la batalla final contra la "usurpación". La presencia de López era un apoyo poderoso. Sin embargo, como quedó claro en las horas siguientes, sus afirmaciones de contar con el apoyo de las "principales unidades militares" eran mentiras. No tenía el control de ninguna unidad o base militar, no había comandantes de su lado. De hecho, a pesar de las afirmaciones en sentido contrario, no estaba dentro de la base de La Carlota, sino fuera de ella. No había tomado el control de ninguna estación de radio o televisión.
 
Guaidó llamó a la gente a salir a las calles en todo el país. Algunos se le unieron en el este de Caracas y se enfrentaron con la Guardia Nacional que protegía la base aérea. En un momento dado, los cientos de alborotadores, entre los que se encontraban algunos soldados, lograron romper el perímetro exterior, pero fueron repelidos con disparos de gas lacrimógeno. No es lo que uno esperaría de un golpe militar "apropiado".
 
Mientras tanto, en el otro extremo de Caracas, miles de personas se habían reunido en las afueras del Palacio de Miraflores tras un llamamiento hecho por Maduro en Twitter poco después de las 10 de la mañana, donde también dijo que se había puesto en contacto con los jefes de todas las unidades militares y que todos ellos eran leales a su gobierno. Algunos altos funcionarios bolivarianos hablaron, particularmente Diosdado Cabello, pero aparte de eso el escenario fue entregado a representantes de la izquierda chavista y de organizaciones de base, que nunca aparecen en las manifestaciones oficiales. El ambiente era de determinación, había un espíritu de resistencia.
 
Apoyo imperialista
 
Por supuesto, los EE.UU. se apresuraron a apoyar el golpe en Venezuela con tweets y declaraciones de Trump, Pompeo, Elliot Abrams, Marco Rubio y otros, seguidos por los presidentes de Brasil, Colombia, Chile e incluso el Parlamento Europeo. El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Almagro, también se unió al coro.
 
Durante el día, Pompeo y Bolton hicieron todo tipo de declaraciones e insinuaciones en un intento de reforzar el esfuerzo de Guaidó. Pompeo insinuó que altos funcionarios de Venezuela habían acordado en conversaciones con los EE.UU. remover a Maduro. Bolton mencionó específicamente al Ministro de Defensa Vladimir Padrino, a la contrainteligencia militar (DGCIM) y al jefe de la Guardia Presidencial, Iván Hernández, y al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Maikel Moreno. Las "figuras clave del régimen" han estado "hablando con la oposición durante estos últimos tres meses", dijo, y les hizo un llamamiento para que "cumplan con sus compromisos de lograr la transferencia pacífica del poder de la camarilla de Maduro". Más tarde, Bolton declaró que Maduro tenía un avión listo para partir hacia Cuba pero que había sido disuadido por los rusos. A pesar de toda esta jactancia y presión psicológica, Padrino salió en un discurso televisado expresando, una vez más, su lealtad al gobierno.
 
Las cosas sobre el terreno en Venezuela no iban bien. Algunos de los soldados de Guaidó aprovecharon la primera oportunidad para desertar, alegando que habían sido engañados. Uno de ellos explicó cómo los oficiales les habían dado armas en el Helicoide, el cuartel general de SEBIN, y les dijeron que iban a poner fin a una fuga masiva.
 
Después de ser repelido en La Carlota, y cuando se hizo evidente que el golpe de estado se estaba apagando, Guaidó intentó otro truco. Dirigió a algunos miles de sus partidarios, incluyendo algunos de los soldados que tenía en su video por la mañana, hacia el oeste, hacia el Palacio de Miraflores. Este fue un intento de repetir el guión del golpe de 2002, cuando los líderes de la oposición marcharon con sus partidarios al palacio presidencial, donde serían atacados por francotiradores contratados para crear una justificación para un golpe militar. Como dijo Marx, la historia se repite, primero como una tragedia y luego como una farsa.
 
