Venezuela: ¡Democratización en el PSUV! Imprimir
Escrito por CMI Mérida   
Lunes 15 de Octubre de 2012 13:40

Candidatos De PsuvEl 10 de octubre un poco después de las 8:30 pm apareció en los medios de comunicación el vicepresidente del partido socialista unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, anunciando los candidatos para gobernadores en las venideras elecciones. La respuesta por parte de las bases del partido no se hizo esperar.

En todas las  redes sociales, por mensajes de texto y hablando con diferentes camaradas se puede encontrar un descontento por la forma en que se eligieron estos candidatos, ¿Cuáles fueron los criterios tomados en cuenta para su elección?; ¿se ha evaluado su gestión anterior correctamente?, y sobre todo ¿gozan de apoyo popular?

El camarada presidente Hugo Chávez, cuando fundó el PSUV, dijo que este partido debía ser la organización política que impulsara la revolución. Debía aglomerar a todos los militantes revolucionarios; en cada comunidad, fábrica, barrio, pueblo y ciudad. Chávez habló de estar hombro a hombro con obreros, campesinos, estudiantes, amas de casa, pequeños productores. Pero lamentablemente la realidad del PSUV en estos momentos es diferente.

Sin duda alguna el PSUV es el que tiene mayor aceptación en la sociedad venezolana, todas las encuestas de opinión así lo confirman y es el partido con la mayor cantidad de votos en todas las elecciones. Pero debemos preguntarnos si marcha en el camino correcto y si: ¿la selección de los candidatos por la dirección del partido es la política adecuada para que el partido y la revolución se fortalezcan? Muchos compañeros están realmente molestos por esta selección dicen: “a ese candidato no lo quiere nadie aquí”, “ese candidato nunca fue visto en mi comunidad”.

En nuestra opinión creemos que esta forma de elegir a los candidatos no fortalece al partido ni a la revolución, todo lo contrario; los debilitan. Pensamos que la elección debió realizarla la base del partido. Somos los militantes de a pie, los que nos codeamos todos los días con los sentimientos de nuestros compañeros trabajadores y campesinos. Nos dicen qué piensan de cada uno de los dirigentes, quién mejor que los militantes de base para saber en qué ha fallado un gobernador o un alcalde, quién mejor que nosotros sabe las necesidades de cada ciudad, urbanización, barrio, o calle.

Partido Socialista Unido de Venezuela

A pesar de los grandes esfuerzos del camarada Hugo Chávez en crear un partido de masas que reúna lo mejor y más avanzado de nuestro pueblo y clase trabajadora, dejando atrás los partidos que son utilizados como simple  maquinaria electoral, debemos decir que estos objetivos no han sido logrados. Actualmente, el partido es utilizado como máquina electoral y no como una organizaron que debata continuamente sobre las políticas que debe seguir la revolución en cada momento, desde sus bases,  fijando claramente las ideas revolucionarias que defendemos, discutir los programas que deben seguir cada uno de las organismos del estado, y crear en nuestra militancia:  tradiciones  de lucha, compromiso y esfuerzo. Discutir el método y la táctica a seguir en cada batalla que nos toca realizar.

Nuestro  partido socialista solo se está activando en las campañas electorales y muy limitadamente, lamentablemente se está convirtiendo en una maquinaria para hacer propaganda por un candidato u otro, y dejando atrás los objetivos en los que fue fundado por el camarada Chávez.

El partido debe estar presente en cada lucha sindical, estudiantil, campesina, en las comunidades, también apoyando y haciendo todo lo posible por ayudar a los obreros de otros países del mundo en sus batallas,  siempre al lado del pueblo pobre y trabajador, siempre al lado de la clase que es el motor del socialismo, no solo acompañando a los explotados sino siendo su herramienta de lucha.

En los actuales momentos la dirigencia del PSUV tomó el método de cooptación para elegir estos candidatos. Pero por qué este método antidemocrático y para estos candidatos que jugarán un papel tan importante para el futuro inmediato de la revolución. Si bien es cierto el método de cooptación puede ser el mejor en ciertas condiciones, como cuando un partido es acorralado y tiene que trabajar en la clandestinidad, este método debe ser entendido como una excepción y no como la regla. A nuestro entender las condiciones de Venezuela son las propicias para que cada candidato y miembro de la dirección del partido sean elegidos democráticamente por las bases.

