Inicio Correo de lectores El triunfo del mal ¿hasta cuándo?

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
El triunfo del mal ¿hasta cuándo? PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Matías Parajón   
Domingo 31 de Enero de 2016 21:45

adorno industria cultural televiso 002Compartimos con ustedes este interesante artículo que ha sido enviado como una colaboración por Hubert Matías Parajón - Fiscal Adjunto de Pico Truncado. Provincia de Santa Cruz.

La misma es un aporte en el sentido del amplio debate que se encuentra abierto en relación a establecer las causas por las cuales los sectores más rancios de la burguesía han recuperado el control político del aparato del Estado. El artículo hace su aporte enfocando la cuestión mediática.

Desde nuestra Corriente hemos insistido en que las causas de la derrota electoral deben buscarse en los límites del reformismo. Si bien la cuestión mediática tiene una fuerte implicancia no tiene la suficiente fuerza como para poder explicar lo sucedido.

Argentina, Venezuela, Bolivia, Brasil, Ecuador, etc. han sido países donde los monopolios de la comunicación han utilizado hasta el hartazgo las técnicas de terrorismo mediático sin que eso implique una derrota. El kirchnerismo ha sido atacado duramente durante largos años y eso no impidió alzarse con victorias electorales tanto presidenciales como legislativas.

Lo mismo puede aplicarse a la Revolución Bolivariana donde el PSUV ganó varias contiendas electorales a pesar de tener toda la maquinaria mediática operando en su contra.

Es la propia praxis política de estos gobiernos la que los empuja hacia la derrota, ya que sus acciones de gobierno están enmarcadas dentro del reformismo. O sea que lo que buscan es sostener la base de funcionamiento del capitalismo, regularlo, sosteniendo la propiedad de los grandes medios de producción en manos de los capitalistas y el acrecentamiento de sus ganancias mientras que se atienden los intereses de los trabajadores y el pueblo pobre.

Es esta lógica, que busca conciliar intereses irreconciliables, la que erosiona el apoyo popular de los gobiernos progresistas. En un marco de crisis secular, donde los cimientos económicos del mundo son un tembladeral, estos gobiernos se ven ante una encrucijada, ya que cuando la crisis económica se profundiza, el margen de maniobra para las reformas se reduce y se convierte en contrarreformas.

El dilema es: o se avanza sobre las ganancias, derechos de propiedad y privilegios de los grandes monopolios de empresarios, banqueros y terratenientes o se ajusta a los trabajadores y el pueblo pobre reduciendo el salario real. He aquí las razones que nos ayudan a comprender el actual escenario en la región.

Por otro parte atendiendo a la cuestión mediática sostenemos que en la sociedad capitalista dividida en clases sociales antagónicas (trabajadores por un lado y empresarios capitalistas, terratenientes y banqueros, por otro) hablar de una auténtica libertad de la información es una contradicción. Ya que mientras por un lado, una minoría de grandes capitalistas y sus millones tienen a su disposición diarios, radios y canales de TV de alcance masivo para mentir e imponer a la opinión pública sus intereses empresariales, por el otro, lado las organizaciones obreras y populares, que representan a millones de personas, carecen de medios económicos para difundir un programa de radio, una prensa, revista o programa de televisión. Observamos así que la verdadera libertad de expresión es inexistente debido a la asimetría que se produce en la producción y difusión de la palabra.

Pero sabemos que esto sólo podrá conseguirse paralelamente al control obrero y popular de los demás recursos y palancas fundamentales de la economía. La lucha contra los monopolios mediático no es otra que la lucha contra el conjunto del capitalismo.

El triunfo del mal ¿hasta cuándo?

Por Hubert Matías Parajón*

Sabido es que los grandes medios de comunicación están conformados por conglomerados concentrados cuya programación se planifica de acuerdo a su propia conveniencia. El análisis de la información en general dista de ser riguroso, pues siempre se ha creído, y aún se cree, que transmiten la verdad de lo que se afirma o se niega. Se confía en esa supuesta independencia de opinión de la que sus comunicadores se jactan y de ese modo, un gran sector de la opinión pública canaliza los mensajes haciéndolos suyos sin advertir que su postura es funcional a las políticas que esas empresas pretenden hacer prevalecer. Ningún gran medio estará dispuesto a ceder en sus pretensiones resignándose a que el poder político le imponga límites a su concentración, y como hasta ahora lo vienen haciendo, continuarán valiéndose de cualquier medida a su alcance con tal de seguir conservando sus privilegios. Si una ley establece mecanismos que impidan la monopolización, cuestionarán su validez constitucional y si su postura no logra tener acogida en las últimas instancias judiciales, persistirán impidiendo su aplicación a través de la complicidad de sectores políticos y judiciales cooptados.

