Inicio Argentina Argentina El Empresariado en guerra contra el control estatal

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
El Empresariado en guerra contra el control estatal PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Gustavo Valdés   
Jueves 28 de Abril de 2011 21:58

Cuando el Estado deja de ser "bobo"

El gobierno K decidió "blanquear" una cuestión indiscutible: luego de retomar el control de los fondos de jubilación y pensión (que estaban en manos de las AFJP invertidos, a su vez, en financieras, bancos, y grandes empresas monopólicas como Techint y Clarín) el Estado se hace de una serie de acciones que le dan la posibilidad de disponer de entre el 5 y el 30% del reparto de las ganancias declaradas y reclama un director en el directorio de Techint acorde al 5% que le correspondía.

Cuando el Estado deja de ser "bobo"

¿Qué pasó en Argentina? ¿Es verdad el chavismo del kirchnerismo, o es que se han vuelto "escuálidos" la derecha y la patronal?

Bueno, expliquemos un poco, porque ni uno ni otro son tanto ni tan poco.

El gobierno K decidió "blanquear" una cuestión indiscutible: luego de retomar el control de los fondos de jubilación y pensión (que estaban en manos de las AFJP invertidos, a su vez, en financieras, bancos, y grandes empresas monopólicas como Techint y Clarín) el Estado se hace de una serie de acciones que le dan la posibilidad de disponer de entre el 5 y el 30% del reparto de las ganancias declaradas y reclama un director en el directorio de Techint acorde al 5% que le correspondía.

Sin embargo, Techint desconoce la incorporación de directores estatales por la minoría, y el Estado responde con el decreto 441, que básicamente levanta la limitación de incorporar directores según la proporción de tenencia accionaria.

El dinero de estas acciones (23.000 millones de pesos) debe ser centralmente manejado por la ANSES y los directores propuestos responden a ese organismo, por lo cual no los puede poner la empresa sino el mismo interesado que es el Estado. Ocurre que las ganancias declaradas -sin contar las evadidas- no siempre son distribuidas e incluso se acumulan en varios balances anuales; es decir, el Estado debe pelear por los fondos que no quieren repartir, pero además pelear por números reales y no por los ficticios de las empresas.

La basura bajo la alfombra, la dictadura empresaria

El problema central, es que los chanchullos, trampas y engaños a montones que siempre han hecho con tanta impunidad, serán más difíciles de concretar por estar expuestos a que estos directores (de la ANSES) no acepten ser comprados y ventilen tanta perfidia.

El método de un directorio es el alma de la sociedad capitalista. El directorio es una minoría que decide todo, pero incluso ese directorio es una farsa de debate y decisión: la mayoría de los directores son amigos, familiares y otros testaferros que sirven para formalizar los requisitos de una sociedad empresaria, los que deciden no son más que dos o tres tipos.

Por caso, el patrimonio de Techint (Siderar -empresa del grupo- fue la fusión de la estatal SOMISA y SIDERCA) sería muy cuestionable por la corrupción e impunidad en la adquisición de Somisa.

La mayoría de los subsidios y ventajas estatales a este tipo de empresas se caerían, porque sin duda les costaría mucho "dibujar" los balances.

Que abran los libros, control obrero

No hay que dar muchas vueltas, los monopolios, como Techint, controlan palancas fundamentales de la economía de un país. Y no lo hacen con un manual de procedimientos bajo el brazo, sino comprando voluntades, chantajeando gobiernos, violando todo tipo de normas legales, laborales y sindicales. El año pasado pidieron a Cristina que intercediera para que Chávez los indemnizara por la expropiación de SIDOR en Venezuela, cosa que hizo la presidenta; a cambio, prometieron volcar ese dinero en Argentina. Jamás lo hicieron, no se puede pactar con el demonio sin perder el alma.

Con SIDOR hicieron desastres violando todas las normativas vigentes y más. Para cuando la situación se hizo insostenible para los trabajadores de SIDOR el gobierno de Chávez no lo dudo y correctamente expropio la empresa, aunque concedió una importante e injusta indemnización.

Expropiación bajo control obrero

Saludamos este paso -así como antes el traspaso al estado de las AFJP- forzado, pero necesario, del gobierno defendiendo los intereses de los trabajadores, activos y pasivos. Pero debemos señalar con honestidad que la derecha busca golpear desde todos los rincones posibles, que traicionará todos los acuerdos si fuera necesario, que chantajeará con los trabajadores de rehenes, que dilatará todas estas acciones por medio de la justicia como lo hace Clarín con la aplicación de la ley de medios.

Y que la mejor defensa debe ser el ataque. Las empresas -con o sin participación del Estado con acciones- deben ser obligadas a abrir y transparentar sus libros contables, los trabajadores debemos controlar esos libros, la producción, la inversión. En fin, todo el proceso productivo, es decir Control Obrero. Si se resisten las empresas entonces llamamos a seguir el ejemplo de Venezuela y que sean expropiadas por el Estado, bajo el control democrático de sus trabajadores.