Lamentablemente el daño que se le hace a nuestro partido y a la revolución utilizando la cooptación es incalculable y vamos a sufrir sus consecuencias en el corto y largo plazo, el primero de ellos es la mala gestión que muchos de estos candidatos harán si son elegidos como gobernadores, ya que han sido probados y no tenemos muchas cosas por la cual orgullecernos, lo que traerá como consecuencia la desmoralización y cinismo por parte de la gran mayoría de nuestro pueblo.

En segundo lugar, y tal vez el más importante, es que no le brindamos a nuestra militancia la oportunidad de crecer políticamente, desarrollar sus ideas y conciencia política. A través del debate y la discusión es cuando un ser humano reafirma sus convicciones, y aclara sus ideas. Sin estas luchas y debates seríamos simplemente robots que realizan sus tareas pre programadas sin la menor conciencia de lo realizado. La formación de los cuadros no se realiza con una simple charla, o transmitiendo un video. Los cuadros se forman en el debate continuo.

¿Qué tipo de militantes queremos tener? Todo revolucionario consecuente debe realizarse  esta pregunta. Si queremos tener militantes consientes y mejor preparados para las luchas que nos tocará vivir en el futuro, se debe permitir la mayor democracia en el partido, estimular la discusión de las ideas, aprovechar cada elección de candidatos para que sea una discusión de programas, métodos e ideas. ¡Si queremos un partido fuerte, debemos debatir y elegir los candidatos desde las bases! pero si  queremos un tipo de militante sin conciencia, inseguro, confundido, incapaz de convencer a nadie, que sólo sirva para pegar un afiche o hacer “bulto” en un mitin, si ese es el tipo de militante que queremos, apoyaremos el método de cooptación. Lamentablemente pareciera que muchos quieren el segundo tipo de militante.

Ninguno de nosotros debemos tener miedo de la gran cantidad de opiniones que se producen en nuestro partido en el momento de discutir políticas e ideas pero, si de algo estamos seguros, es que la única manera verdadera de que triunfen las ideas correctas es a través del debate. Estamos completamente seguros que después de cada discusión con nuestros compañeros, todos saldremos más fortalecidos y, con nosotros, el PSUV y la revolución. Cada elección es una gran oportunidad para discutir ideas, programas y métodos por parte de todas las tendencias dentro del partido.

Algunos camaradas dicen que cuando se hacen elecciones por las bases, los candidatos que tienen  dinero e influencias los utilizan para persuadir a muchos compañeros a elegirlos. Esto es cierto y se ha visto en las pasadas elecciones de candidatos para gobernaciones. Y seguramente -si somos llamados a elecciones para candidatos- estos vicios del pasado volverán a ocurrir, pero esto no es excusa para no convocar a las bases a elegir. Debemos defender la selección por las bases de todos los candidatos  a elección popular  y al mismo tiempo pedir una campaña justa por parte de todos ellos.

Los candidatos a gobernación de las elecciones pasadas fueron escogidos por las bases, y muchos de ellos luego hicieron una muy mala gestión, esto da pie para que muchos burócratas dentro del partido aleguen “las bases han escogido los candidatos inadecuados”; “no tienen la suficiente conciencia política para escoger a sus representantes, debemos decirles qué es lo bueno para ellos”, para estos señores cualquier candidato del pueblo es un candidato “inadecuado”. Por cada candidato salido desde las bases, es una oportunidad menos que tienen los arribistas de hacer pactos entre las diferentes camarillas y grupos. No negamos que algunas veces nos hemos equivocado, pero nuestras equivocaciones en la elección de candidatos han sido honestas y no movidas por ningún interés personal. A estos “argumento” debemos responder con mucha fuerza: ¡exigimos nuestro derecho a equivocarnos!

Todos los compañeros más avanzados están conscientes del peligro que representa la burocracia para la revolución, hoy más que nunca el pueblo es más crítico hacia ella, la ven como un freno, como la culpable de que muchas iniciativas del camarada Chávez nunca se concreten y un gran porcentaje del recurso -que es destinado a resolver sus problemas- es robado por ella en su infinidad de maniobras. Una importante capa de nuestros camaradas entran en desmoralización y apatía, los más consecuentes nos organizamos para defendernos y defender el futuro de nuestra querida revolución.

Una de las principales herramientas en la lucha contra la burocratización es la toma de decisiones en las bases, es exigir nuestro derecho a escoger los candidatos para todos los cargos de elección popular.

¡Por la democracia interna dentro de nuestro partido!

¡Discusión en las bases de todas las políticas y programas de las instituciones del estado!

¡Elección democrática de los candidatos!