Inicio Libros Reforma o revolución

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Reforma o revolución PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Demian Marcos   
Sábado 12 de Julio de 2003 00:00
Reforma o Revolución, de Rosa Luxemburgo combatió en su tiempo las ilusiones y pilares del reformismo, poniendo el énfasis en que " quien se pronuncia por las reformas en lugar de y en contraposición a la conquista del poder político y a la revolución social, no elige en realidad un camino más tranquilo, seguro y lento hacia el mismo objetivo, sino un objetivo diferente: En lugar de la implantación de una nueva sociedad, elige unas modificaciones insustanciales de la antigua"

de Rosa Luxemburgo

Para el "reformismo", las contradicciones insuperables del capitalismo se pueden resolverse mediante reformas graduales en las instituciones burguesas (adaptación del capitalismo), entonces, la cuestión es la distribución de la riqueza en aras del bienestar general y no el modo de producción que determina esa distribución desigual del trabajo social. Con todas sus "buenas intenciones" e independientemente de sus deseos, las historia demuestra que el reformismo termina amparándose en la burguesía.
Reforma o Revolución, de Rosa Luxemburgo combatió en su tiempo las ilusiones y pilares del reformismo, poniendo el énfasis en que " quien se pronuncia por las reformas en lugar de y en contraposición a la conquista del poder político y a la revolución social, no elige en realidad un camino más tranquilo, seguro y lento hacia el mismo objetivo, sino un objetivo diferente: En lugar de la implantación de una nueva sociedad, elige unas modificaciones insustanciales de la antigua"
Los marxistas no nos oponemos a las luchas por las reformas bajo el capitalismo, sino que luchamos fervorosamente por mejorar la situación de los trabajares y de las capas oprimidas, sabiendo que esas mejoras tendrán un carácter parcial y epidosdico, porque lo que te da la burguesía por un lado te lo cobra por el otro, pero son precisas para avanzar en la conciencia de la clase de los trabajadores. Mediante la lucha por mejores salarios u otras conquistas sociales, los trabajadores, acumularan experiencias para sacar la conclusión necesaria: sí, podemos tener salarios más altos con la lucha y la organización, pero cuando los poderosos levantan la cabeza, te lo sacan sin más. Es decir, "la lucha por las reformas sociales es el medio, y mientras que la revolución social es el fin "
El análisis del papel de los sindicatos bajo el capitalismo y los alcances de la lucha sindical, así como el destino de las cooperativas dentro de un sistema donde la competencia obliga a buscar el máximo beneficio para mantenerse en pie, y el brillante análisis de las crisis capitalistas y su carácter inexorable bajo este sistema, la relación entre Estado y reforma, etc, son parte integral de un desarrollo sistemático de la critica marxista contra el revisionismo reformista que dominaba a la socialdemocracia alemana, impresionada por el auge del capitalismo desconocido hasta aquel momento.
Basta recordar que aquella situación que permitía a los capitalistas dar tímidas reformas que la socialdemocracia veía como la "eliminación" de los aspectos "negativos" del capitalismo, dejándolo todo al parlamentarismo y negando la lucha de clases, desembocará en la carnecería imperialista de 1914, que contará con el aval de los socialdemócratas al patriotismo bélico de sus burguesías nacionales, mientras unos pocos como Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo mantendrán en alto las banderas del internacionalismo.
El libro de Rosa Luxemburgo- más que recomendable, y quien pueda acercarse a sus brillantes paginas podrá comprobarlo- tiene la vigencia imperecedera de los clásicos del marxismo, y un interés practico que está en relación directa con las contradicciones de nuestro país y del mundo. Hoy, bajo la pantomima de "nuevos movimientos sociales","horizontalidad","imperios", "cambiar el mundo sin tomar el poder"; el reformismo, que no ve clases antagónicas sino patrias, ciudadanos o sujetos extraviados en la niebla, busca el piso menos movedizo donde dictar cátedra a los trabajadores o endulzar a la clase media, haciendo hincapié en lo "realista" de su proyecto. Lástima que estas novísimas ideas ya fueron enterradas en 1900, primera edición de este clásico.