Inicio Argentina Argentina Macri perdona a Macri: El curro del Correo es el curro del capitalismo

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Macri perdona a Macri: El curro del Correo es el curro del capitalismo PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Marcelo   
Jueves 16 de Febrero de 2017 00:34

macri y macri

El escándalo desatado en torno a la deuda de la empresa Correo Argentino, administrada por el Grupo Macri entre 1997 y 2003, deja nuevamente a la luz que este gobierno no es más que una asociación ilícita al servicio de sus propios intereses que no son otros que los intereses del conjunto de la burguesía.

El escándalo internacional de los Panamá Papers, la adjudicación de obra pública de manera descontrolada a Angelo Calcaterra (primo de Mauricio Macri), la compra de bancos fantasmas, la vinculación de la familia presidencial al caso “lava jato” en Brasil y, ahora, el caso de la autocondonación de la deuda del correo son sólo los casos recientes de un grupo empresario que, como no podía ser de otra manera, es históricamente corrupto.

La familia Macri hizo su fortuna a costa de chuparle la sangre al Estado y fue uno de los grandes beneficiarios de la última y más sangrienta dictadura militar (1976 – 1983).

Las empresas ligadas a la sociedad Macri (SOCMA) constituyen un emporio de 46 empresas, la mayoría de ellas creadas durante la dictadura y que tuvieron un crecimiento exponencial mientras el ejército a pedido de empresarios, banqueros y terratenientes exterminaba a los trabajadores para imponer, a sangre y fuego, el modelo neoliberal.

En 1982 el Banco Central de la Nación encabezado por Domingo Cavallo estatizó la deuda privada de las empresas de la burguesía, que colaboraron con el gobierno de facto y las empresas de Macri se vieron beneficiadas traspasando sus millonarias deudas a las espaldas del pueblo argentino.

El saqueo de Correo Argentino

El 26 de agosto de 1997 el gobierno del nefasto Carlos Menem le otorgó al Grupo Macri la privatización del sistema de correo en Argentina. Como en toda privatización, ésta se hizo con la promesa de convertir una empresa estatal deficitaria en una empresa privada eficiente y moderna y como en toda privatización esto acabo en un desastre para los intereses de los trabajadores y sectores populares y en un negocio altísimamente rentable para los empresarios.

Para ganar la licitación los Macri se habían comprometido a pagar un canon de 51 millones de pesos/dólares por semestre, aunque finalmente sólo cumplió con el pago el primer año.

Por otro lado, el servicio postal pasó a ser uno de los más caros del mundo, el macrismo disparó las tarifas a la vez que ofrecía un servicio deficiente.

Otra constante de las empresas de Macri fueron los despidos masivos. El grupo llevó adelante una política de reducción de planta que terminó con 100 sucursales postales cerradas y el 25% de los trabajadores en la calle.

En el año 1999, en el colmo del cinismo, la empresa consiguió que el gobierno computara como inversiones unos 126 millones de pesos/dólares que utilizaron para pagar indemnizaciones por los despidos masivos.

La plata que el grupo había prometido utilizar para mejorar equipamiento y tecnología fue usada para despedir trabajadores.

La empresa fue saqueada, cayendo su participación en el mercado del 38% al 33%. El déficit producido por los administradores privados llevó a una declaración de quiebra en 2001.

El 19 de noviembre de 2003 el gobierno de Néstor Kirchner dio por finalizada la privatización y la empresa volvió al Estado en ruinas. Franco Macri, padre del presidente declararía: “Le dejamos al Estado una empresa moderna y rentable”.

Pero la estafa no termina ahí. El Grupo Macri luego argumentó que el decreto de Kirchner era inconstitucional y comenzó a litigar contra el Estado reclamando cifras millonarias como indemnización.

Que dios te lo pague

El escándalo de Correo Argentino ha sumado un nuevo capítulo. El Macri presidente pretende “perdonarle” al Macri empresario unos $70.000 millones lo que significa una licuación de la deuda de un 98.82%

La propuesta del “no pago” de Macri a Macri consiste en que el Macri empresario cancele la deuda al mismo valor de 2001 ($296 millones) y con un interés del 7% sólo aplicable de ahora en adelante y dividido en cuotas anuales durante 15 años. Una vez más, los Macri se benefician del Estado en esta propuesta de pagar para no pagar.

