Inicio Argentina Argentina Argentina: Capitalismo y Corrupción

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Argentina: Capitalismo y Corrupción PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Silvio Angeloni   
Jueves 23 de Noviembre de 2017 01:45

corrupcion2Días atrás se votó el desafuero de Julio De Vido ex Ministro de Planificación durante el gobierno kirchnerista. Diversas son las causas que se le imputan: desmanejo de fondos públicos, sobreprecio en obra pública, enriquecimiento ilícito, etc.

Podríamos enumerar infinidad de casos de corrupción en Argentina, no sólo actuales o de la historia reciente sino también desde el mismo inicio del Estado argentino.

Por ejemplo, el escándalo del pacto Roca-Runcciman donde se negociaba que el Reino Unido siguiera comprando carne argentina a cambio de la exención o merma de las tasas aduaneras para sus productos, además del monopolio del transporte en Buenos Aires. Este pacto finalizó con el asesinato a Enzo Bordabehere y fue uno de los casos más resonantes de corrupción de esa época. Otro, más cercano en el tiempo, fue el caso de la venta de armas a Ecuador durante el menemismo. La venta de armas a Ecuador tuvo lugar en medio de su conflicto armado con Perú. El escándalo radicó en que Argentina era uno de los cuatro garantes oficiales de la paz del Tratado de Río de Janeiro, con lo cual incumplió su compromiso internacional y faltó con sus obligaciones de acuerdo al derecho internacional 1.

Otro ejemplo, durante el gobierno del ex Presidente Fernando De La Rua con el famoso caso de la banelco durante la aprobación de la reforma laboral (precarización). El escándalo se originó debido a una denuncia de sobornó a senadores peronistas para que aprobaran la ley de reforma laboral, sancionada el 26 de abril de 2000 y conocida como ley Banelco. A raíz del escándalo, renunció el vicepresidente Carlos “Chacho” Alvarez 2.

Pero la corrupción no es un problema inherente a la Argentina, sino a un modo de producción: el capitalismo. Por eso, también podemos citar ejemplos en el país hermano de Brasil.

El Parlamento que destituyó a Dilma Rouseff por corrupción es el mismo Parlamento que cuenta con 594 miembros, es decir, el 59% con cargos y condenas por diferentes casos de corrupción, incluso por lavado de dinero o tortura (datos publicados por la ONG anticorrupción transparencia Brasil) 3.  

Y es ese mismo Parlamento que impidió tanto que Michel Temer declare como que sea juzgado por corrupción después de que el Fiscal General actual le hiciera una denuncia por cobro de sobornos. Denuncia que se suma a la del anterior Fiscal General que le habría iniciado otra denuncia de la que también el Congreso lo salvaguardó. Recordemos que Temer llegó al poder gracias al impeachment a Dilma Rousseff y que su gobierno consta con una aprobación de menos del 3% 4. Por donde sea que se mire el capitalismo es corrupción.

El capitalismo

La corrupción es inmanente al sistema capitalista. Para los marxistas, la acumulación originaria del capital, el proceso por el cual se separó a los productores de sus medios de producción, estuvo fundada en la violencia 5.

Contra la idea generalizada de que los ricos siempre fueron ricos, en realidad, la clase dominante tuvo su origen sobre la base del fraude, del robo, del genocidio, de la violencia en todas sus expresiones.

Pero el modo de producción capitalista también está fundado en el robo “legal” del trabajo ajeno. La ganancia capitalista viene dada por la apropiación de la plusvalía o plusvalor, es decir el capitalista se apropia de una parte del trabajo que realizan los obreros.

Esto sucede desde el momento que el obrero trabaja más horas que las que se necesita para pagar su propio salario o bien produce más mercancías en la misma jornada laboral.

Este hecho ocurre desde el surgimiento del capitalismo, desde la acumulación originaria como la denomina Carlos Marx; cuando el capitalismo privó a los trabajadores de la tierra, sus herramientas empujándolos a las grandes ciudades en busca de trabajo en las industrias y así no sólo conseguían mano de obra desesperada de sustento para las fábricas sino también terminaban con la propiedad comunal para darle paso a la propiedad privada.

Al multiplicarse y diversificarse la producción social y con ella las necesidades humanas, el trabajo de los productores adquiere cada vez más un carácter de mero medio de subsistencia y pierde su significado originario como actividad vital. Ya no importa la relación que existe entre el trabajador y su producto final; ya no importa si realiza sus capacidades físicas e intelectuales de una manera integral en el trabajo; si siente satisfacción y goce por su trabajo.

Debido a la enajenación del trabajo, que no es sino la enajenación de la actividad vital del ser humano y por ende la enajenación de su propia vida, el obrero pierde la relación consigo mismo como ser social, como ser genérico y como actor consciente de su propio destino, de la historia.

El fin último de la producción capitalista, es la producción de ganancias, la relación entre capital y trabajo convierte a cada cosa y a cada ser humano en una mercancía, carente de conciencia e impotente ante la historia.

Para el capitalismo todo es mercancía y como no podía ser de otra manera el trabajo es una más, en este contexto se busca que el trabajador pierda la relación entre cualquier mercancía y la suya propia (su trabajo), y se logra borrar del imaginario colectivo una característica esencial de esta mercancía; el trabajo es la única mercancía que genera plusvalía, plusvalía que como se explicó anteriormente se quedan los capitalista.

