Inicio Internacional África Revolución en Sudáfrica: ¿Por qué están luchando los marxistas?

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Revolución en Sudáfrica: ¿Por qué están luchando los marxistas? PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Juventud Marxista Revolucionaria   
Domingo 13 de Marzo de 2016 13:02

Un programa para la lucha revolucionaria en Sudáfrica – por Juventud Marxista Revolucionaria

La sociedad sudafricana está plagada de contradicciones. Se mire donde se mire, hoy por todas partes la crisis orgánica del capitalismo está teniendo un impacto devastador en las vidas de millones de trabajadores. Por un lado, casi 8 millones de personas en edad de trabajar están desempleados en el país. Por otro lado, la brecha entre ricos y pobres es más amplia de lo que era bajo el Apartheid.

Hoy en día, dos familias burguesas, los Ruperts y los Oppenheimers poseen más riqueza que la mitad de la sociedad sudafricana. Al mismo tiempo, millones de personas siguen sin hogar. Esta es la situación dos décadas después de la caída formal del Apartheid.

La razón fundamental de esto es el hecho de que mientras la democracia formal se logró con la caída del odiado régimen del apartheid, la riqueza de los capitalistas no  se  tocó, y por lo tanto nuestro país hoy en día sigue siendo un país capitalista fuertemente dirigido y controlado por una pequeña minoría de capitalistas, banqueros, y  propietarios de las tierras y las minas.

Las razones de esta situación no se encuentran en las acciones de tal o cual individuo, sino en el sistema capitalista, que es incapaz de otorgar las concesiones más pequeñas a los trabajadores y los pobres. Creemos que la única manera de salir de la pesadilla del desempleo, la miseria y la escasez general es romper con el sistema que engendra todos estos males. Creemos que el único futuro posible para los jóvenes de Sudáfrica, los trabajadores y la humanidad en su conjunto, es un futuro socialista.

Las masas de Sudáfrica han alcanzado las condiciones para este objetivo en muchas ocasiones, pero la dirección del Congreso Nacional Africano (ANC, sus siglas en inglés) y del Partido Comunista (SACP, sus siglas en inglés) se han aferrado tenazmente al sistema capitalista y han defendió su violencia contra las masas. En cada etapa  han frenado la enorme energía revolucionaria de las masas con el argumento de que antes de que el socialismo se pueda lograr, hay que resolver los problemas "inmediatos", tales como el racismo, la pobreza, el desempleo, etc.

Pero debemos preguntarnos, si el capitalismo pudiera existir sin el racismo, la pobreza y el desempleo, entonces ¿por qué molestarse y luchar por el socialismo? Si el sistema pudiera satisfacer las necesidades básicas de las masas, entonces ¿por qué molestarse en derrocarlo? Los marxistas apoyan todas las luchas de los trabajadores y de los pobres contra la pobreza, la miseria, el racismo y la opresión. Pero también señalamos que estas son partes inherentes del sistema capitalista. La única manera de resolver estos problemas es romper con los límites estrechos del sistema. Bajo el capitalismo todas las victorias  solo pueden ser temporales y serán  socavadas por los capitalistas que controlan el Estado y la economía. Es con esto en mente que producimos este programa de reivindicaciones transitorias para que sea usado por los revolucionarios  con el fin de conectar las luchas cotidianas de las masas con la cuestión de la revolución socialista. La Juventud Marxista revolucionaria y la Corriente Marxista Internacional (CMI) estamos luchando para abolir el capitalismo y por un sistema socialista en el que la riqueza de la sociedad sea poseída y esté controlada por la sociedad en su conjunto con el fin de satisfacer las necesidades de las personas y no para el beneficio y la ganancia de la sociedad de  unos cuantos.

¡Empleos para todos!

