Brutal desalojo a los habitantes del ex - Padelai: realojo inmediato o entrega de vivienda social Imprimir
Escrito por María López   
Jueves 20 de Marzo de 2003 00:00
Las 89 familias que habitaban el edificio del ex - Padelai, fueron desalojadas el 25 de febrero en un violento operativo policial mediante el uso de gases lacrimógenos y balas de goma. Las negociaciones por parte del gobierno no fueron suficientes, los subsidios ofrecidos fueron de dos meses por lo que muchas familias decidieron quedarse. El desalojo fue autorizado por un juez ante el "riesgo que corría la vida de las personas", por el peligro de derrumbe del edificio. Sin embargo mujeres y niños dededeiños debieron huir de los gases lacrimógenos y varios habitantes fueron heridos por la policía federal. Las 89 familias que habitaban el edificio del ex - Padelai, fueron desalojadas el 25 de febrero en un violento operativo policial mediante el uso de gases lacrimógenos y balas de goma. Las negociaciones por parte del gobierno no fueron suficientes, los subsidios ofrecidos fueron de dos meses por lo que muchas familias decidieron quedarse.
El desalojo fue autorizado por un juez ante el "riesgo que corría la vida de las personas", por el peligro de derrumbe del edificio. Sin embargo mujeres y niños debieron huir de los gases lacrimógenos y varios habitantes fueron heridos por la policía federal. Resultaron 13 heridos y 86 detenidos, entre ellos 11 menores y ancianos. La represión continuó cuando asambleístas, integrantes del movimiento piquetero, de organismos de derechos humanos, legisladores, periodistas y vecinos de la zona se presentaron en horas de la tarde en apoyo a las familias que estaban siendo desalojadas, 21 de los manifestantes fueron detenidos. Finalmente alrededor de la medianoche debido al pedido de la gente los detenidos fueron dejados en libertad.
Como desde principios de los 90 los habitantes adquirieron un setenta por ciento del inmueble, el gobierno porteño tuvo que argumentar que ante un posible derrumbe del edificio era necesario desalojar a las familias habitantes de éste. Sin embargo, este argumento fue usado para reprimir, en lugar de garantizar a los pobladores una vivienda digna o subsidios equivalentes al valor de una propiedad.
El verdadero motivo del desalojo es el interés económico que el gobierno ve sobre el Padelai. Este fue valuado en 20 millones de pesos. Como el plan es convertir la zona sur en un centro turístico, la manzana que ocupa el edificio podría ser utilizada para la construcción de un shopping o un hotel.
El gobierno porteño, pretendiendo "salvar la vida de las familias" al desalojarlas de sus viviendas, violó los derechos humanos y las condena a vivir en la calle y en la miseria. Actualmente, sólo en la ciudad de Buenos Aires, hay más de 2.000 edificios ocupados, y son 200.000 las familias que viven en la calle. El gobierno recurre generalmente a la represión de mujeres y niños para recuperar edificios abandonados. Algunas de las familias desalojadas alquilan cuartos en hoteles o pensiones, que generalmente se encuentran en condiciones infrahumanas, pero a otras les es imposible pagar un alquiler por lo que se ven obligadas a vivir sin un techo.
Por eso exigimos: o que realojen a estas familias, de nuevo en el ex-Padelai, o que les entreguen inmediatamente una vivienda social digna dentro de la ciudad.