Desde el año 2002, los Macri han usado todo tipo de dilaciones para no pagar, y han realizado propuestas usureras que venían siendo rechazadas por la justicia.

Ahora que el propio Macri es gobierno, el Estado conducido por Macri pretende aceptar la licuación de la deuda.

Recientemente Mauricio Macri y el Ministro de Comunicaciones Oscar Aguad fueron imputados por esta maniobra. La fiscal de la causa pidió iniciar una investigación criminal tendiente a corroborar la existencia de conductas delictivas, ya que se observa un perjuicio patrimonial multimillonario en las arcas del Estado y calificó el intento de licuar la deuda de ruinoso, abusivo e inadmisible.

A todo esto, es increíble observar las piruetas de los medios masivos de comunicación intentando minimizar la cuestión o de restarle responsabilidad al presidente empresario.

Lo mismo sucede con los políticos que hicieron su “carrera” mostrándose como adalides de la lucha contra la corrupción y hoy guardan silencio. La hipocresía y el cinismo en su máxima expresión.

El capitalismo es corrupción

El capitalismo es un sistema socio-económico que perpetua el robo legal. Esto se ve corroborado en que las ganancias de los capitalistas provienen del trabajo no pagado a la clase trabajadora como explicamos en nuestro articulo: “De cómo cada trabajador mantiene a la burguesía o las distintas maneras que el patrón saquea a los trabajadores”.

Pero dejando de lado el robo legal, por parte de las grandes empresas también podemos hacer una larga lista de los casos de corrupción en los últimos años que entremezclan intereses de políticos y empresarios.

Desde el retorno de la democracia en 1983, como para tomar una fecha de referencia, absolutamente todos los gobiernos estuvieron salpicados por casos de corrupción ligados al robo de recursos o a beneficiar a empresas privadas y esto sucede porque son las relaciones de producción capitalistas la que conllevan la corrupción, siendo inmanentes al sistema; y es el Estado burgués el principal baluarte de la misma.

El Estado capitalista esta diseñado para mantener entre bambalinas la corrupción y el saqueo de recursos, y sus leyes e instituciones juegan este papel y cuando no lo juegan es porque son producto de la movilización y lucha de las masas que imponen en letra de molde estos avances.

La conclusión a la que debemos llegar, es que mientras exista el Estado Burgués, es decir mientras exista el capitalismo, los casos de corrupción se mantendrán, por lo tanto, la lucha no pasa por quitar a tal o cual político corrupto, o por denunciar a tal empresario corrupto, sino por la eliminación del capitalismo.

Si nuestras demandas pasan porque la “justicia” o los representantes políticos resuelvan la cuestión no llegaremos a otra cosa que a más corrupción. La mejor manera de resolver estos problemas estructurales pasa por el derrocamiento del sistema capitalista y la instauración de un sistema auténticamente democrático donde las decisiones sean tomadas por asambleas democráticas de trabajadores.

Sólo bajo una verdadera democracia de los trabajadores será posible acabar de raíz con la corrupción, el Socialismo es la única manera de acabar con los corruptos.

Una democracia Socialista donde existan elecciones libres de funcionarios con derecho a revocación, donde cada puesto político tenga el salario de un obrero calificado para evitar todo tipo de arribismo, donde todas las tareas del nuevo Estado sean por turno (cuando todos son burócratas, nadie es burócrata). Creemos que estas medidas pueden acabar con la corrupción Estatal como así el Control Obrero de la producción puede acabar con la corrupción en las empresas.

A la corrupción del sistema, adopte la forma que adopte, debemos oponerle la lucha por la completa transformación de la sociedad, la lucha por el Socialismo y la desaparición de los privilegios, los abusos, las injusticias y la corrupción que son el santo y seña del sistema capitalista que todos los políticos burgueses defienden y amparan.

La corrupción de la familia Macri no es otra cosa que la corrupción del Capitalismo personificada.

Súmate a la Corriente Socialista Militante y luchar por estas ideas.