Inicio Internacional África Marruecos: El régimen traza una línea de sangre entre él y el movimiento

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Marruecos: El régimen traza una línea de sangre entre él y el movimiento PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Liga de Acción Comunista (sección marroquí de la CMI)   
Lunes 21 de Agosto de 2017 15:25

MarruecosDesde las 6 de la tarde de este día hasta escribir estas líneas, la noche del sábado (12 de agosto), las fuerzas de represión siguen rompiendo los huesos de manifestantes pacíficos en el pueblo de Al-Arawi, cerca de Nador, y arrestan aleatoriamente a muchas personas. Esta represión bárbara surge como resultado del intento de los jóvenes del pueblo de organizar una manifestación pacífica de solidaridad con el movimiento del Rif, convocada por el Comité de Movimiento Popular de Al-Arawi, bajo el lema “Para escribir otra página en la historia del movimiento”.A pesar del carácter pacífico del movimiento, las fuerzas de represión trabajaron desde el primer momento para rodear a los manifestantes en la plaza para empezar la masacre. Según los informes, el número de heridos entre los manifestantes es indeterminado y la mayoría de las lesiones fueron en la cabeza.

Ante este ataque bárbaro, algunos jóvenes se defendieron lanzando piedras contra las fuerzas de represión, en una escena que nos recuerda lo que está sucediendo en Palestina entre el ejército sionista y los niños y jóvenes palestinos. Los comerciantes y los propietarios de cafeterías también declararon una huelga general, cerrando sus tiendas, protestando contra la represión.

El viernes 11 de agosto, las fuerzas represivas de diverso tipo lanzaron otra campaña de arrestos en la ciudad de Imzorn tras las protestas que siguieron al martirio de Imad al-Atabi. Hasta el momento, el número de detenidos ha alcanzado al menos 16 personas.

Esta escalada en la represión, las detenciones y las incursiones, surgen inmediatamente después del discurso del rey del 9 de agosto, que tomó nota explícitamente del trabajo de las fuerzas policiales, que consideró que “se encontraron cara a cara con la población”, y “tomaron su responsabilidad con coraje, paciencia, manteniendo la seguridad y la estabilidad”.

Y negó que todos los crímenes cometidos (represión, sabotaje, arrestos, allanamientos de viviendas, etc.) fuesen parte de la “apuesta policial”, cuando dijo: “”Esto es contrario a lo que algunos dicen recurrir a lo que llaman la apuesta policial, como si Marruecos estuviera sobre un volcán, o cada casa y cada ciudadano tuviera un policía que lo vigile”.

Dio legitimidad a todas estas masacres cuando las llamó “un compromiso firme, la aplicación de la ley, el respeto a las instituciones, la seguridad de los ciudadanos y la preservación de sus bienes”.

Y consideró que “los cuerpos de seguridad hacen grandes sacrificios, trabajan día y noche, y en circunstancias difíciles, para cumplir con su deber de proteger la seguridad y la estabilidad de la patria, interna y externa, y garantizar la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos”.

Y ordenó a “Los marroquíes” que estén orgullosos de estas prácticas, cuando dijo: es el derecho de los marroquíes, y de hecho su deber, estar orgullosos de su seguridad, y aquí lo digo sin vacilación o falta de componentes: “si alguno de los nihilistas no quiere admitirlo o se niega a decir la verdad, ese  es su problema”.

Era un mensaje para tranquilizar al aparato represivo y a sus alto funcionarios y subalternos de que están inmunes a cualquier rendición de cuentas y es un mensaje a ellos de la máxima autoridad, que está satisfecha con lo que están haciendo a los ciudadanos. También sirvió como luz verde para nuevos ataques y crímenes, bajo el cuidado real.

De hecho, eso es lo que estamos presenciando y presenciaremos durante los próximos días, no sólo en el Rif sino en todas partes. No habrá voz más elevada que la de “proteger la seguridad y la estabilidad de la patria”, es decir, proteger la seguridad y la estabilidad de la clase dominante y la pandilla de ladrones y chupasangres del pueblo.

Inmediatamente después del discurso, los aparatos represivos han tenido suficiente coraje para declarar oficialmente la muerte del joven Imad al-Atabi, que murió durante la represión de la policía contra las manifestaciones del 20 de julio, después de que fue disparado con una bomba de gas lacrimógeno directamente a la cabeza. Y las autoridades se han mantenido en silencio desde entonces, también tuvieron suficiente coraje para exigir a la fiscalía, que aplicara la pena máxima del Código Penal, que se extiende a la pena de muerte, contra los detenidos, especialmente a los líderes prominentes.