Guaidó no contaba con los cientos de miles de personas que la oposición comandó en abril de 2002, y su marcha triunfal fue rápidamente bloqueada por la Guardia Nacional. Rápidamente se retiró a la plaza de Altamira en el este.
 
Una derrota lamentable
 
Al amanecer en Caracas, Leopoldo López y su familia se habían escondido en la embajada de Chile y 25 soldados pedían asilo en la embajada de Brasil. Hubo un anuncio de que Guaidó se iba a dirigir a la nación a las 6 de la tarde, pero el momento llegó y se fue, y no pasó nada. El golpe de estado parecía haberse esfumado por completo. Más tarde, López y su familia se mudaron a la embajada española.
 
Trump estaba tan frustrado que amenazó aún más a Cuba:
 
"Si las tropas y milicias cubanas no cesan inmediatamente las operaciones militares y de otro tipo con el fin de causar la muerte y la destrucción de la Constitución de Venezuela, se impondrá un embargo total y completo, junto con sanciones de alto nivel, en la isla de Cuba".
 
Esto es completamente absurdo. La razón por la que los intentos de cambio de régimen de Estados Unidos en Venezuela han fracasado hasta ahora no es por las "operaciones" de las "tropas cubanas" para causar la "destrucción de la Constitución", sino por la combinación de la estupidez y los errores de cálculo de la oposición venezolana y sus amos en Washington, la resistencia y el espíritu antiimperialista de una gran parte del pueblo venezolano, y el apoyo que Rusia y China están dando al gobierno. De hecho, ¡son las sanciones de los Estados Unidos, la confiscación de bienes venezolanos y otras medidas imperialistas las que ciertamente están causando muerte y destrucción!
 
Está claro que Trump piensa que, al ejercer presión sobre la Revolución Cubana, podrá romper la espalda del gobierno de Maduro. Estados Unidos ya ha endurecido las sanciones contra Cuba, incluyendo la aplicación, por primera vez, de una cláusula en la ley Helms-Burton que permite a los ciudadanos estadounidenses demandar a empresas de terceros países que utilizan propiedades en Cuba que les fueron expropiadas durante la revolución. Este es un acto escandaloso de agresión imperialista, que puede tener un impacto muy negativo en la ya frágil economía cubana.
 
Finalmente, a las 20.24 horas, Guaidó lanzó un delirante video mensaje en Twitter. En lugar de admitir el fracaso de su intento, anunció que "mañana [1 de mayo] continuaremos con la aplicación  de la Operación Libertad", agradeció a las Fuerzas Armadas por su "apoyo" e insistió en que "Maduro no tiene el control de las Fuerzas Armadas".
 
El problema para Guaidó y Trump es que ya han impulsado el "día del juicio final" dos veces, el 24 de enero y el 23 de febrero, y han fracasado en ambas ocasiones. Muy pronto, si la situación no cambia hoy a favor de Guaidó, empezaremos a ver la fractura de la oposición entre recriminaciones mutuas y puñaladas por la espalda. Las filas de la oposición, principalmente de clase media y media-alta, se sentirán decepcionadas y traicionadas por sus propios líderes, una vez más, como fue el caso de las guarimbas de 2014 y 2017.
 
¿Por qué fracasó el golpe?
 
El fallido golpe de ayer plantea una serie de interrogantes. Este fue un intento completamente fallido: el golpe no controló ninguna base ni unidad militar, no contó con el apoyo de ningún comandante, no se tomó ninguna emisora de radio o televisión y fue dispersado con gas lacrimógeno, así que, ¿por qué lo lanzaron?
 
¿Esperaban un apoyo que no se materializó? ¿Creían sus propias mentiras sobre el apoyo masivo de la población y un ejército que estaba listo para romperse y que todo lo que se necesitaba era una chispa en forma de acción? ¿Fue pura desesperación por su falta de éxito? ¿Por qué no esperaron hasta el 1 de mayo, cuando anunciaron manifestaciones masivas? ¿Temían que el resultado no fuera masivo?
 