El desempleo en Sudáfrica ha llegado a niveles devastadores. Según las estadísticas oficiales, la tasa de desempleo en el país es del 25%. La definición amplia de desempleo, que incluye a  buscadores  permanentes de empleo  y  aquellos que laboran a tiempo parcial, se sitúa por el 36%. La situación es incluso peor en lo que se refiere a la juventud. De 19,7 millones de jóvenes en edad de trabajar, cerca de 10 millones no están económicamente activos. De acuerdo con la definición ampliada, la tasa de desempleo de los jóvenes (menores de 25 años) está en un increíble 63,1%. Estas cifras han estado rondando en estos niveles durante más de 10 años. Esto señala el hecho de que no se trata de un fenómeno temporal. Nos enfrentamos ante el desempleo orgánico permanente. Prueba de ello reside en el hecho de que durante un período de la última década, la economía realmente mostró un largo período de crecimiento. Pero incluso esto no redujo los altos niveles de desempleo. Esto se conoció como el período de "crecimiento sin empleo''. La razón de esto es la crisis orgánica del sistema capitalista. Bajo el capitalismo, la producción no está hecha para crear puestos de trabajo o para  sacar a la gente de la pobreza, sino para fines de lucro de los capitalistas.

Los devastadores efectos del desempleo son bastante malos. Sin embargo, para muchos de los que tienen ''suerte'' de tener un trabajo, las cosas no son mucho mejores. En primer lugar, los altos niveles de desempleo significan que el trabajador sudafricano promedio tiene al menos cinco personas dependientes desempleadas. Esto pone una enorme presión física y emocional a los trabajadores. La alta tasa de desempleo tiene el efecto adicional de reducir los salarios en todos los ámbitos, especialmente en las empresas sin sindicatos. Por lo tanto,  debe ser de interés directo de los trabajadores el dirigir la lucha contra el paro. Con el fin de librar la lucha más eficaz, es esencial que los sindicatos lideren  la lucha contra el desempleo mediante la movilización activa de los trabajadores en paro. Esto también tendrá el efecto adicional de rechazar los  crecientes intentos de los patrones de dividir a la clase obrera al querer mostrar falsamente un cuadro donde los trabajadores sindicalizados son exhibidos como una  "capa '' privilegiada de la sociedad.

Sin embargo, con el fin de acabar con la plaga del desempleo de una vez por todas, exigimos la reducción de la semana laboral a 35 horas ¡sin pérdida de salario! Esto significa que el trabajo se repartirá a cada persona-lo que anularía el desempleo. Junto con esto, la reducción de la semana laboral va a dejar el tiempo suficiente para que  la gente que trabaja pueda participar en la gestión democrática de la sociedad y para dedicarse a la ciencia, la cultura, etc., a fin de desarrollar a su pleno potencial como seres humanos.

¡Un salario digno!

Además del desempleo, el costo de vida ha aumentado considerablemente en el último período. Por ejemplo, una investigación  de City Press ha demostrado que entre 2008 y 2013 los precios de los alimentos han aumentado casi un 20 por ciento. Solo el precio del pan se ha disparado un 69 por ciento.

Mientras que el rico y el privilegiado viven en un lujo obsceno, los trabajadores de Sudáfrica tienen que trabajar duro por un sueldo que es apenas suficiente para ganarse la vida. En 2012 los patrones de las mineras en confabulación con el Estado estuvieron dispuestos a asesinar a decenas de mineros en lugar de conceder un magro salario de 12,500  rands al mes.

Como resultado de esto, hacemos la propuesta de un salario digno para todos los trabajadores. ¡Las necesidades humanas básicas no pueden ser sacrificadas en aras de las ganancias de los capitalistas! Exigimos un salario mínimo nacional, como primer paso para que  sea establecido en no menos de 12,500 rands por mes.

Son los trabajadores los que crean la riqueza, los que cavan las minas, los que levantan los pisos de los apartamentos, y los que pagan el precio del trabajo duro  al tener una esperanza de vida menor, mientras que los grandes capitalistas retiran miles de millones de Rands en ganancias. Si los capitalistas no están dispuestos a conceder estas demandas razonables, los trabajadores deben ir a sus empresas, nacionalizarlas y manejarlas bajo un control  democrático. 

¡Nacionalización de las minas, los bancos y los monopolios!

Desde hace más de cien años, las minas, los bancos y los grandes monopolios han succionado a  Sudáfrica hasta dejarla seca, mientras que su gente se ha mantenido en la pobreza. Hoy en día, cuando los trabajadores de Sudáfrica están luchando para reclamar sus derechos y para garantizar mejores condiciones de vida, los patrones los están  amenazando con  el cierre de las fábricas y las minas. Nuestra respuesta es: Si los capitalistas no pueden pagarnos, no permitamos entonces que los capitalistas existan.