En este último tiempo la prensa hegemónica ha asumido una postura ostensiblemente destructiva contra los procesos de integración latinoamericana que impulsan políticas de inclusión social hacia los sectores populares más postergados y vulnerables. Sus ataques se dirigen a instalar la falsa idea de que esos gobiernos provocan una “grieta” social que genera divisiones sociales que atentan contra la unidad de la población que debe ir entre “todos juntos hacia adelante”, soslayando que aquellas reivindicaciones afectan sus intereses económicos y los de sus socios del capitalismo especulativo. Toda política redistributiva que aspire a consolidar una sociedad más igualitaria a través de un Estado presente que puje por transferir recursos de los núcleos más privilegiados a los más postergados, será denostada bajo el mote de “populista” y sus gobernantes sometidos al más feroz acometimiento mediático, desde embates de índole personal hasta operaciones orquestadas que los involucren en hechos de corrupción de las que sin pruritos se presten políticos serviles. Una vez publicada la noticia, cualquier desmentida que ponga en evidencia la falsedad de la operación no surtirá el efecto de volver las cosas al estado anterior. La desacreditación será de dominio público y de esa forma el gobierno comenzará a desgastarse, lo que de inmediato será aprovechado por esos mismos espacios políticos asociados para acceder al poder desde el que devolverán con creces los favores recibidos. Lo curioso de este panorama es que, aun a pesar de las mejoras económicas y sociales obtenidas por muchos que emergieron de esos sectores excluidos accediendo a una mejor calidad de vida, adopten el discurso de aquellos que pretenden sustituir el modelo inclusivo nacional por otro desideologizado que bajo el lema de “cambio” y “unidad” los vuelva a hundir hacia el abismo del cual salieron. La monopolización de los medios de comunicación tiene una gravitación directa en ese sentido. Pese a reiteradas advertencias lanzadas desde otras vías ajenas a esas corporaciones mediáticas, la respuesta siempre es la misma: “es necesario un cambio”. No basta con señalar que quienes hablan en nombre del “bien de todos” pretenden imponer mejoras impositivas que les permita ampliar sus márgenes de ganancia en detrimento de una inmensa mayoría que asistirá expectante al aumento del pago de sus servicios, de la ruina de la industria nacional y de las consiguientes subas de los índices de desempleo y de pobreza. Replicarán con el discurso mediático de demonización de la asistencia social, de la cobertura previsional, de la gratuidad de la educación y de los planes de vivienda. Si se les advierte sobre anuncios de recortes presupuestarios efectuados por los representantes de esas alianzas conservadoras, contestarán que el “cambio” debe producirse de todos modos; que pondrán orden “sincerando” la economía y los aún más optimistas creerán que las políticas públicas mantendrán vigencia. Con hacer evidente lo que se escucha u observa, no basta. El enceguecimiento de quienes se obnubilan por esos mensajes de concordia y unión los llevará nuevamente a ser los excluídos que fueron, de lo que recién se darán cuenta cuando sea demasiado tarde. En el medio del camino reinará un ambiente de noticias adornadas que impedirán avizorar su trágico desenlace. Al final del proceso, comenzará a producirse un mecanismo de culpa y de falta de autocrítica que será apaciguado por el lugar común de que en definitiva “todo es lo mismo”. Saldrán de su letargo una vez que la crisis social sobreviniente exponga a esa dirigencia política a no seguir contando con el blindaje mediático que la contenía. Y entonces reclamarán que se vayan todos y la política volverá a ser una mala palabra sentando las bases para la aparición de otros protagonistas, a quienes se adulará por su éxito y apoliticidad y así todo irá sobre ruedas para los medios monopólicos: sin grietas, sin cuestionamientos, sin exaltaciones ni voces disidentes. A ese núcleo de influenciados no le interesará que los discursos de medios presionen sobre el tema de la inseguridad ciudadana. Mansamente aceptarán ser “cuidados” sin advertir que a quien se vigile será a ellos mismos y a los sectores populares, con la excusa de la emergencia por combatir el delito y el narcotráfico para así ejercer el control social. Los centros en donde esos narcotraficantes residen nunca serán militarizados. En suma, mientras siga habiendo concentración de medios, la democracia será una figura retórica sin contenido, siendo imposible vivir en una sociedad más igualitaria e inclusiva. La libertad de expresión no puede amparar su existencia. El desarrollo humano como derecho fundamental seguirá estando relegado ante la existencia de medios corporativos de comunicación. ¿Llegará ese ansiado momento en que de una buena vez las sociedades alcancen el grado de madurez suficiente que les permita avanzar hacia la erradicación definitiva de la concentración mediática?

*Fiscal Adjunto de Pico Truncado. Provincia de Santa Cruz.