Inicio Volantes Bolivia: Hay que movilizar a las masas trabajadoras para impedir el golpe fascista

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Bolivia: Hay que movilizar a las masas trabajadoras para impedir el golpe fascista PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por El Militante   
Lunes 15 de Septiembre de 2008 12:12
Es necesario un plan de lucha claro. La COB debería organizar una huelga general indefinida, celebrar cabildos abiertos en las ciudades y pueblos, crear Asambleas Populares (comités de lucha) y organizaciones de autodefensa basados en estas asambleas; llevar a cabo el arresto inmediato de todos aquellos implicados en las actividades violentas e ilegales de los últimos días, y movilizar para expropiar la propiedad de la oligarquía. No es el momento de las palabras ni de las negociaciones. Es el momento de la acción, para poner fin de una vez por todas al poder de la oligarquía.

La arremetida de los grandes empresarios y terratenientes bolivianos contra el gobierno de Evo Morales, alentada por los imperialismos de EEUU y Europa, tiene el objetivo de conducir al país a un caos y preparar las condiciones para un golpe militar contra el gobierno elegido democráticamente por el pueblo.
La matanza de 70 campesinos desarmados en el departamento de Pando, por las bandas fascistas de la oligarquía, es una muestra de lo que la clase dominante prepara a la clase obrera y al campesinado pobre de Bolivia si tuviera éxito en sus planes golpistas.
El ambiente en las fábricas y comunidades campesinas de todo el país es de rabia y, al mismo tiempo, de impotencia, porque se permite a la oligarquía atacar las oficinas del gobierno, los locales de las organizaciones sociales, los aeropuertos, campos de gas, aduanas, etc., sin respuesta del gobierno. Esto podría tener el efecto de desmoralizar a los trabajadores y campesinos que lo apoyan.

La inactividad del gobierno y la amenaza de golpe

Los ministros están pidiendo el respeto de la ley. Pero son sólo palabras cuando la oligarquía está dispuesta a violar la legalidad en defensa de sus intereses.
Para añadir más confusión, se sigue apelando a las negociaciones con los Prefrectos reaccionarios, los mismos que fomentan el golpismo y organizan las persecuciones y masacres contra los obreros y campesinos.
La oligarquía sólo es una minoría, pero tiene el poder económico, armas, vínculos con el ejército y el apoyo del imperialismo. Pero incluso con todas estas cosas a su favor, sólo pueden controlar las calles y parecer fuertes debido a la inactividad del gobierno y de los dirigentes del movimiento de masas.
Si Evo Morales hiciera un llamamiento a los trabajadores y campesinos para que salieran a las calles a aplastar la conspiración contrarrevolucionaria, los golpistas huirían, nada podría detener a las masas movilizadas. Debería dar órdenes inmediatas para detener a los conspiradores golpistas. Si la policía y el ejército se niegan a obedecer estas órdenes, deberían hacer un llamamiento a la tropa para que arreste a sus oficiales, y distribuir armas a los trabajadores y campesinos para que ellos mismos lleven a cabo las detenciones.
También debería aprobar un decreto para la expropiación inmediata de la propiedad de los golpistas y un llamamiento directo a las organizaciones de masas de trabajadores y campesinos para que lo pongan en práctica. Y si el gobierno no está dispuesto a hacerlo, entonces la COB y la CONALCAM (campesinos) deben tomar la iniciativa.

Es necesario un plan de lucha

Es necesario un plan de lucha claro. La COB debería organizar una huelga general indefinida, celebrar cabildos abiertos en las ciudades y pueblos, crear Asambleas Populares (comités de lucha) y organizaciones de autodefensa basados en estas asambleas; llevar a cabo el arresto inmediato de todos aquellos implicados en las actividades violentas e ilegales de los últimos días, y movilizar para expropiar la propiedad de la oligarquía.
La situación es muy peligrosa. No es el momento de las palabras ni de las negociaciones. Es el momento de la acción, para poner fin de una vez por todas al poder de la oligarquía. No hay tiempo que perder.

¡No al golpe en Bolivia o Venezuela!
¡No a la interferencia de EEUU!
¡Defender las revoluciones boliviana y bolivariana!
¡Aplastar a la oligarquía contrarrevolucionaria!
¡Avanzar hacia el socialismo!

Corriente Socialista El Militante - Buenos Aires, 15 septiembre 2008