Con este discurso, con toda esta brutal represión y los arrestos que siguieron, el régimen ha demostrado que no se detendrá en absoluto en abusar de los manifestantes, aterrorizar a sus familias en sus casas y en las calles, e incluso matar a los manifestantes.

elaroui rif movement120817 1

Seamos claros, llamemos a las cosas por su nombre: el régimen ha trazado una línea de sangre entre él y el movimiento y no hay lugar para la reconciliación. No hay reconciliación ni concesiones que puedan devolver la vida al joven Imad, ni devolver la dignidad de quienes han sido violados en su dignidad. Así como no devolverá la vida a Mohsen Fikri, que murió aplastado en un camión de basura, y ni a los cinco mártires del 20 de febrero que fueron asesinados y sus cuerpos quemados de una manera brutal.

La batalla ya no está entre nosotros y este o aquel funcionario, por tal demanda o otra. Es una batalla entre nosotros y el sistema capitalista dictatorial en su conjunto. Entre nosotros los obreros, los campesinos, y los pobres en general y la clase de capitalistas, chupasangres del pueblo, y parásitos sirvientes del imperialismo. La venganza debe ser clasista. La venganza debe ser con la revolución socialista que sólo ella puede purgar el país de todos ellos.

A primera vista, el régimen y la clase dominante parecen ser fuertes e invencibles, pero la realidad es otra cosa. Toda esta represión no es un signo de poder, sino una clara expresión de la debilidad del régimen, de la clase dominante, y del grado de terror que tienen a las luchas revolucionarias de los jóvenes del Rif y de otras partes de Marruecos. El régimen sabe que es frágil y que un movimiento popular fuerte lo derrocaría fácilmente, por lo que utiliza todo su poder para impedir la continuación y el desarrollo del movimiento y su propagación a otras áreas.

No hay opresión, ni ejército, ni sistema que pueda derrotar a la clase obrera y los pobres en general, la abrumadora mayoría de la sociedad y los verdaderos creadores de la riqueza, si se levantasen a la lucha organizados, armados con la conciencia y con un liderazgo revolucionario fuerte, con un programa científico y una clara alternativa socialista.

Las masas, especialmente los jóvenes, han sido ejemplos llamativos de heroísmo, lucha y firmeza. A pesar de la represión y las detenciones, el movimiento ha continuado por más de ocho meses, y todavía sigue, y todo esto sin una organización firme que una las fuerzas de las masas en toda la región y con las demás regiones, y sin ninguna estructura elegida a nivel de distrito, ciudad, región y de otras regiones, que permita la participación de las masas y hacer escuchar sus voces y hacer difusión de propaganda e incitación. Ni un programa que intensifique las demandas de las masas en puntos claros sobre lo que luchan.

Las masas han logrado todo sin estos mecanismos básicos para cada revolución exitosa. Imaginemos que si estos mecanismos estuvieran disponibles, ¿qué habría sucedido? Ciertamente barrería a todos sus enemigos, no sólo en el Rif, sino en todo Marruecos. Destruirá fácilmente el régimen dictatorial y la opresión, y derrocaría a la clase de parásitos ladrones de la riqueza de la nación. Y comenzará a construir un nuevo Marruecos, un Marruecos de obreros y campesinos, verdaderos creadores de riqueza, un Marruecos sin capitalistas, ni explotación ni opresión.

Lo que le falta al movimiento actualmente no es la lucha o el heroísmo, lo que falta es la organización y el liderazgo revolucionario. La crisis del movimiento se puede reducir a la crisis de la dirección revolucionaria. Esta es nuestra misión como juventud revolucionaria involucrada en la lucha, una tarea que nadie más hará por nosotros, ni se hará por sí misma espontáneamente. Es una tarea que requiere un trabajo duro y paciente para formar líderes revolucionarios sobre la base de la teoría marxista y la alternativa socialista-revolucionaria.

Nosotros en el periódico Al-Tawra (Revolución), la sección marroquí  de la Corriente Marxista Internacional, tenemos la tarea de construir el liderazgo revolucionario: si estás de acuerdo con nosotros, únete a nosotros en la lucha por esta gran causa, la construcción del Partido de los Trabajadores Marxistas y la lucha por el socialismo en Marruecos y en el mundo.

En árabe: http://marxy.com/africa/morocco/theregime-draws-line–blood-between-themovement-no-reconciliation.htm