Inicio Internacional Europa España: El Parlamento en un punto muerto, un reflejo de la crisis del régimen

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
España: El Parlamento en un punto muerto, un reflejo de la crisis del régimen PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Jorge Martín   
Lunes 25 de Enero de 2016 00:21

spain congress"Me gustaría que España consiguiera un gobierno estable tan pronto como sea posible", insistió el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, hace unos días. El presidente del Eurogrupo Dijsselbloem explicó la razón: "España tendrá que presentar un ajuste adicional". El capital europeo ya ha dicho que el presupuesto de España está por encima de lo estimado y reclama 10.000 millones de euros de recortes adicionales. Sin embargo, la formación del gobierno que la clase dominante necesita, está resultando muy difícil.

Las elecciones del 20 de diciembre dieron como resultado un congreso muy fragmentado, en el que ningún partido obtuvo una mayoría absoluta. La subida de Podemos y sus listas de confluencia en Valencia, Galicia y Cataluña fue un duro golpe para el sistema bipartidista que había proporcionado estabilidad a la clase dominante durante la mayor parte de los últimos treinta años. Esta ha sido la expresión electoral del intenso período de lucha de clases de 2010-13, desatado por la crisis capitalista y las brutales medidas de austeridad. Como resultado, se han desacreditado todas las instituciones burguesas. Sin embargo, el empuje desde abajo aún no ha sido lo suficientemente fuerte como para derrotar al sistema bipartidista y se ha llegado a una situación muy inestable.

Antes de las elecciones, la clase dominante promovió con mucha fuerza a Albert Rivera, líder de Ciudadanos (Cs), el partido populista de derecha que esperaban que podría obtener suficientes escaños para permitir una coalición PP-Cs y conseguir la mayoría absoluta. Pero durante la campaña, las credenciales de derecha de Cs se hicieron más que evidentes, y la operación fracasó. Una coalición del Partido Popular de Rajoy (123 escaños) y Ciudadanos (40 escaños) no llega a los 176 escaños necesarios para darle una mayoría absoluta. Una posible coalición entre PSOE de Pedro Sánchez (90 escaños) y Ciudadanos (40) tampoco les permite gobernar con mayoría.

De hecho, el único gobierno estable real que podría formar la clase dominante sería una "gran coalición" que implicaría a PP-Cs-PSOE. Pero esto significaría una coalición de recortes y austeridad obligadas, que les haría perder aún más legitimidad. Se abriría el camino para una nueva ola de lucha en las calles y prepararía un nuevo auge de Podemos en las siguientes elecciones (de la misma manera que la alianza PASOK-ND preparó el camino para la victoria electoral de Syriza).

Como si todo esto no fuera suficiente, cualquier gobierno entrante no sólo tiene que lidiar con una situación económica muy frágil, sino también con el desafío independentista del gobierno recientemente formado en Cataluña. Esto complica aún más la formación de un gobierno en Madrid.

Esta situación ha abierto grietas tanto en el PP como en el PSOE. Hay voces autorizadas dentro de la clase dirigente que le piden a Rajoy dimitir en favor de la actual vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, con el fin de hacer una gran coalición más aceptable.

En el PSOE hay poderosos "barones" regionales que disputan el liderazgo a Pedro Sánchez (que obtuvo los peores resultados electorales históricos, a pesar de estar formalmente en la oposición). La líder del PSOE en Andalucía (la única región donde el voto del partido más o menos se mantuvo), Susana Díaz, ya se ha pronunciado en contra de Sánchez y ha exigido un adelanto de la convocatoria de un congreso del partido. Ella está a favor de permitir una alianza de gobierno PP-Cs con la abstención de su formación en el voto de investidura del gobierno, y luego esperar hasta el momento más propicio para el PSOE y forzar elecciones anticipadas bajo su liderazgo.

Un factor de gran alcance en el pensamiento de la dirección del PSOE es precisamente el temor a una "pasokizacion" del partido. Cualquier colaboración con la derecha podría destruir el partido, como ya le sucedió a su homólogo griego. Por esta razón, Sánchez ha planteado la idea de un "gobierno de progreso" del PSOE, añadiendo sus 90 escaños a Podemos y sus listas aliadas (que tienen en conjunto 69 escaños). Sánchez ha añadido que el PSOE no va a votar a un gobierno del PP. Tal combinación por sí sola no obtendría la mayoría y requeriría el apoyo de los nacionalistas catalanes, la socialdemócrata ERC (Esquerra Republicana de Catalunya) y la conservadora Democracia y Libertad (lista electoral de Convergencia Democrática de Cataluña), que poseen conjuntamente otros 17 escaños. Para añadir peso a su propuesta, Sánchez viajó a Portugal para hablar con el primer ministro Costa, que está en el poder gracias a un acuerdo con la izquierda antiausteridad del Bloco y el PCP (que le dan apoyo parlamentario a su gobierno, pero sin formar parte del mismo).