Apoyamos todas las exigencias que mejoren las condiciones de vida de la clase obrera y de los pobres. Pero estas demandas están en conflicto directo con los dueños de la economía. Esto es así porque toda la riqueza real en la sociedad es propiedad de una pequeña minoría en la sociedad, los capitalistas; sin embargo, toda la riqueza es creada por la clase obrera. Pero, con el fin de dar cumplimiento a las exigencias de los trabajadores, es necesario en primer lugar expropiar a los patronos. Es por esta razón por la que apoyamos la “Carta de la Libertad” (la declaración de principios del ANC) y su cláusula sobre nacionalizaciones que establece que: "¡Las personas tienen que compartir la riqueza del país! La riqueza mineral debajo de la tierra, los bancos y las industrias monopólicas se transferirán como propiedad del pueblo de forma completa"

En contraste con el control  burocrático del Estado estas entidades nacionalizadas deben  estar dirigidas bajo la gestión y el control democrático  de la clase obrera. Todos los gerentes deben ser elegidos democráticamente por los trabajadores y estar sujetos a revocación en cualquier momento. Los trabajadores conocen los pormenores del proceso productivo y como clase, solo ellos desarrollan una conciencia colectiva para dirigir la sociedad. Por otra parte, las entidades nacionalizadas deben ser utilizadas para atender  las necesidades de la mayoría y no para el beneficio privado de los patronos.

¡Control obrero de las organizaciones de los trabajadores!

Durante el último periodo, algunos de los líderes de las organizaciones de masas han renunciado completamente a  su responsabilidad  y han estado utilizando sus funciones para aspirar a cargos estatales y del gabinete. Esto se refleja en la crisis de muchos de los sindicatos de COSATU y el resto de la Alianza Tripartita. El resultado final es que estos líderes como Blade Nzimande y Jeremy Cronin, que se supone que son '' comunistas '', terminan implementando  políticas capitalistas.

La razón por la cual las organizaciones de masas fueron creadas en el primer lugar fue para luchar por los intereses de las masas trabajadoras y los pobres. Por lo tanto, estamos a favor de la demanda que los trabajadores están obligados tomar de nuevo el control de sus organizaciones. Todos los líderes de los trabajadores deben ser elegidos democráticamente por los miembros y deben ser objeto de revocación en cualquier momento por los que los han elegido. Los líderes de la clase obrera deben tener un nivel de vida similar a la del resto de la clase trabajadora. Las organizaciones de masas deben ser dirigidas  y controladas por los trabajadores. Esto incluye un salario que no exceda los del trabajador promedio. Los sindicatos no deben ser una correa de  transmisión para aspirar a un cargo político alto. ¡Abajo el arribismo y el oportunismo de los sindicatos y las organizaciones de masas!

¡Rechazo a los cortes de agua de electricidad!

En los años después de la llegada de la democracia burguesa, unos 12 millones de personas estaban conectadas a la red eléctrica y el acceso al agua potable creció a más del 90 por ciento. Sin embargo, estos beneficios se han erosionado en los últimos años. Los fuertes aumentos en los precios de la electricidad y el agua han significado que millones de hogares han experimentado cortes de agua y  de electricidad.

Miles de millones de Rands se vierten en Eskom, pero desaparecen antes de llegar a cualquiera de los proyectos de aumento de capacidad. Al mismo tiempo, las mismas personas que están manejando mal la compañía  y desviando el dinero fuera de ella con dirección a sus propios bolsillos, reciben millones de Rands en bonos cada año. La crisis de la energía es un resultado directo de la gestión de la empresa en líneas capitalistas.

Por estas razones, exigimos que se abran los libros contables de todas las empresas de servicios públicos para todos. Los trabajadores y los pobres deben  ver la forma en que se gestionan estas empresas. Exigimos, además, que el manejo de las empresas por los gerentes capitalistas se sustituya por el control democrático de los consejos de trabajadores y los sindicatos. Todas las empresas de servicios públicos privatizadas deben también ser re-nacionalizadas y  se debe de emprender un plan masivo de modernización de la red eléctrica con el fin de facilitar energía barata permanente para todos los sudafricanos.

