Inicio Argentina Movimiento obrero Santa Fe: Crisis capitalista y desocupación

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Santa Fe: Crisis capitalista y desocupación PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Ulises Díaz   
Domingo 01 de Mayo de 2016 00:39

Como no puede ser de otra manera la situación provincial está atravesada por las políticas del gobierno nacional. Tarifazos, despidos a trabajadores estatales y privados. Hoy en la provincia la estrategia de los empresarios en esta etapa del ajuste es no arriesgar demasiado, sino apostar a los despido en forma de goteo. Los cuales pasan de suspensiones a vacaciones anticipadas y despidos, con muy bajo perfil. De a poco el empleo empieza a sentir el impacto directo del frenazo de la economía en la provincia de Santa Fe, sumado al aumento de los impuestos que van de un 300% a 400% en el último mes.

Un ejemplo son las metalúrgicas del Gran Rosario de línea blanca como Bambi, Briket y Electrolux; que han comenzado a ejecutar una política de quita de premios, suspensiones y la prohibición de la vida sindical con el aval de la UOM. En la empresa Liliana se despidieron sin causa a quince empleados, de los cuales 2 son delegados, como respuesta los trabajadores se movilizaron para cortar la autopista.

En estos cuatro meses de un giro brusco de la política en materia económica a nivel nacional, los conflictos que más repercusión tuvieron se localizaron al sur en la provincia, ejemplo es el Cordón Industrial y el Gran Rosario. Conflictos como en Ar Zinc en Fray Luis Beltrán cordón industrial al norte de Rosario, quedaron 400 trabajadores sin trabajo por cierre, Alcal en Firmat, Vassalli, Bambi y los 28 despidos por el cierre de una aceitera en Chavás.

Los despidos también están alcanzando al sector ferroviario. Se trata de 90 trabajadores contratados en NCA y 200 trabajadores que realizaban reparación de vagones en Talleres Rioro, ubicado en la localidad de Pérez, departamento Rosario, donde la patronal ha abierto un proceso de retiros voluntarios y despidos.
Por su lado, el empresario Macri cuestiona fuertemente proyectos impulsados desde la oposición para prohibir los despidos e imponer una doble indemnización, al afirmar que “no se genera empleo imponiendo leyes arbitrarias” y advertir sobre “no repetir errores” del pasado.

En la actualidad la provincia se encuentra con una tasa de desempleo del 8,8 %, siendo una de las más alta junto a Córdoba y el Gran Rosario 9.4 % según fuentes del IDEC de abril 2016, creciendo varios puntos este trimestre.

La realidad marca un camino necesario, necesitamos de un 1ero de Mayo que se enmarque en la lucha y la unidad de clase obrera y la juventud. Siendo la tarea construir una herramienta valedera para revertir los embates de las políticas capitalistas del gobierno nacional.

Desde la Corriente Socialista Militante saludamos la marcha convocada por las centrales de trabajadores como las CGTs y la CTAs, para el próximo 29 de abril. En la agenda de esta convocatoria se debería plantear un plan de lucha nacional junto a todos los estatales y gremios privados; que se coordinen acciones en común con las luchas contra los despidos, el trabajo en negro y el aumento inmediato de salarios.

Estamos convencidos que hay que dar un paso más en claridad y organización, ante la necesidad que tenemos como trabajadores de ir avanzando hacia la conformación de corrientes sindicales antiburocráticas que enfrenten el poder de los jefes sindicales cómplices de las patronales.

Para avanzar por mejores condiciones de trabajo, detener los despidos de la era Macri, eliminar el trabajo en negro, genuinas obras sociales al servicio de los trabajadores y controladas por los mismos, trabajo estable, etc., debemos recomponer la unidad del movimiento sindical argentino.

Recuperar las organizaciones de primer y segundo grado, como las juntas internas y los cuerpos de delegados, con plena democracia de debate y acción, debe ser nuestro objetivo, como un primer paso, para lograr remover las castas burocráticas de nuestros sindicatos.

Trabajar para poner en pie las asambleas de base en los lugares de trabajo que definan un plan de lucha.

Sólo avanzando sobre los intereses de los capitalistas podremos satisfacer plenamente las demandas de los de abajo.