Inicio Argentina Juventud y Educación ¿Somos quienes creemos ser?

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
¿Somos quienes creemos ser? PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Franco Bogado   
Sábado 12 de Julio de 2014 00:02

lazlo moholy

Analizar este aspecto en un sistema capitalista, donde la producción mercantil esta destinada simplemente a la formación del capital por encima de las necesidades humanas y donde junto al carácter fetichista de las mercancías son el eje de la estructura social y económica, plantearse la construcción del socialismo es básicamente inevitable.

En un mundo donde las esferas de la comunicación hegemónicas socializan morales, estereotipos de belleza, de felicidad, se me es inevitable preguntar si somos nuestro verdadero ser, o simplemente un ser social que adopto las morales de una clase dominante y hegemónica  la cual sus intereses incitan a que seamos así.

Propaganda, publicidad, medios de comunicación, son armas objetivas en medio de una guerra mediática de poderes e intereses económicos de una clase dominante.  Sus arsenales convierten al pueblo y especialmente a su objetivo más anhelado, los jóvenes, en simples mercancías. Por que no les servimos como sujeto histórico de lucha, que por nuestra historia negamos el orden social establecido al reconocer las injusticias y contradicciones que el mismo posee, por que en nuestra juventud sentimos en nuestro mas profundo ser, el sentimiento de autocritica de una sociedad injusta. Pero es por esta razón que a través de dichos arsenales, socializan morales  contrarias a las que por nuestras características históricas como sujeto de lucha nos corresponden.

Es por que para sumarnos en la lucha por un mundo mejor debemos emanciparnos de la moral capitalista donde somos directamente alienados. Debemos también concientizarnos que para la clase dominante y hegemónica, somos sujetos donde se nos imponen estereotipos de belleza, establecidos en modas, simple objetos de consumos, en fin, simples mercancías listas para formar partes de sus filas para que consumamos y seamos exactamente lo que ellos quieren que seamos y así garantizar su estabilidad económica social y existencia como clase opresora.

Yo se que la juventud no esta destinada a esa realidad monótona y por ende nuestra lucha por el socialismo no es para nada utópica, por que no tenemos como fines en esta guerra mediática, dentro de la lucha de clases, fines frívolos y abstractos para mantener un orden social, que solo excluye y marginaliza a una juventud, a un pueblo.  Tenemos en cambio visiones de una sociedad auténticamente humana, donde no solo los jóvenes si no la sociedad en su totalidad, se vea autodeterminada moralmente, dedicada a la producción artística superando todo tipo de alienación. Donde el carácter y sentimiento de lucha ya este incorporado en cada joven, en cada persona que sienta las injusticias del sistema ideológico capitalista reflejado en las estructuras sociales y económicas. El desarrollo de estos puntos solo se podrán dar gracias a la lucha por la construcción del socialismo.

Es por eso que luego de plantear dicho análisis de la sociedad, los jóvenes, solo vamos a ser quienes realmente somos, cuando neguemos nuestro carácter frívolo de mercancías dentro de un sistema donde los mercados y el capital marcan el rumbo de las estructuras. En un sistema donde los restos de un feudalismo plasman en una superestructura leyes, que reflejan en la base material la avaricia y el egoísmo, que dejan de lado nuestra esencia nada mas ni nada menos que humana. Pero solo asumiendo nuestro rol de sujeto histórico de lucha, como la historia lo demuestra, vamos a poder emanciparnos de esa moral fetichista donde solo somos no más que meras mercancías.

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿Sólo grafitti? ¿Rock? ¿Escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
les queda respirar / abrir los ojos
descubrir las raíces del horror
inventar paz así sea a ponchazos
entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar

¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
también les queda discutir con dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan / abrir puertas
entre el corazón propio y el ajeno /
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines de pasado
y los sabios granujas del presente. 

– Mario Benedetti.