¡Salud y educación gratuitas¡

En Sudáfrica, el acceso a la asistencia sanitaria está plasmado en la Constitución del país; sin embargo, el acceso  en realidad para muchas personas está siendo socavado cada día. Una de estas barreras son las enormes distancias que las personas tienen que viajar, sobre todo en las zonas rurales sólo para ver a un médico o enfermera en la clínica. Aparte del hecho de que esto proporciona una enorme carga financiera para los pobres, que podría socavar aún más la propia salud, que el paciente está tratando de mejorar.

Mientras tanto el acceso a la asistencia sanitaria de alta calidad se restringe a los más ricos. El sistema de salud privado de Sudáfrica está entre los mejores del mundo y la mayoría de los clientes ricos están cubiertos por grandes compañías de seguros. En 2005, el gasto por afiliado en el plan de seguro médico privado era nueve veces mayor que el gasto en el sector público y un médico especialista atendió  menos de 500 pacientes en el sector privado en comparación con los 11.000 en el sector público. Esto muestra la situación real en el sistema de salud y muestra que el ''acceso '' a la atención médica de calidad depende en gran medida ''acceso'' al dinero.

Lo que es cierto para la atención en  salud es también cierto para la educación. En Cuba la tasa de alfabetización de adultos es del 99,8%, mientras que en Brasil (la mayor economía de América del Sur) es sólo del 88%. Los logros de la revolución cubana de 1959 con respecto a la salud y la educación son un hecho innegable e incluso son reconocidos por el Banco Mundial. Esta institución líder del capitalismo internacional ha tenido que reconocer que Cuba había logrado la alfabetización universal, la erradicación de ciertas enfermedades y proporcionado acceso universal al agua potable y al saneamiento público básico y que todos estos son comparables a los países capitalistas más desarrollados.

Sobre la base de una economía nacionalizada y planificada, la Revolución Cubana ha creado uno de los mejores sistemas de salud en el mundo. Con una tasa de mortalidad infantil de sólo 4,2 por cada mil nacimientos, Cuba está entre  los mejores del mundo. La esperanza de vida en Cuba es de 78 años. Los cubanos viven en promedio 30 años más que sus vecinos haitianos. El sistema de salud es tan bueno que Cuba ha estado exportando  médicos a muchos países del mundo.

Todo esto ha sucedido en una pequeña isla del Caribe que ha sufrido bajo un embargo comercial de los Estados desde hace más de 50 años. Estos son sólo una muestra de los beneficios de un sistema de salud nacionalizados. Con  la enorme riqueza de Sudáfrica, un sistema de este tipo mejoraría drásticamente el acceso real a la asistencia sanitaria de calidad para todos. Las posibilidades en Sudáfrica con su abundancia de recursos naturales son ilimitadas. Sobre la base de un sistema de salud y la educación nacionalizado los problemas del analfabetismo y la mala salud podrían fácilmente ser erradicados en un período muy corto de tiempo.

Exigimos la nacionalización de todo el sistema de salud, junto con las compañías farmacéuticas y su rápida expansión a fin de proporcionar atención médica de calidad superior gratuita para todos los sudafricanos.

Del mismo modo toda la educación privada debe ser nacionalizada y la  educación gratuita en todos los niveles debe ofrecerse  a todos los sudafricanos. Al mismo tiempo, un sistema de subsidio debe ser introducido para permitir que todos los sudafricanos puedan tomar una educación sin verse limitados económicamente. La elevación del nivel de la educación, a su vez se añadirá  a la experiencia y la eficiencia de la clase obrera y le permitirá un manejo superior de la productividad y  por tanto del nivel de vida.

Para los burgueses los trabajadores sólo son necesarios en la medida en que puedan trabajar sus máquinas. Al mismo tiempo solo una minoría se educa para  comprender los fundamentos teóricos de la producción. Los dos campos de trabajo, el práctico y el intelectual, sólo tienen un mínimo de conexión entre sí. Estas limitaciones impuestas por la división del trabajo entre el trabajo intelectual y el manual limitan severamente el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la producción.