Sin embargo, sería una coalición extremadamente inestable y sería muy difícil de pergeñar. En primer lugar, Sánchez se enfrenta a una fuerte oposición dentro de su propio partido, como ya hemos explicado. En segundo lugar, con el fin de obtener el apoyo de Podemos, el PSOE tendría que ofrecer concesiones sustanciales en toda una serie de cuestiones sociales. Pero quizás el obstáculo más difícil sea la cuestión nacional. Un acuerdo con los partidos independentistas catalanes es impensable sin ofrecerles concesiones sustanciales sobre temas de autogobierno, algo a lo que la clase dominante española es extremadamente reacia. La unidad indiscutible de España es uno de los pilares del régimen de 1978. Esto también sería un obstáculo para un acuerdo con Podemos y sus listas aliadas en Cataluña, Valencia y el País Vasco, que han ganado un enorme capital político con la promesa de un referéndum de autodeterminación durante la campaña.

Una posible alternativa a la participación de los nacionalistas catalanes en un pacto de este tipo supondría basarse en Ciudadanos. Sin embargo, uno de los temas clave de la campaña de Ciudadanos 'fue precisamente la defensa de la unidad de España y la oposición a cualquier referéndum. También sería difícil presentar cualquier acuerdo con Ciudadanos como un "gobierno de progreso". De hecho, parece casi imposible que el PSOE pueda hacer un trato con Podemos y Ciudadanos al mismo tiempo, ya que esto significaría que mira a la izquierda y a la derecha al mismo tiempo en las cuestiones sociales y económicas, y también al mismo tiempo hacia el nacionalismo español y a la autodeterminación. Ni siquiera un contorsionista político cualificado como Sánchez puede lograr tal hazaña.

La toma de posesión de los nuevos miembros del Parlamento y la formación de los órganos dirigentes del Congreso y del Senado ya han sido una fuente de conflicto y nos permitieron ver un esquema de cómo las conversaciones del gobierno estaban progresando.

En primer lugar, la llegada de los nuevos miembros de Podemos recién elegidos al parlamento, y sus listas aliadas (És El Moment en Valencia, En Comú Podem en Cataluña y En Marea en Galicia) han creado un gran revuelo. El viejo ambiente encorsetado y el protocolo del Congreso fue roto por los recién llegados, que son los representantes políticos, de una manera u otra, del movimiento de los indignados. Representan la oposición al establishment y el ciclo de luchas en contra de la austeridad sin precedentes de todo el periodo 2010-13.

Eligieron hacer su juramento como diputados en las diferentes lenguas de sus naciones (catalán, euskera, gallego, asturiano) y utilizaron fórmulas heterodoxas para jurar lealtad a la Constitución (que es un requisito legal). Así, algunos se comprometieron a "respetar la Constitución y trabajar para cambiarla". Una diputado catalán de En Comú Podem(ECP) prometió "trabajar por los derechos de la clase trabajadora. ¡Vamos a derrocar a vuestras reformas! ", gritó mientras daba un saludo con el puño cerrado y llevando una camiseta con el lema" héroes de la clase obrera " "Por la memoria de nuestros abuelos, por el futuro de nuestros hijos", juró otra. "Voy a trabajar por la República y el bien común de los pueblos", dijo otro de los diputados catalanes de ECP. "O povo e Que mais Ordena" ["el pueblo es el que manda"] dijo la diputada gallega de En Marea Yolanda Díaz (que es también la dirigente de Izquierda Unida en Galicia), con el lema de la revolución portuguesa de1974.

Estos son sólo gestos y por supuesto, los diputados tendrán que ser juzgados por su propuestas e intervenciones en el Parlamento, pero los símbolos también tienen una cierta importancia y esto se ha reflejado en los medios de comunicación capitalistas. "Un asesor del régimen de Chávez, un ex miembro de ETA, varias detenidos por tráfico de drogas y un encausado por agredir a un policía. Estos son algunos de los diputados "estrella" de Podemos'" chilló el derechista La Razón que muestra una imagen de Alberto Rodríguez, parlamentario de Podemos de las Islas Canarias, trabajador de Repsol que lleva rastas en el pelo. Un periodista de derecha se quejó de que el Congreso "apestaba", en referencia a los nuevos diputados, mientras que una líder del PP dijo que no importa las rastas, ¡siempre y cuando no tengan piojos! Detrás de estos comentarios vemos el odio de clase y el temor de la clase dominante ante los representantes del movimiento de las masas que se sientan en "sus" instituciones, respaldados por más de cinco millones de votos.

Más importante que los gestos durante el juramento fueron los acuerdos a los que se llegaron para   la presidencia de la cámara. Un miembro del PSOE, Patxi López, fue elegido como presidente con los votos de su propio grupo y los de los Ciudadanos, mientras que Podemos y sus aliados votaron a favor de su propia candidata, Carolina Bescansa. Esto sólo fue posible gracias a la abstención preestablecida del Partido Popular. Un poderoso gesto de acuerdo entre los principales partidos de confianza de la clase dominante.

