Inicio Volantes Ni Bush ni “Cumbre de las Américas” capitalista

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Ni Bush ni “Cumbre de las Américas” capitalista PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por El Militante   
Viernes 09 de Septiembre de 2005 00:00
Los días 4 y 5 de noviembre se reunirán en Mar del Plata los Jefes de Estado de 34 países americanos en la llamada Cumbre de las Américas. ¿Qué nos pueden ofrecer los imperialistas yankys y sus socios en los gobiernos latinoamericanos? Ya lo sabemos: hambre, miseria, deuda externa y represión para los que sean levantiscos. Sembraron el continente de dictaduras militares y ahora nos hablan de derechos humanos. Ninguna “Cumbre de las Américas” podrá solucionar los problemas fundamentales que enfrentanntan las masas trabajadoras de nuestro continente. Sobre la base del capitalismo no hay salida.

Participemos en las movilizaciones

Los días 4 y 5 de noviembre se reunirán en Mar del Plata los Jefes de Estado de 34 países americanos en la llamada Cumbre de las Américas.

¿Qué nos pueden ofrecer los imperialistas yankys y sus socios en los gobiernos latinoamericanos? Ya lo sabemos: hambre, miseria, deuda externa y represión para los que sean levantiscos. Sembraron el continente de dictaduras militares y ahora nos hablan de derechos humanos.

Ninguna “Cumbre de las Américas” podrá solucionar los problemas fundamentales que enfrentan las masas trabajadoras de nuestro continente. Sobre la base del capitalismo no hay salida.

El papel del imperialismo está claro para todos como responsable de la explotación y expolio que sufrimos. Pero ¿qué decir de los grandes empresarios, banqueros y terratenientes latinoamericanos? Pasaron 200 años de la liberación colonial de América Latina del imperio español, y también quedó claro el carácter rapaz, podrido y reaccionario de la burguesía latinoamericana, cómplice y socia del imperialismo. Con la excepción de Cuba y Venezuela, la política de todos los gobiernos es invariablemente la misma: acrecentar las ganancias y privilegios de las oligarquías locales y las multinacionales a costa de la explotación de la clase obrera, el ajuste a los gastos públicos y la reducción del nivel de vida de la clase trabajadora.

Frente al deterioro de la situación económica y social, las burguesías locales de Latinoamérica, en connivencia con el imperialismo yanky, van diseñando salidas para frenar situaciones revolucionarias que van surgiendo en todos los países. Además de tratar de ahogar a Cuba y desestabilizar a Venezuela, se habla de instalar una base militar estadounidense en Paraguay para tener a tiro a Bolivia, donde los obreros y campesinos están en rebelión permanente. En Colombia hay una presencia cada vez mayor de tropas de USA, y en Ecuador ya tenemos desde hace un tiempo la base de Manta.

En Argentina, el gobierno de Kirchner además de pagar puntualmente la deuda externa aparece cada vez más vinculado en su política exterior al imperialismo norteamericano: envió tropas a Haití a pedido de Washington, por exigencia de Bush aprobó en el Congreso supuestas “leyes antiterroristas” que cercenan los derechos democráticos, no condena la intervención estadounidense en Irak, se distanció diplomáticamente del gobierno venezolano, y canceló en dos ocasiones el viaje de Kirchner a Cuba por mandato expreso de la Casa Blanca.

La lucha antiimperialista y la lucha por la liberación social van absolutamente unidas. La única forma de resolver los problemas que sufrimos las masas trabajadoras es con la expropiación de los banqueros, capitalistas y terratenientes en cada país y luego unirnos en una Federación Socialista de América Latina, como un primer paso hacia una federación socialista a nivel mundial.

Buenos Aires, 9 de septiembre 2005