Inicio Argentina Derechos Humanos y Represión Santiago Maldonado ¡Presente!

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Santiago Maldonado ¡Presente! PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Corriente Socialista Militante Argentina   
Miércoles 01 de Noviembre de 2017 01:46

Santiago Maldonado: Desaparecido y asesinado por Gendarmería, el Gobierno es responsable

A tres meses de la desaparición y posterior aparición sin vida, nos movilizamos masivamente, junto a la familia Maldonado, para exigir justicia para Santiago.

Así mismo, exigimos en las calles, juicio y castigo para Bullrich, Nocetti, Garavano y todos los responsables materiales e intelectuales que desaparecieron, asesinaron y ocultaron a Santiago Maldonado.

Señalamos que el Estado es responsable, como antes fue responsable por no desmantelar a los grupos mafiosos que actuaron en la última dictadura militar y que aún hoy persisten firmemente soldados al aparato represivo del Estado y que nos costó la desaparición de Julio López. El mismo Estado que asesino a Luciano Arruga o, más atrás en el tiempo, a Omar Carrasco. Es el mismo Estado que mantiene hace más de un año en la carcel a Milgro Sala. Un Estado que asesina una persona cada 25 horas producto del gatillo fácil.

Vemos así la continuidad e impunidad de un aparato represivo que atraviesa todos los gobiernos y que siempre actúa con un interés bien claro y definido: Garantizar mediante la violencia la dominación económica e ideológica sobre los trabajadores y el pueblo pobre a fin de perpetuar un sistema, el capitalista, que se basa en el robo del trabajo no pago de quienes hacemos el mundo con nuestras manos.

Esto es algo que ha quedado a la vista de quien quiera ver en el asesinato de Santiago a manos de Gendarmería. El Estado capitalista pone su brazo armado al servicio del Benetton Group, las mineras y las petroleras que vienen siendo cuestionadas y enfrentadas por la movilización del pueblo mapuche.

Para esto cuentan con la ayuda de un pilar fundamental en la dominación ideológica como son los medios de comunicación, que desde el minuto uno de la desaparición de Maldonado se encargaron de mentir, ocultar, tergiversar, plantar pistas falsas y direccionar la responsabilidad hacia los mapuches para desligar al Gobierno macrista y la Gendarmería.

El Estado nacional y sus instituciones, como así su carácter de clase han quedado al desnudo de una manera abierta.

Es por eso que de la misma manera que luchamos por que se haga justicia por Santiago Maldonado, debemos señalar incansablemente las causas reales de los horrores que padecemos los trabajadores y la juventud y profundizar la discusión acerca de cómo erradicar estos problemas de manera definitiva. Y esto, solo puede lograrse mediante una transformación de base de la sociedad.

Solo el avance del movimiento hacia una sociedad más justa, el Socialismo, donde los medios de producción sean propiedad de todos, podremos terminar con las lacras de esta sociedad explotadora que necesita reprimir, desaparecer y matar para perpetuar la desigualdad y garantizar las ganancias de un puñado de empresarios, terratenientes y banqueros.

De lo que se trata es de organizarse políticamente para terminar con una sociedad que se basa en el robo y la explotación de una minoría de capitalistas en perjuicio de la inmensa mayoría de la población como somos los trabajadores, los jóvenes, los campesinos.

Este es el estado de cosas que enfrentaba Santiago. Un compañero solidario y con conciencia de clase que luchaba contra la pérdida de territorios, la concentración de tierras en pocas manos y la usurpación de tierras comunitarias a manos de los empresarios.

Desde la Corriente Socialista Militante, llamamos a todos a desconfiar del Estado en sus diferentes estamentos como así también de los medios de comunicación que sostienen las mentiras del empresariado en el gobierno.

Debemos mantener el estado de alerta y movilización para hacer crecer la presión popular, ya que solo la más amplia y contundente movilización popular puede obligar al Estado a que diga qué hicieron con Santiago Maldonado.