Inicio Argentina Movimiento obrero Bancarios: Con la lucha se demostró que se puede torcer el brazo a los capitalistas ¡Una victoria sentida por todos!

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Bancarios: Con la lucha se demostró que se puede torcer el brazo a los capitalistas ¡Una victoria sentida por todos! PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Ángel   
Domingo 01 de Mayo de 2016 00:28

marcha bancaria 2016En la madrugada del 22 de abril la Asociación Bancaria levantó el paro previsto para el 23 de abril como parte de un plan de lucha en ascenso, al llegar a un acuerdo paritario salarial del 33% retroactivo al 1° de enero, lo que eleva el salario mínimo a $21.500, y la reincorporación de 20 cesanteados del Banco Central, donde mantuvimos un acampe de casi dos meses en demanda de esos puestos de trabajo.

Se firmo el acuerdo con la cámara ABAPPRA y se logró que quedara el ítem participación en las ganancias del sistema financiero, ya que las diferentes cámaras pretendían desconocerlo durante la negociación paritaria.

El sentimiento de triunfo por parte de los compañeros bancarios es notable. Los resultados están a la vista. El plan de lucha y la carpa por la reincorporación de los despedidos fue fortaleciendo la confianza en nuestras fuerzas, junto a la movilización desde abajo y desde las diferentes Seccionales demostró un camino válido para torcer el brazo a las diferentes cámaras patronales.

Pero sabemos que eso no queda acá y no sólo por el impuesto al salario que arrebata un importante porcentaje del salario de la mayoría de los trabajadores. Además, nos encontramos en presencia, desde el 2008, de una crisis mundial del sistema capitalista que sólo encuentra un antecedente en la crisis de 1929.

El Fondo Monetario Internacional advierte que la mayoría de las principales economías del mundo deben prepararse para un largo período de tasas de crecimiento más bajas. Señalan que la crisis financiera mundial fue peor que los anteriores episodios de turbulencia, y los efectos a largo plazo serán tasas de crecimiento permanentemente inferiores.

La principal causa de la crisis es la incapacidad del capitalismo para desarrollar las fuerzas productivas a escala mundial.

El año 2016 se abrió con fuertes caídas en la bolsa de valores China, que sacudió al resto del mundo reflejando el clima de pánico que hay entre los inversores. Este nerviosismo expresa el temor de la burguesía de que el mundo se dirija hacia una nueva recesión.

Ni los keynesianos ni los monetaristas ortodoxos pueden ofrecer ninguna solución. Los niveles ya intolerables de deuda continúan creciendo, actuando como un peso muerto sobre el crecimiento. Los gobiernos y las empresas tratan de descargar el peso de la crisis sobre las espaldas de la clase trabajadora y la clase media para reducir los niveles de endeudamiento. Esto está teniendo efectos profundos en las relaciones sociales y en la conciencia de todas las clases.

La rentabilidad del sector financiero en Argentina en lo que va del año sigue en alza. Según dio a conocer el BCRA en su informe de bancos de diciembre, las entidades captaron ingresos por $ 4.847 millones en el último mes del año sólo en concepto de “diferencias de cotización”, es decir, por el aumento en pesos que provocó el ajuste cambiario (del 42%) sobre sus activos en dólares. El monto obtenido es prácticamente la mitad de lo que habían conseguido en enero de 2014.

En todo 2015 el sector financiero ganó 60.000 millones de pesos, un 33% más que el año anterior. Este nivel de utilidades fue idéntico al de 2014 en relación con el nivel de activos del sistema, ya que ascendió al 4,7%.

Con la primera vuelta de la megadevaluación del gobierno de Mauricio Macri: en diciembre, las utilidades acumuladas sumaron $4.847 millones por esa medida cambiaria.

La megadevaluación ha provocado una importante redistribución regresiva del ingreso. Una manifestación de esa transferencia a sectores monopólicos es la ganancia contabilizada por los bancos. Además de anotar esa utilidad equivalente al 65% del total registrada en el último mes del año, el sistema financiero fue beneficiado con un abanico de medidas que le permite estar tranquilo ya que han recuperado el control del Banco Central:

Avanzar en el debate. Hacia una expropiación de los Bancos Privados y por una Banca Única Estatal y la Estatización del Sistema de Créditos

El imperialismo significa la dominación del capital financiero. Al lado de los consorcios y de los trusts y frecuentemente arriba de ellos, los bancos concentran en sus manos la dirección de la economía. En su estructura, los 28 bancos que dominan la economía* reflejan bajo una forma concentrada, toda la estructura del capitalismo contemporáneo: combinan la tendencia al monopolio con la tendencia a la anarquía. Organizan milagros de técnica, empresas gigantescas, trusts potentes y organizan también la vida cara, las crisis y la desocupación. Imposible dar ningún paso serio hacia adelante en la lucha contra la arbitrariedad monopolista y la anarquía capitalista si se dejan las palancas de comando de los bancos en manos de los bandidos capitalistas.

Para crear un sistema único de inversión y de crédito, según un plan racional que corresponda a los intereses de toda la nación es necesario unificar todos los bancos en una institución nacional única. Sólo la expropiación de los bancos privados y la concentración de todo el sistema de crédito en manos del Estado pondrá en las manos de éste los medios necesarios, reales, es decir materiales, y no solamente ficticios y burocráticos, para la planificación económica.

La expropiación de los bancos no significa en ningún caso la expropiación de los pequeños depósitos bancarios. Por el contrario para los pequeños depositantes la banca del Estado única podrá crear condiciones más favorables que los bancos privados. De la misma manera sólo la banca del Estado podrá establecer para los campesinos, los artesanos y pequeños comerciantes condiciones de crédito privilegiado, es decir, barato. Sin embargo, lo más importante es que, toda la economía, en primer término la industria pesada y los transportes, dirigida por un Estado mayor financiero único, sirva a los intereses vitales de los obreros y de todos los otros trabajadores.

No obstante, la estatización de los bancos sólo dará resultados favorables si el poder estatal mismo pasa de manos de los explotadores a manos de los trabajadores. (León Trotsky, Programa de Transición) *cuando León Trotsky escribe el Programa de Transición en 1938, la economía estaba dominada por 105 bancos, como se observa y de manera intencional cambiamos a los 28 bancos que hoy dominan la economía en el mundo. ¡¡Proceso de concentración si los hubo!!

Resulta muy elocuente esta cita de un gigante del pensamiento y de la acción, como León Trotsky, y se muestra con una vigencia extraordinaria a la hora del análisis actual. Por esto debemos llevar adelante este debate fundamental ya que ante cualquier conquista lograda por la lucha y la movilización la pregunta que cabe es ¿hasta cuándo? si la misma está condicionada por el comportamiento de una clase que sólo quiere descargar su crisis sobre nuestras espaldas.

Lo conquistado con la lucha

Un inicial en la actividad recibirá un salario mínimo por todo concepto de $20.517,57 más participación en las ganancias: 33% de aumento, nueva grilla.

Además se percibirá un mínimo por función Cajero, Falla de Caja, Falla de moneda extranjera. Guardería y Día del Bancario. El acuerdo comprende a la rama call center, que percibirá el mismo salario inicial.

Logramos además imponer una “cláusula gatillo” ya que se evalúa un alza de precios/inflación que supere el porcentaje acordado y reiniciar, entonces, la negociación paritaria.