La vinculación de la educación en todos los niveles, en la producción, la innovación y el desarrollo podría  elevarse  a nuevos niveles. Bajo el capitalismo, el "costo" de esto es demasiado alto para la clase dominante. En una sociedad socialista, sin embargo, la educación será una preparación para el funcionamiento de la sociedad y la producción.

En el capitalismo los trabajadores no son más que apéndices de las máquinas que se ejecutan y que también establece los límites para la educación burguesa de las masas. Pero en una sociedad socialista, una educación integral y de alto nivel es un requisito previo para que los trabajadores puedan ejecutar, gestionar y mejorar la producción y la sociedad al máximo. De esta manera, la investigación, el desarrollo y la futura dirección  de la sociedad no se dejará  a una pequeña capa de parásitos capitalistas y a sus capacidades individuales estrechas, sino que se impulsará hacia adelante con la plena participación de todos. Esto permitiría un avance sin precedentes en todos los ámbitos de la sociedad y la actividad humana.

¡Transporte público de alta calidad y accesible para todos!

Sudáfrica es un país en necesidad constante de una red de transporte público viable y sostenible. Según el Consejo Nacional Sudafricano del Taxi (Santaco por sus siglas en inglés), los taxis transportan aproximadamente a 15 millones de pasajeros al día, y esto consiste del 60% al 70% de la población activa  y de la fuerza laboral que viaja a diario. Sin embargo, esta industria está plagada de problemas de salud y seguridad, y un historial de  muerte y  mala conducción. De acuerdo con el Instituto Sudafricano de Relaciones Raciales en su informe publicado en 2012, la tasa de mortalidad del taxi minibús fue de 27 defunciones por 10,000 vehículos y tres veces mayor que las nueve muertes por cada 10,000 para automóviles. Con un funcionamiento seguro y eficiente, de la red de transporte público estos incidentes podrían ser severamente reducidos.

El problema del transporte público insuficiente puede ser superado a través de un plan nacional para el transporte público y la introducción de un sistema de transporte público nacional barato y eficiente. Todas las empresas privadas de transporte tendrán que ser nacionalizados y centralizados en una sola empresa pública nacional que podría utilizar el excedente de precios de los billetes más bajos y  modernizar la red de carreteras y el transporte.

La economía nacionalizada y planificada debe ser utilizada para invertir masivamente en el sistema ferroviario nacional que está completamente en ruinas  y que aísla una gran parte de la población de los centros urbanos. En el capitalismo el sistema de transporte sólo se utiliza para servir a los propósitos  estrechos e inmediatos  de los productores individuales. Pero en una sociedad socialista una red nacional de transporte moderno es un medio para vincular, las capacidades productivas e intelectuales de la clase obrera en su conjunto  y para superar  la diferencia entre las ciudades y las zonas rurales. El  avance de la  investigación,  educación y la  producción para  trabajar de forma más de cercana en todo el país permitiría también fortalecer el desarrollo para juntar más fácilmente los recursos de los que disponemos.

¡Terminar  con el nacionalismo, el sexismo, el racismo y la xenofobia!

Las fronteras de África son construcciones totalmente arbitrarias elaboradas por los imperialistas y colonizadores para dividir a los oprimidos y para compartir el botín entre ellos. Hoy en día el Estado-nación es un gran obstáculo para el desarrollo de las fuerzas productivas debido a la competencia capitalista y la protección del "mercado nacional" por los capitalistas. Esto da lugar a fenómenos reaccionarios como el nacionalismo. Por otro lado, temas como el racismo, el sexismo y la xenofobia son todos productos del capitalismo. El objetivo, en esencia, consiste en dividir la clase obrera con el fin de evitar que lleven a cabo  una lucha común contra los capitalistas.

Es el deber de todo trabajador luchar por la plena igualdad económica y  en otras esferas y de la vida, independientemente de su sexo, raza, etnia o religión. En una situación en la que una minoría de la población se apropia de la enorme riqueza y los recursos  del país,  la discriminación en líneas nacionales, raciales o de género son la expresión de la lucha brutal por las migajas que los capitalistas piensan que pueden permitirse el lujo de conceder a los trabajadores y los pobres, es decir a los que producen la riqueza. Como revolucionarios reconocemos que el verdadero enemigo es la clase dominante. El veneno del racismo y el nacionalismo sólo puede debilitar a las clases trabajadoras. En lugar de la división de la clase obrera sobre la base de la tribu, nación, sexo o color de la piel, hacemos un llamamiento por una lucha revolucionaria por todas las clases oprimidas contra la clase dominante.

