Inicio Internacional Oriente Medio y mundo árabe Estados Unidos: la declaración de Trump en Jerusalén - el verdadero rostro del capitalismo

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Estados Unidos: la declaración de Trump en Jerusalén - el verdadero rostro del capitalismo PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Hamid Alizadeh   
Viernes 15 de Diciembre de 2017 12:49

El miércoles, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró que reconocería oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel. Esto revela la verdadera naturaleza de las llamadas conversaciones de paz. En un discurso pronunciado en la Casa Blanca, Trump dijo: "He determinado que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel. “Si bien los presidentes anteriores hicieron de esto una gran promesa de campaña, fallaron en cumplirla. Ahora, estoy cumpliendo. Mi anuncio de hoy marca el comienzo de un nuevo enfoque al conflicto entre Israel y los palestinos".

El mensaje de Trump causó un gran revuelo en la política mundial, un jefe de Estado tras otro salió contra él. Incluso el perro faldero de los EEUU, la primera ministra británica Theresa May, tuvo que admitir que el anuncio de Trump "no ayudaba en términos de perspectivas de paz en la región". Alemania y Francia también condenaron la medida que revela la creciente brecha entre Estados Unidos y Europa.

Los medios liberales en todo el mundo han estado derramando lágrimas de cocodrilo por las llamadas negociaciones de paz. Pero Trump simplemente ha revelado lo que siempre fue la verdad: que nunca ha habido tal cosa. Estas señoras y caballeros 'respetables' nunca han apoyado al oprimido pueblo palestino. Durante décadas, las sangrientas guerras contra los palestinos y la expansión de Israel han sido apoyadas de facto por las potencias occidentales.

Israel ha librado innumerables guerras y posee uno de los aparatos militares más avanzados y poderosos del mundo: contra las masas palestinas que están sitiadas por todos lados. Durante décadas, decenas de miles de hombres, mujeres y niños palestinos han sido asesinados en estas guerras. Muchos más han sido asesinados en la violencia cotidiana del régimen israelí.

Oficialmente, desde los acuerdos de Oslo de 1993, más de 110.000 palestinos han sido arrestados y más de 270.000 colonos israelíes han sido trasladados a Cisjordania. El capitalismo israelí nunca podría aceptar una Palestina fuerte y vibrante, ni puede detener su expansión, que está escrita en su ADN.

A través de todos estos eventos, nuestros amigos "democráticos" y liberales han estado dando su apoyo tácito o activo a las agresiones del imperialismo israelí. Nunca ha habido ninguna paz, ni ninguna conversación genuina para alcanzarla. Los líderes palestinos, y los "líderes" del mundo árabe, han estado jugando junto con esta farsa durante años, lo que revela dónde están sus verdaderos intereses.

Lo que hace Trump es simplemente exponer esta hipocresía. Está eliminando el velo democrático con el que la clase dominante cubre toda su barbarie. Él está removiendo la hoja de parra detrás de la cual Mahmoud Abbas y los líderes de la Organización para la Liberación Palestina se han estado escondiendo por años. Y está revelando la brutal y sangrienta verdad sobre el capitalismo: sobre una base capitalista nunca habrá un acuerdo en Israel y Palestina.

La principal razón de este anuncio de Trump fue la de apaciguar a los elementos reaccionarios de la derecha de su propia base en casa. Al mismo tiempo, ha estado señalando un cambio de las políticas de Obama en Medio Oriente, al tratar de ser más firme en el apoyo a los aliados tradicionales de Estados Unidos. A medida que la guerra civil siria llega a su fin, Arabia Saudita e Israel están más preocupados que nunca por la influencia cada vez mayor de Irán en la región.

Israel ha tratado de mantenerse alejado del atolladero sirio, pero la semana pasada intensificó sus intervenciones bombardeando una base militar iraní, justo al sur de Damasco. El príncipe heredero de Arabia Saudita, Muhammad bin Salman, también ha estado golpeando los tambores de guerra, primero al tratar de provocar un conflicto en el Líbano y más tarde al establecer una alianza militar con más de 40 países, diseñada para luchar contra Irán.

Los intereses convergentes de Arabia Saudita e Israel han llevado a las primeras declaraciones públicas de apoyo mutuo en los últimos meses. La declaración de Trump debe verse en la misma línea. Aunque han protestado públicamente, detrás del escenario los saudíes están afilando sus cuchillos, listos para apuñalar al pueblo palestino por la espalda. Nada ha cambiado aquí.

Sin embargo, la declaración de Trump está llevando a la superficie el profundo odio al imperialismo estadounidense que existe en toda la región. Y está debilitando la influencia de los Estados Unidos y sus aliados, mientras que Irán está listo para ver crecer aún más su influencia política. Hamás en Gaza ha llamado a una nueva Intifada y se producirán enfrentamientos en toda la región. El anuncio de Trump no solo desenmascara la farsa de las conversaciones de paz, sino que también aumenta las tensiones entre los gobernantes y las masas en la región.

La verdadera razón del declive de Arabia Saudita y del poder de Estados Unidos en Medio Oriente se encuentra en la profunda crisis del capitalismo estadounidense y mundial. Estados Unidos es incapaz de intervenir en Medio Oriente como solía hacerlo. El intento de Trump de salir de esta crisis como un hombre atrapado en arenas movedizas, tratando de volver a la vieja seguridad, solo conducirá a una aceleración del proceso que está teniendo lugar sobre el terreno. El eslabón más débil es el propio régimen saudita, enredado en una red de contradicciones insolubles y creciente oposición interna, y su nuevo comportamiento agresivo solo servirá para acelerar su propio declive.

Para las masas de la región, esta es una lección duramente aprendida. Mientras su destino esté en manos de la clase dominante y de los políticos profesionales, solo verán más derramamientos de sangre de los que se enfrentan hoy en día. 25 años de "conversaciones de paz" solo han llevado al aplastamiento total del movimiento palestino. Lejos de resolver nada, los líderes palestinos, ayudados por los gobernantes de Egipto y otros países árabes, han estado actuando cada vez más como guardias de prisión haciendo el trabajo sucio del imperialismo israelí y esclavizando a su propio pueblo. Solo un movimiento revolucionario en toda la región, sobre la base de una alianza de todos los oprimidos contra todos los gobernantes, puede poner fin a esta tragedia.