Al mismo tiempo, el PSOE permitió a los nacionalistas catalanes de ERC y Democracia y Libertad formar sus propios grupos en el Senado, a pesar de que no cuentan con el número necesario de senadores, prestándoles algunos del PSOE. Es evidente que están cortejando su voto (o abstención) para un posible gobierno de coalición del PSOE. Mientras tanto, PSOE, PP y Ciudadanos niegan a las listas conjuntas catalana, valenciana y gallega, aliadas de Podemos, el formar sus propios grupos parlamentarios, a pesar de que cumplen todos los criterios.

El mensaje que sale de todas estas maniobras parece claro: el PSOE en realidad no quiere ni puede llegar a un acuerdo con Podemos, pero quieren presentar a Podemos como el que lo impide. De hecho, los dirigentes del PSOE no han hecho ninguna propuesta concreta en cuanto a lo que sería un "gobierno de progreso" hipotético, qué supondría en términos concretos y también han afirmado tajantemente que se oponen a un referéndum de autodeterminación para Cataluña. Calculan que pueden obtener beneficio político de la imagen de Podemos como un partido "irracional" y precaverse de un posible acuerdo con ellos sobre la base del peligro de la "ruptura de España". Probablemente lo que Pedro Sánchez está buscando es un gobierno de minoría con Ciudadanos, basado en la abstención de Podemos y los nacionalistas catalanes.

Podemos y sus socios han respondido a todas estas maniobras, dejando claro que ellos en ningún caso permitirán un gobierno del PP. Al mismo tiempo ha presentado una iniciativa parlamentaria llamada "Ley 25 de Emergencia Social", que garantice una serie de derechos sociales básicos. Los tres puntos clave de esta iniciativa son: la restauración de la asistencia sanitaria universal y gratuita para todos, parar todos los desahucios (y proporcionar a las mujeres afectadas por la violencia machista alojamiento alternativo), y garantizar el suministro de electricidad y gas a las familias necesitadas. Esta iniciativa debe desenmascarar las intenciones reales del PSOE.

Es imposible predecir cómo se romperá este estancamiento parlamentario. La clase dominante en España y en Europa ejercerá presión (ya está ejerciendo presión), para llegar a un acuerdo con el fin de garantizar un gobierno con amplia mayoría y estable para continuar llevando a cabo los recortes y medidas de austeridad que necesitan. Una cosa que quieren evitar a toda costa son elecciones anticipadas porque lo más probable sería ver cómo Podemos supera al PSOE, y la creación de una aritmética parlamentaria aún más inestable.

La única manera de romper el punto muerto en beneficio de los trabajadores es a través de la lucha fuera del parlamento. Una convocatoria conjunta de una movilización nacional por las "Marchas de la Dignidad", las Mareas (campañas contra los recortes y la austeridad), Podemos, Izquierda Unida y otros, tendría una respuesta poderosa. La lucha podría organizarse en torno a una plataforma sencilla de cuatro o cinco puntos: derogación de la contrarreforma laboral del PP, la derogación del artículo modificado 135 de la Constitución que consagra la austeridad, la derogación de la antidemocrática Ley Mordaza, detener todo los desahucios, y revertir todos los recortes en sanidad y educación.

Durante los últimos dos años, desde el lanzamiento de Podemos en enero de 2014, el nivel de movilización de masas ha disminuido drásticamente. No podía ser de otra manera después de un intenso ciclo de lucha, y la atención de las masas se ha centrado en el campo electoral. Esto llevó a la irrupción de Podemos en mayo de 2014 en las elecciones europeas, las victorias en las principales ciudades en las elecciones municipales de mayo de 2015, y ahora el golpe al régimen en el 20 de diciembre 2015 en las elecciones generales.

La atención ahora debe girarse de nuevo hacia la movilización en las calles, para lo cual los parlamentarios que hemos ganado deberían proporcionarnos una voz. El estancamiento de las instituciones es un reflejo, aunque distorsionado, del estancamiento en la sociedad. La clase dominante necesita continuar su ofensiva. La demanda de la UE de recortes adicionales por valor de 10.000 millones de euros es sólo el comienzo. Con la economía mundial dirigiéndose a una nueva recesión, la economía europea sufrirá un duro golpe. El centro de la crisis del euro podría pasar rápidamente desde Grecia hasta España.

La clase obrera española ya ha sufrido un "ajuste" brutal. El informe deOxfam publicado recientemente dibuja una imagen horrible de las condiciones sociales en España: es el país de la OCDE en el que la desigualdad más ha crecido desde el inicio de la crisis (con la única excepción de Chipre), el 29,2% de la población está en riesgo de pobreza y exclusión, los salarios medios se han derrumbado en un 22%, el 1% más rico han acumulado la misma riqueza que el 80% más pobre y la fuga de capitales hacia paraísos fiscales se ha disparado en un 2.000% sólo en 2015.

Una nueva ola de recortes y medidas de austeridad sobre toda esta situación provocará una explosión social sin precedentes. Por esta razón, la clase dominante quiere un gobierno "fuerte" y "estable", "lo más amplio posible".Los trabajadores deben prepararse para combatirlo con todas sus fuerzas.

En última instancia, la idea principal que hay que explicar es que no hay alternativa a la austeridad dentro de los límites del capitalismo.