En última instancia, la lucha contra todos estos males no se puede separar de la lucha contra el capitalismo. Los líderes del ANC han sostenido durante mucho tiempo el hecho de querer acabar con el racismo y el nacionalismo. Sin embargo, como se desprende de un sinnúmero de estadísticas, el racismo sigue siendo un factor importante en Sudáfrica. Este no es un problema moral, sino uno que surge de la pobreza en general, la necesidad y la lucha por la supervivencia en el capitalismo. Sólo hay una manera de luchar contra el racismo y es luchar por las condiciones que lo crean. Si bien la lucha de clases juega un factor importante en la unión de la clase obrera a través de líneas raciales y nacionales,  sólo la completa destrucción del capitalismo y la rápida elevación de los niveles de vida que puede erradicar las raíces del racismo. Del mismo modo la única manera de destruir las bases  del sexismo y la opresión de género es elevando los  niveles de vida eliminando las restricciones económicas en las relaciones de todos los individuos.

En una sociedad socialista, no habría ninguna base material para el racismo, el sexismo y el nacionalismo serán erradicados debido a  que la división de clases comenzará a desaparecer. Los orígenes de la opresión nacional y la opresión de la mujer se encuentran en la propiedad privada. Al abolir de la propiedad privada, el socialismo elimina las condiciones materiales para la opresión nacional y de género.

¡Vivienda accesible  para todos!

Después de 1994, el gobierno se enfocó inicialmente en proveer de viviendas subsidiadas, introdujo por primera vez el Programa de Reconstrucción y Desarrollo (RDP), comúnmente conocido como el Programa de Vivienda  RDP. Sin embargo la vivienda sigue siendo un gran problema para las grandes capas de la población. Incluso aquellos que tienen la suerte de tener una vivienda están gravemente agobiados por los precios de extorsión en alquiler e hipotecas. El desempleo y la pobreza combinada con el rápido aumento de precios de la vivienda también han dado lugar a una proliferación del sector informal de la vivienda, una acumulación masiva de viviendas inacabadas y la frustración de los pobres como una consecuencia directa de la incapacidad del mercado formal de vivienda.

En contraste con esto, en Venezuela, se ha producido un aumento masivo en la provisión de vivienda gratuita a los trabajadores y los pobres. Al nacionalizar la industria petrolera del país, el gobierno venezolano fue capaz de construir cerca de 700,000 viviendas de buena calidad para los pobres que le dio a la gente más necesitada. El objetivo es construir 3 millones de viviendas para el año 2019. La Gran Misión Vivienda inicialmente comenzó como un proyecto para proporcionar vivienda a todos aquellos sin hogar debido a las fuertes lluvias de 2010, pero a consecuencia  de la revolución  se ha ampliado su rango de aplicación. Bajo el programa, las familias de bajos ingresos reciben fuertes subsidios del gobierno para ayudarles a pagar por sus casas, y los que viven con menos de un salario mínimo reciben sus nuevos hogares de forma gratuita.

Mediante el uso de las ganancias de las minas y los principales bancos e industrias y la combinación de las principales empresas de la construcción a nivel nacional, la situación de la vivienda podría ser cambiada por completo dentro de unos pocos años y permitiría tener accesos a  una vivienda adecuada a todos los sudafricanos.

Por lo tanto exigimos el abandono de todas las medidas capitalistas  que generan  la crisis de la vivienda. Las grandes empresas constructoras que dominan la industria tendrán que ser nacionalizadas y ser puestas bajo el control democrático de los trabajadores y las comunidades y que sean usadas para la construcción de viviendas de buena calidad, para la clase obrera y los pobres. Al mismo tiempo, todos los edificios vacíos deben ser expropiados y ser usados para proporcionar viviendas e instalaciones recreativas para las personas.

