Alan Woods habla con parlamentarios pakistaníes sobre la guerra en Iraq Imprimir
Escrito por In Defence of Marxism   
Jueves 20 de Marzo de 2003 00:00
El miércoles 19 de marzo a las 3,30 de la tarde, en el Parlamentary Lodges Hall, Islamabad, Alan Woods, editor de Socialista Appeal y de la página web www.marxist.com, habló sobre la cuestión de la guerra y la situación mundial en una reunión con setenta personas. La mayor parte de la audiencia eran parlamentarios, incluidos 35 de la Asamblea Nacional, dos de la Asamblea Provincial del Punjab y un senador. Era la primera vez que un marxista europeo se dirigía a los parlamentarios pakistaníes sobre cbre cualquier tema, menos aún, sobre una cuestión tan sensible y en un momento tan crítico de la situación internacional. El miércoles 19 de marzo a las 3,30 de la tarde, en el Parlamentary Lodges Hall, Islamabad, Alan Woods, editor de Socialista Appeal y de la página web www.marxist.com, habló sobre la cuestión de la guerra y la situación mundial en una reunión con setenta personas. La mayor parte de la audiencia eran parlamentarios, incluidos 35 de la Asamblea Nacional, dos de la Asamblea Provincial del Punjab y un senador.
Era la primera vez que un marxista europeo se dirigía a los parlamentarios pakistaníes sobre cualquier tema, menos aún, sobre una cuestión tan sensible y en un momento tan crítico de la situación internacional.
Es un momento doblemente crítico porque inmediatamente después de la reunión, estos parlamentarios asistían a una reunión especial del parlamento pakistaní para debatir la cuestión iraquí. Pakistán ha estado en la primera línea de frente de la guerra diplomática, ha sufrido, por un lado, la intensa presión del imperialismo estadounidense y por el otro lado, la furia del movimiento de masas contra la guerra, movimiento en el cual los marxistas pakistaníes de The Struggle han jugado un papel destacado.
La intervención duró tres cuartos de hora, Alan destacó el papel totalmente reaccionario en el mundo del imperialismo estadounidense y la hipocresía que se esconde detrás de la supuesta “amenaza” de Iraq. Uno por uno, respondió a todos los argumentos de los imperialistas y demostró que la verdadera intención era aplastar cualquier resistencia al poder estadounidense:
“Una de las ventajas de la guerra es que demuestra todas las mentiras diplomáticas y revela la verdadera situación del mundo. EEUU, con un lenguaje claro, está diciendo al resto del mundo: ¡si no hacéis lo que decimos os bombardearemos! ¡si no hacéis lo que decimos os invadiremos!”
Alan explicó que la causa interna de la guerra era la crisis del capitalismo mundial y la situación creada después del colapso de la URSS. “Este es el período más turbulento y convulsivo de la historia”.
Insistió en la aplastante superioridad militar del imperialismo estadounidense, hizo acordar a los presentes que el presupuesto militar de George Bush ¾ 380 millones de dólares ¾ era diez veces el total de la deuda externa de Pakistán.
Evaluó los resultados del conflicto actual, pronosticó que no llevaría a la paz y la estabilidad, sino todo lo contrario, provocaría más caos y a todos los niveles: militar, económico y político. Señaló que el aumento de los precios del petróleo ya estaba teniendo un efecto ruinoso sobre la economía de Pakistán, por ejemplo, los camioneros de Sindh han ido a la huelga contra la subida de los precios del combustible.
“Me presento ante vosotros como un marxista comprometido y defensor del socialismo. Muchos de vosotros no estaréis de acuerdo con todas mis ideas. Pero os pido que penséis cuidadosamente en la actual situación mundial. El futuro que se abre ante nosotros es espantoso. El sistema capitalista está en crisis en todas partes. Ningún país puede escapar a esta crisis. Hace mucho tiempo Marx dijo que la humanidad enfrentaba dos alternativas: socialismo o barbarie. Ya podemos ver elementos de barbarie. ¿Cuál es la respuesta? Los términos medios no sirven. No se puede curar un cáncer con una aspirina. El capitalismo ha fracasado en Pakistán y en todo el mundo. Es necesario un cambio fundamental en la sociedad. ¿No aceptáis a Marx? Bien, entonces dejadme que os recomiende un documento escrito no muy lejos de aquí, me refiero al documento fundacional del Partido del Pueblo Pakistaní, escrito en 1967. Agarrad el documento con las dos manos. ¡Es el momento de ponerlo en práctica! ¡Esa es la única salida! ¡La única solución es el socialismo en Pakistán y en todo el mundo!”
Esta intervención fue muy bien recibida por la audiencia y después la comentaban. El ambiente entre los presentes era firmemente antiimperialista y estaban entusiasmados con una explicación marxista y científica que había puesto una base firme a sus instintos antiimperialistas. Incrementó la ya favorable respuesta al manifiesto contra la guerra de In Defence of Marxism, que fue distribuido entre los parlamentarios antes de la llegada de Alan.
Numerosos parlamentarios han expresado su deseo de firmar el manifiesto, que se ha publicado ya en urdú y también ha aparecido en el periódico más importante de Pakistán, The Jang. El impacto del manifiesto se ha podido ver en la respuesta de los lectores del periódico que han inundado las oficinas del diario con cartas de apoyo.
El aumento de la radicalización se refleja también en el PPP. Un sector importante del PPP empiece a comprender la necesidad de regresar a los principios socialistas en los que se basaba originalmente el partido, durante el período revolucionario de 1967-70, pero que ahora es ignorado por la dirección derechista del partido y que ha provocado la actual situación del partido.
Más de quince parlamentarios del PPP han desertado, han aceptado los sobornos del régimen y se han unido al Partido del Rey de Musharraf, esto ha dejado al descubierto la política del ala de derechas del partido. Está abierto el camino para el surgimiento de una corriente de izquierdas de masas dentro del PPP donde los marxistas tendrán que jugar un papel clave en el próximo período.

Pakistán, 20 de marzo de 2003

[Nota: El documento fundacional del PPP dice entre otras cosas: “el objetivo final de la política del partido es la consecución de una sociedad sin clases, que en nuestra época, sólo es posible a través del socialismo”. Pide la nacionalización de los medios de producción, la expropiación de los latifundios y el control obrero de la economía. También exige la abolición del ejército permanente y su sustitución por una milicia popular.]