Inicio Argentina Derechos Humanos y Represión Santiago Maldonado: Desaparición forzada en Argentina, el Estado es responsable

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Santiago Maldonado: Desaparición forzada en Argentina, el Estado es responsable PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Corriente Socialista Militante - Argentina   
Lunes 04 de Septiembre de 2017 20:06

movilizacion por santiago 192017

La respuesta en las calles

Contundente y conmovedor fue el reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado en toda la Argentina. De Norte a Sur, de Este a Oeste del país una multitud se movilizó para exigirle al Gobierno Nacional que deje de encubrir la desaparición forzada de la Gendarmería.

Santiago Maldonado desapareció el 1ro de agosto tras la violenta represión en la Lof en resistencia Cushamen, Chubut, a manos de la Gendarmería.

Se producía ahí una protesta del pueblo Mapuche que viene siendo violentamente hostigado por el Benetton Group (que aportó camionetas y logística para la represión), las mineras y las petroleras quienes buscan desalojarlos de sus territorios para engrosar sus negocios.

El operativo fue llevado adelante por Pablo Noceti, Jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad del Gobierno Nacional. La Gendarmería empezó a disparar, persigue a los pobladores de la comunidad Cushamen, los corre hasta un rio, Santiago Maldonado no alcanza a cruzarlo, y lo agarran.

Esto constituye un caso claro de Terrorismo de Estado, que el Gobierno de Mauricio Macri viene encubriendo de manera obscena. Esto fue demasiado para cientos de miles de trabajadores y jóvenes, en un país en que la burguesía y el imperialismo norteamericano dejaron 30.000 detenidos·desaparecidos en el marco de la última dictadura militar de 1976.

Así fue que este 1 de septiembre por todo el país hubo movilizaciones. En Buenos  Aires, medio millón de personas desbordaron la Plaza de Mayo y alrededores. Toda la zona de la plaza, Diagonal Norte, Diagonal Sur y Avenida de Mayo estaban abarrotadas.

Organizaciones políticas, sindicales, universitarias, estudiantiles, culturales, barriales, sociales, de DDHH junto a miles y miles de trabajadores sin militancia orgánica fueron quienes dieron tan magnifica respuesta popular.

El ambiente que se podía respirar era de tristeza, pero de mucha bronca y combatividad. La lucha de masas es nuestra mejor arma.

Los compañeros de la Corriente Marxista Internacional estuvimos participando de las movilizaciones, allí donde estamos presentes.

Debemos seguir manteniendo la lucha en la calle, movilizarnos y presionar al Estado para que diga qué hizo con Santiago Maldonado. 

La Respuesta del Gobierno

La cobarde y criminal respuesta del gobierno de CAMBIEMOS a la movilización fue una operación política.

Luego de que la marcha se desconcentró, la policía lanzó una represión contra quienes quedaban en los alrededores de la Plaza de Mayo. El ingreso a la plaza de un grupo de falsos anarquistas, ridículamente caracterizados, que comenzaron a comportarse de manera violenta dio el pretexto a la policía para reprimir.

Se pudo ver en diversos videos, fotos, y material que circula por las redes cómo policías de civil estaban infiltrados en la marcha y a la hora de la represión se los veía con el chaleco de la policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Palos, gases, gas pimienta fueron parte de esta cacería que lanzaron las fuerzas represivas donde hubo 31 detenidos y múltiples heridos.

Al momento de escribir este artículo los detenidos aún no han sido puestos en libertad, y existen periodistas que fueron detenidos cámara en mano [El 03/09 se liberaron 30 detenidos, sólo 1 persona quedó detenida por problemas con su documentación. NdE]. Incluso han detenido gente que no había participado de la movilización y se encontraba circunstancialmente en el lugar.

Con este accionar brutal montaron un espectáculo en el Prime Time de las 21hs donde los medios de comunicación de la burguesía pusieron en marcha toda su maquinaria para desvirtuar la contundencia del reclamo y mostrar a los manifestantes como violentos, radicalizados, agresivos.

Buscan así deslegitimar y satanizar la protesta social con el único objetivo de seguir maniobrando, para ocultar la responsabilidad del macirsmo en este nuevo caso de desaparición forzada en Argentina.

Este tipo de prácticas, se dan en el marco de un aumento en la violencia del accionar represivo de Gobierno, envalentonado por un resultado relativamente favorable en las elecciones, y con la necesidad de ir preparando el ambiente de cara a la segunda etapa del ajuste que se viene luego de las elecciones legislativas del octubre.

Producto de la crisis capitalista mundial empresarios, terratenientes y banqueros necesitan profundizar el ajuste sobre la clase trabajadora, casi como una cuestión de supervivencia, en la que su propio sistema los envuelve.

El macrismo como representante coyuntural de estos sectores tiene esta tarea por delante. Es de ahí que se desprende la necesidad de ir aceitando el aparato represivo y preparando el ambiente por parte del Gobierno para neutralizar a quienes se saben resistirán el ajuste con lucha política.

El ajuste no pasa sin represión, y la clase dominante está afilando sus dientes.

Este viernes todas las fuerzas vivas de Argentina estuvieron en las calles enfrentando políticamente al Estado en movilizaciones unitarias, que dieron lugar a múltiples actos.

No existe poder igualable al de las masas cuando se ponen en marcha. Sin duda las movilizaciones populares son una muestra masiva de fuerza en la calle que sacude el tablero político en cualquier parte.

Se trata de lograr que esta fuerza se organice y se arme programáticamente para terminar con las lacras de la sociedad capitalista que necesita de la represión para perpetuar la desigualdad. Para eso, su Estado.