La policía y las fuerzas armadas

El Estado en la sociedad capitalista es una máquina que se utiliza para la opresión de la clase obrera por la clase capitalista. En esencia no es más que cuerpos de hombres armados en defensa de la propiedad privada. Toda la historia de Sudáfrica demuestra esto. Bajo el apartheid, la policía y el ejército fueron utilizados sin piedad para masacrar a los trabajadores y  a las comunidades que se atrevieron a exigir una vida sin opresión. Pero bajo el nuevo régimen democrático burgués lo mismo ha estado ocurriendo. El ejemplo más claro es la masacre de los mineros en Marikana el 16 de agosto de 2012, cuando exigieron un salario digno de R12, 500 por mes. Esta es la cruda realidad de la vida en Sudáfrica hoy. Los estratos superiores de la policía y las fuerzas armadas no están bajo el control de las masas. Ellos están completamente ligados a la clase dominante, que no duda en desplegarlos contra los trabajadores y las comunidades pobres cada vez que se ven amenazados sus intereses vitales.

Pero hay una contradicción de clase entre los soldados de bajo rango del ejército, que generalmente provienen de un origen obrero, y los oficiales de más alto rango que están mucho más cerca de la burguesía. En un país como Sudáfrica, muchas personas de la clase obrera se unen a la policía y el ejército como un medio para escapar de desempleo. Por consiguiente, tienen los mismos intereses que la clase trabajadora en su conjunto. Los soldados rasos son de hecho trabajadores con uniforme,  quienes también son explotados como los  trabajadores en otros lugares. Debido a esto, estamos a favor del derecho de los soldados y policías de organizarse en un sindicato y por el derecho a la huelga.

Esto no es suficiente; sin embargo, la policía y las fuerzas armadas deben ser utilizadas para proteger la vida e intereses de la gente común de la clase trabajadora y las comunidades pobres, no la de los patrones y sus estrechos intereses. Por lo tanto el control de la policía y fuerzas armadas debe ser transferido a las organizaciones de la clase obrera y  estar sujetos a la gestión y el control de la clase obrera. Todos los altos funcionarios deben ser elegidos democráticamente por las bases y estar sujetos a  remoción. Al mismo tiempo el reclutamiento deber ser introducido de nuevo para asegurar que el ejército esté ligado a los obreros  y que no se convierta en una entidad independiente con sus propios intereses. Un ejército proletario plenamente democrático es la única fuerza que será capaz de defender la revolución contra los ataques de las fuerzas capitalistas e imperialistas.

¡Por una revolución socialista de toda África como el primer paso para  una revolución socialista mundial!

La clase obrera no tiene nacionalidad. En África las líneas nacionales artificiales son aún más evidentes a partir de la forma en cual han sido dibujadas por los imperialistas. Al mismo tiempo, una economía socialista aislada en una parte de África estaría completamente a merced del mercado capitalista mundial. Por lo tanto una revolución socialista en Sudáfrica sólo pueden ser los primeros disparos de una revolución de todo el continente como el primer paso hacia una revolución socialista mundial.

El socialismo es internacional o no es nada. Los intereses de la clase obrera en Sudáfrica no son diferentes de los intereses de los trabajadores de todo el mundo. La misma explotación y opresión que tiene lugar en Sudáfrica, se lleva a cabo en todo el mundo. A medida que la crisis del capitalismo mundial se intensifica, la clase capitalista también intensifica sus ataques a la clase obrera con el fin de proteger sus ganancias. Esta es la razón detrás de la creciente ola de lucha de clases en todas partes. Una revolución socialista en Sudáfrica, por supuesto, levantaría la ira del capital internacional, pero encontraría un aliado aún más poderoso en la clase obrera mundial que se movilizaría para su defensa.

Los marxistas son internacionalistas. No limitamos nuestras organizaciones a las fronteras artificiales de naciones particulares; sino que construimos una organización revolucionaria mundial para la difusión de las ideas del marxismo y la defensa de los intereses de la clase obrera de todo el mundo.

¡Por una revolución obrera!

El capitalismo hoy en día está en su crisis más profunda jamás experimentada. Mientras que existen todas las herramientas para resolver los principales problemas de la humanidad, la sociedad capitalista está decayendo rápidamente. A diario la incompetencia de la clase capitalista y sus lacayos políticos es expuesta en una ola interminable de escándalos y conflictos internos. Al mismo tiempo, las elogiadas instituciones "democráticas"  están expuestas como nada más que una hoja de parra para la  fría dictadura del Capital. La brutal matanza de Marikana y el encubrimiento final por la Comisión Farlam fue una prueba del carácter real de que el Estado  no es  nada más que un instrumento de la clase dominante para la defensa de la propiedad privada.

