Inicio América Latina Centroamérica Honduras: Rebelarse es educarse

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Honduras: Rebelarse es educarse PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Carolina T.   
Jueves 01 de Septiembre de 2011 06:26

Carta a la redacción


Según cifras del instituto nacional de estadística de Honduras, para mayo del 2010, el 15.2% de las personas mayores de 15 años, no saben leer ni escribir. Los datos indican que la tasa de analfabetismo continúa siendo mayor en la población del área rural con un 22.3% frente a un 7.8% en la urbana.

Carta a la redacción


Según cifras del instituto nacional de estadística de Honduras, para mayo del 2010, el 15.2% de las personas mayores de 15 años, no saben leer ni escribir. Los datos indican que la tasa de analfabetismo continúa siendo mayor en la población del área rural con un 22.3% frente a un 7.8% en la urbana.

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.” Nelson Mandela

El Informe sobre Desarrollo Humano Honduras 2008/2009 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señala que del total de 938 centros de educación secundaria que existían en el año 2007, el 45.7 por ciento eran oficiales, 4.5 por ciento semi oficiales y el 49.7 por ciento eran privados. Apenas un 14.5 por ciento de la población apta está matriculada en una de las 19 universidades de las cuales seis son públicas y 13 son privadas.
El poco acceso a los diferentes centros de educación pública, la falta de materiales, estructura, la baja calidad educativa en centros privados y públicos, las limitaciones económicas a las que se enfrenta la mayoría de la población del país, y otros factores de subdesarrollo ubican al país en los últimos puestos sobre la tasa bruta de matrícula en secundaria, y más aun en los niveles de educación superior donde desde el año 2007 se aplica la prueba de admisión resultando excluyente, tomando en cuenta el nivel educativo medio que se evalúa en el nivel de educación superior. 
Las medidas neoliberales aplicadas por el Estado han llevado a estas cifras criticas en materia de estadística educativa en el país, las medidas que plantea el gobierno como alternativas para mejorar la educación tienen base en las futuras privatizaciones fortaleciendo el precario acceso a la educación, garantizando de esta manera que la población de escasos recursos al no acceder a educación y más aun a una educación de calidad se vea limitada en sus futuros empleos, generando de esta manera una fuerza de trabajo más fácil de controlar y de manipular al antojo de la empresa privada.
La nueva propuesta del gobierno llamada anteproyecto ley general de educación generó un estallido social al revelarse las intenciones de municipalización y posterior privatización mediante esta ley donde el estado releva sus deberes emanados en la misma constitución que se defiende con recelo por parte de los y las conservadores del país: Articulo 153.- El estado tiene la obligación de desarrollar la educación básica del pueblo, creando al efecto los organismos administrativos y técnicos necesarios dependientes directamente de la secretaría de estado en el despacho de educación.
Al desligar la responsabilidad del estado en materia educativa pública y priorizarla a las municipalidades que han demostrado su incapacidad en el manejo de los servicios que deben prestar a la población según sus responsabilidades entre ellas de aseo, etc. sería darle una responsabilidad de la cual sabemos no tienen la capacidad de controlar demostrando su mala administración basada en nepotismo, autoritarismo, caudillismo, clientelismo, etc.
En dicho anteproyecto de ley se deja de garantizar la educación conocida como pre-kinder y kinder, garantiza la educación pública hasta noveno grado (III curso) dejando por fuera el área de carreras (bachilleratos, técnicos, etc.) desapareciendo las áreas de comercio y secretariado, negando la educación artística sostenida por parte del  Estado y prácticamente la automática privatización de la educación para adultos, además dejando una pauta para bajar el presupuesto de educación que actualmente se encuentra en alrededor de un 30% , quita responsabilidad a la secretaría de educación y la asume en su mayoría el Consejo Nacional de la Educación que pertenece mayormente a la empresa privada, Por otro lado implica que se deben acreditar los títulos de educación superior, lo que resultaría sumamente costoso. 
La respuesta no se hizo esperar y por todo el país comenzaron las tomas de edificios educativos por parte de los estudiantes de educación media, la movilización en las calles que han sido reprimidas por parte del gobierno, las asambleas estudiantiles para la toma de decisiones por parte de los estudiantes y el apoyo del magisterio, de los padres y madres de familia, y de todos los sectores sociales del país, y lograron frenar la discusión en el congreso para la aprobación de dicho anteproyecto de ley abriendo lo que es llamado diálogo para la discusión e implementación de una ley de educación general consensuada por los diferentes sectores de la sociedad hondureña.
Para dicho diálogo el gobierno llamó a los sectores afines a sus intereses incluyendo representantes religiosos en un estado que se define como laico, se conformaron las mesas de diálogo con diferentes representantes mientras frente a la casa presidencial las y los estudiantes de educación media y superior se manifestaban al sentirse excluidos ya que a la gran mayoría no se la convocó, especialmente a quienes no residen en la capital del país. De forma pacífica la manifestación daba a  conocer la inconformidad ante este proyecto, pero la represión no se hizo esperar por parte del estado donde se golpeó y arrestó a muchos de los manifestantes. Mientras dentro del evento de diálogo se hablaba de la inclusión y el respeto de ideas, en las calles se sufría la descarga violenta por parte del estado a las ideas de progreso y calidad educativa.
La primera víctima de esta nueva manifestación es Nahum Alexander Guerra, estudiante de la Escuela Agrícola Pompilio Ortega, en Santa Bárbara, quien fue asesinado frente al portón del instituto mientras mantenían la escuela cerrada como protesta ante las acciones por parte del gobierno. La situación continúa y los estudiantes exigen el respeto a sus derechos así como un verdadero diálogo incluyente que se fundamente en la educación pública, laica, gratuita y de calidad. Las mesas de diálogo entabladas se vieron interrumpidas esta semana cuando, ante la imposición por parte de los sectores afines al gobierno, los representantes estudiantiles dejaron las mesas y denunciaron los hechos haciendo además una revuelta dentro de donde se llevaban estas a cabo.
La educación en el país no requiere de pocas reformas sino de un total reestructuramiento enfocado en acabar con la educación elitista e individualista en que somos formados, brindar educación de calidad para todos y todas sin ningún tipo de discriminación y asegurar que existan las condiciones necesarias para acceder a ella. Esto es posible en la medida que la unidad y lucha gire en torno a todos los sectores involucrados y sólo se podrá dejando el sistema neoliberal que garantiza la explotación y discriminación en la sociedad.