El parlamento

Las organizaciones burguesas como el parlamento, en última instancia están para disfrazar de democrático este pillaje, es decir sirviéndole de herramientas para los negocios de la burguesía. 

Los medios de comunicación televisivos, escritos y radiales martillan sobre la opinión general sobre los casos de corrupción, es la corrupción que se encuentra en las relaciones de explotación y que se hallan naturalizada, pero sólo aparece con mayor virulencia cuando estos casos de corrupción afecta a alguna de las facciones de la burguesía.

Como dijimos anteriormente, somos los trabajadores los que generamos la riqueza, entonces las coimas, “pagos de servicios”, colaboraciones y demás nombres que queramos ponerle no son más que dineros robados a los trabajadores que están siendo repartidos entre facciones burguesas.

Como dijimos el parlamento sirvió y sirve como un organismo funcional al sistema y a su corrupción, sirviendo de paraguas para sostener esa corrupción que define al sistema capitalista imperante. Ejemplo de esto es el papel que jugó durante la explosión del polvorín en Río Tercero durante el menemismo o la negativa al proyecto que presentó el Frente de Izquierda para que Mauricio Macri declarara frente a los legisladores por los Panamá Papers. Tantos y tan resonantes son los casos de corrupción que tuvieron que votar una ley que ampare a un corrupto con la condición que denuncie a otros más corruptos que él o de más peso, la famosa “ley del arrepentido”.

La justicia burguesa

¿Por qué se lo enjuicia a De Vido o mejor dicho con qué pretextos morales se lo enjuicia?

No es que los capitalistas burgueses o sus serviles legisladores sean honestos y por estas razones traten de eliminar la corrupción, existe un hilo conductor entre un gobierno y otro siendo el mismo hilo que “ensucia” al Parlamento en tanto corrupción. Los sectores más lucidos de la burguesía ven con preocupación que el ciudadano de a pie empiece a cuestionar la validez (legitimidad) de estas instituciones.

Lo cierto es que la corrupción es inherente al sistema capitalista y atraviesa lógicamente a todas sus instituciones, en este caso al parlamento, razón por la cual todos los partidos del régimen son permeables a esta y por ende a un inminente desafuero.

Existe dentro del marco de hipocresía reinante una tercera razón por la cual se denuncia a los miembros del gobierno saliente.

Se denuncia porque “Es bueno que la gente sepa” de tiempo en tiempo a los políticos les da por la axiología -dicen Duran Barba y Santiago Nieto-. Se convierten en jueces y predicadores de valores. Resuelven que es bueno que la gente sepa que su adversario es “malo”, que deben comunicar que el gobierno anterior fue un desastre. Se dedican a hurgar en las cloacas, en lugar de cumplir con sus promesas de campaña. Esto ocurre con más frecuencia cuando llegan al poder con una fuerte dosis de agresividad en contra del gobierno que los precedió…”6.

Queda clara la estrategia, continúan haciendo campaña, hacen suyo el pensamiento popular acerca del castigo a los corruptos, no porque sean honestos sino porque deben apartar la mirada de la gente del saqueo que están realizando, Por cierto, la causa se destapó en un momento muy oportuno, ya está el borrador de la reforma laboral y previsional sobre la mesa, y no nos extrañemos que para el momento de votarla decidan enjuiciar o detener a alguien de mayor peso político.

La burguesía utiliza para sus fines de dominación otra de sus instituciones en este caso la justicia.

La izquierda en el parlamento

“Decidir una vez cada cierto número de años qué miembros de la clase dominante han de oprimir y aplastar al pueblo en el Parlamento: he aquí la esencia del parlamentarismo burgués, no sólo en las monarquías constitucionales parlamentarias, sino en las repúblicas más democráticas”7.

Evidentemente, el Parlamento burgués como parte del Estado capitalista, no representa los intereses de los trabajadores y los sectores populares. Pero, igualmente es importante que los revolucionarios participemos de estos espacios para denunciar la rapiña y explotación del sistema en detrimento de los trabajadores así como el carácter de clase del mismo, denunciando los casos de corrupción, explicando la transversalidad de la misma al régimen capitalista.

Sólo a través de la más amplia democracia de las mayorías, el control y planificación de las palancas económicas del Estado, es decir el Socialismo, podremos acabar con las bases materiales e ideológicas que sostienen a la corrupción.

1 https://es.wikipedia.org/wiki/Caso_argentino_por_venta_de_armas_a_Ecuador_y_Croacia

2 http://www.lanacion.com.ar/1257999-la-ley-banelco-10-anos-sin-condenas

3http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/04/160415_brasil_congreso_juicio_politico_dilma_rousseff_mr

4 https://elpais.com/internacional/2017/10/25/america/1508965768_379443.html

5 Bill forinclosuresofcommons leyes sobre el cercado de terrenos comunales(K.Marx El capital Cap. XXIV La llamada acumulación originaria).

6 El Arte de Ganar como usar el ataque en campañas electorales exitosas, Jaime Duran Barba - Santiago Nieto (pág.. 247-248 editorial DEBATE)

7 El estado y la revolución, V.L.Lenin (pág. 83-84 Centro de Estudios Socialistas Karl Marx)