Al poner el poder en manos de los trabajadores y sus consejos  democráticos y organizaciones una revolución socialista cambiaría fundamentalmente el carácter del Estado como medio para oprimir a la mayoría, a un medio de defensa de la mayoría de los ataques de la minoría capitalista parasitaria. Al hacer que todos los funcionarios del Estado sean elegibles y puedan ser revocados, la burocracia estatal no elegida sería reemplazada por diputados responsables que recibirían un salario similar al de un trabajador calificado normal.

De una sola vez todo el cuerpo corrupto de los jueces, generales del ejército, la policía, los guardias de comisarios, directores y funcionarios ministeriales que nunca son elegidos por nadie serán reemplazados por una fuerza responsable bajo el control de la clase obrera en su conjunto. Si no están dispuestos a acatar la voluntad de la mayoría, serán removidos por las personas que los eligieron. La capacidad de revocar funcionarios elegidos sería una ruptura total con la cultura actual de los políticos que prometen cualquier cosa para llegar a saquear y engañar a su electorado durante 5 años. Poco a poco, las tareas del Estado serían realizadas de manera alterna por todos los miembros de la sociedad. Si todos son burócratas, nadie es un burócrata.

Los capitalistas han demostrado que son incapaces de resolver ninguno de los problemas que enfrenta la sociedad sudafricana. Mientras viven vidas de lujo en sus comunidades privadas, las masas de los trabajadores y pobres que producen la riqueza del país están siendo testigos de caídas continuas en sus niveles de vida. Si bien el país es el hogar de enormes riquezas, algunas de sus infraestructuras más preciadas se están derrumbando.

Al hacerse cargo de las palancas fundamentales de la economía,  la clase trabajadora sudafricana será inmediatamente capaz de erradicar todo el desempleo y la pobreza. Al mismo tiempo, la producción podría elevarse a nuevos niveles y ejércitos industriales serían creados para modernizar rápidamente todo el país.

En combinación con el aumento del nivel de vida, las horas de trabajo podrían reducirse para permitir que las personas participen en el funcionamiento de la sociedad. Las divisiones artificiales entre la administración de la sociedad, la producción, la ciencia, el arte y la cultura desaparecerían en la medida que los seres humanos serían capaces de planificar y ejecutar su producción para satisfacer y apoyar a sus necesidades y su desarrollo. El desarrollo del individuo condicionaría el desarrollo de la sociedad y viceversa. De este modo, por primera vez, la humanidad sería capaz de separarse de la lucha brutal por la supervivencia y ampliar sus horizontes más allá de sus limitaciones actuales.

Como marxistas afirmamos nuestra fe inquebrantable en el proletariado revolucionario de Sudáfrica para dirigir a todas las capas oprimidas de la sociedad de la pesadilla de la crisis capitalista. Al igual que Karl Marx, creemos que la liberación de la clase obrera es la tarea de la clase obrera misma. Sólo la clase obrera, una clase explotada por la burguesía, pero también una clase creada por el capitalismo en sí, es capaz de dirigir la revolución sudafricana.

Todos los bloques para la construcción de una sociedad socialista existen hoy en día, pero la clase dominante, no importa cuán condenada esté, no renunciará a sus privilegios sin dar la batalla. Los trabajadores han demostrado una y otra vez que están dispuestos a luchar contra el capitalismo y sus males, pero han sido defraudados y traicionados por sus líderes. Lo que se necesita es una dirección preparada con las ideas y métodos del marxismo, que sea capaz de unir a todos los movimientos de los trabajadores a nivel nacional y llevarlos a su conclusión lógica, la expropiación de la clase capitalista.

¡Únete a nosotros y ayúdanos a preparar esa dirección!

Si  estás interesado en estas ideas y  deseas ayudar a construir una organización revolucionaria sobre estas bases, visita el sitio web sudafricano de la Juventud Marxista Revolucionaria-Revolution.

24 de febrero 2016