Inicio Argentina Movimiento obrero La educación como nueva campaña al desierto

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
La educación como nueva campaña al desierto PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Malvina Alvides delegada de SUTEBA   
Lunes 03 de Octubre de 2016 23:34

Julio Argentino Roca y BullrichLa política de recrudecimiento y avance contra los derechos de la clase más desfavorecida, en el gobierno de Cambiemos, parece no tener límites.

Se suma a esto, las expresiones del Ministro de Educación y Deporte de la Nación Esteban Bullrich cuando se encontraba en la inauguración de un hospital escuela de Veterinaria de la Universidad de Río Negro, en la ciudad de Choele Choel, donde comparó este hecho con “la nueva campaña al desierto pero no con la espada y la violencia sino con la educación”.

Estas declaraciones generaron el rechazo y repudio más amplio de la población; considerando el significado que tuvo la campaña al desierto a finales del siglo XIX cuando bajo el mando de Julio Argentino Roca se ejecutaba la terrible y cruenta matanza de los pueblos originarios y el posterior robo de sus tierras.
Es de suponer que estas expresiones no tienen que ver con el desconocimiento histórico del Ministro, aunque él quiso arreglar la supuesta mal interpretación, sus dichos ya habían sido expresados y por tanto generado la reacción de los oyentes.

En realidad, su disertación tuvo que ver con la ideología que subyace y sostiene el gobierno de Mauricio Macri y su comitiva, en este caso el Ministro Bullrich con sus argumentos donde se invisibiliza lo ya existente, no sólo una universidad con proyectos y trabajadores de la educación sino a toda la historia y desarrollo de los pueblos originarios en la región, la riqueza de su cultura, cosmovisiones y su posterior aniquilamiento en la conocida “campaña al desierto”, considerada también una violación de lesa humanidad.

A su vez, no podemos dejar de nombrar que la clase terrateniente de nuestro país se apropió de 11 millones de hectáreas que se repartieron entre 290 familias y entre ellas la familia Bullrich generó su fortuna, grandes latifundios bonaerenses a partir de la campaña al desierto, otra fue la familia Martínez de Hoz que se vio beneficiada en 2,5 millones de hectáreas.

Varios grupos manifestaron su repudio: “…Esto supone o bien una supina ignorancia e indiferencia ante la historia de nuestro pueblo, o bien una propuesta educativa, en este caso, que comparte los lineamientos principales con aquello que se compara”, indicaron en un comunicado un grupo de becarios, investigadores, docentes y personal del Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio de la propia Universidad Nacional de Río Negro y del CONICET. “Usted habla de hacer una “nueva campaña” con la educación, desconociendo que ha sido precisamente el sistema educativo en nuestro país un responsable directo de que los prejuicios y discriminaciones se hayan perpetuado, construyendo a los pueblos originarios como “salvajes”, “extranjeros” y “ladrones”, y a la región en que vivimos como un “desierto”, agregaron.(El Patagónico 17-9-16)

Desde la Corriente Socialista Militante repudiamos las expresiones del Ministro Bullrich pero no estamos sorprendidos ya que un gobierno que defiende los intereses de una pequeña elite, la oligarquía, llevando a cabo las recetas más extremas de un sistema capitalista en decadencia, es esperable que surjan de él, este tipo de expresiones descalificadoras para la clase trabajadora o más vulnerable de la sociedad. La manera de superar a este gobierno y sus políticas discriminatorias y de desigualdad es construyendo el partido de los trabajadores, el único que nos llevará a la real emancipación de la clase. Esa es la tarea, manos a la obra.