El gobierno, por su parte, parece haber actuado de manera muy indecisa. Nada de declaraciones televisivas de Maduro durante 15 horas, ningún uso del ejército para aplastar el golpe, ningún oficial de alto rango del gobierno en el mitin en Miraflores. ¿Fue un intento de evitar el derramamiento de sangre en un enfrentamiento militar abierto, como dijo Maduro en su discurso de anoche en la televisión? ¿El gobierno no sabía hasta dónde había llegado la conspiración? ¿No estaba seguro de que podía contar con unidades militares para usarlas contra el golpe?
 
Algunos dicen que el golpe contó con el apoyo de oficiales de alto rango de la SEBIN, la DGCIM y otras unidades, pero que fue lanzado prematuramente, y que estaba previsto para el 2 de mayo, después de las previstas manifestaciones de la oposición del 1 de mayo. Esto explicaría de alguna manera los acontecimientos un tanto extraños de hoy, y sería una señal preocupante para el futuro, ya que significaría que los comandantes militares estarían involucrados, pero retrocedieron en el último minuto. Por lo que sabemos, había elementos en el SEBIN involucrados en el golpe. Algunos de los soldados participantes declararon que habían recibido armas en el cuartel general del SEBIN. Aparentemente, el director del SEBIN, Manuel Christopher Figuera, fue removido de su cargo y arrestado.
 
Desde el principio hemos dicho que la lucha contra el golpe no puede dejarse en manos de los generales del ejército. Tienen sus propios intereses y eso es lo que defenderán. Mientras crean que son mejor defendidos por el gobierno de Maduro, seguirán siendo leales. Si piensan que este gobierno va a caer y ya no es capaz de proteger sus intereses, intentarán intervenir para garantizarlos a corto, medio y largo plazo.
 
La continuación de la crisis económica, agravada por las sanciones, junto con la presión internacional, podría, en un momento dado, empujar a los actores clave dentro de las Fuerzas Armadas a querer salvar su propio pellejo eliminando a Maduro.
 
Incluso ahora, la situación no está completamente bajo control. Guaidó ha liderado un verdadero intento de golpe de estado, con tropas, y aún no ha sido arrestado. López tampoco ha sido arrestado y sigue estando libre para ir de una embajada a otra.
 
La CMI y los camaradas venezolanos de Lucha de Clases en Venezuela han argumentado desde enero que Guaidó debería ser arrestado, la Asamblea Nacional disuelta y se deberían tomar medidas enérgicas contra los golpistas, incluyendo el armamento y desarrollo de las milicias y la expropiación de las propiedades de los golpistas y del imperialismo. Además, estuvimos en contra de trasladar a Leopoldo López de la cárcel al arresto domiciliario. Los acontecimientos de ayer son una demostración más de que teníamos razón.
 
Hoy es el Primero de Mayo, y habrá manifestaciones de la oposición y de los chavistas en Caracas y en toda Venezuela. El hecho de que los intentos de golpe de estado de Washington hayan sido hasta ahora infructuosos no significa que vayan a abandonar sus objetivos. Ayer Yahoo News publicó un informe sobre la propuesta de la compañía mercenaria privada Blackwater de crear un ejército mercenario de 5.000 efectivos para intervenir en Venezuela. Las sanciones estadounidenses y la confiscación de activos venezolanos están teniendo un impacto paralizante en una economía ya debilitada por cinco años de recesión.
 
Nuestro deber es oponernos a esta agresión imperialista, como lo hemos hecho constantemente desde que comenzó este último intento el 24 de enero. Al mismo tiempo, debemos señalar los únicos métodos que pueden garantizar la victoria sobre la contrarrevolución. Los compañeros venezolanos de Lucha de Clases estuvieron ayer frente al Palacio de Miraflores. En una declaración, presentaron las siguientes consignas: Encarcelar a Guaidó, disolver la Asamblea Nacional golpista, fortalecer y extender las milicias bolivarianas, responder a la confiscación de bienes venezolanos expropiando a las multinacionales imperialistas, expropiar a la burguesía golpista, el control obrero de la producción, acabar con la burocracia, completar la revolución con la organización desde la base.