La Revolución venezolana en la encrucijada Imprimir
Escrito por Lal Khan - Paquistan   
Lunes 08 de Octubre de 2012 17:47

elecciones2012-thEl presente análisis de la situación en venezolana es un esfuerzo más de la CMI y Manos Fuera de Venezuela por arrojar luz a los ojos de millones de hombres y mujeres del mundo frente a la lluvia de mentiras mal intencionadas que desde las grandes cadenas de desinformación internacional se hacen para confundir la visión que pueden tener los trabajadores de lo que sucede en nuestro país hermano, ante la actual crisis que vive el sistema capitalista.

 

Las elecciones que se celebran hoy, 7 de octubre de 2012, en Venezuela tienen una importancia histórica enorme. Los resultados tendrán un impacto crucial no sólo en Venezuela y América Latina, sino más allá de sus fronteras, en la conciencia de las masas y en la dinámica de la lucha de clases. No es ni un accidente ni una casualidad que ha habido un enorme interés y atención en el resultado de este comicio por los expertos y estrategas de las elites occidentales imperialistas mundiales dominantes y sus medios de comunicación.

 

A Chavez se lo ha llamado dictador, tirano, autoritario, narco, anti-estadounidense, colaborador del terrorismo. Han presentado la imagen de Venezuela como de violencia,  inseguridad,  delincuencia,  corrupción y caos, al no mencionar los increíbles logros y avances sociales durante la última década, o las causas de las desigualdades sociales dejadas por los gobiernos anteriores. Estos ataques mordaces sobre Hugo Chávez no dejan de tener una razón. Están aterrorizados de una victoria bolivariana. Los ataques retóricos contra Irán, Corea del Norte, el fundamentalismo islámico, etc son un juego de pelota diferente.

 

De hecho, el imperialismo y la oligarquís venezolana están haciendo campaña con fervor a la oposición conjunta (forjada por los imperialistas y sus agentes) y el candidato Henrique Capriles Radonski para ganar esta elección presidencial. El apoyo imperialista para este candidato de la derecha es a favor de los intereses muy claros de la reanudación del saqueo imperialista sin trabas y la intensificación de la explotación capitalista. El apoyo imperialista fue descrito claramente por Robert Zoellick, presidente saliente del Banco Mundial, cuando dijo en junio de este año, "Los días de Chávez están contados. Una victoria Capriles es una oportunidad para que el Hemisferio Occidental democratico en primer lugar.¨ Esto a pesar del hecho de que Chávez ha ganado ocho elecciones y referendos durante su mandato de casi catorce años, que fueron aprobados incluso por los llamados "observadores neutrales" estadounidenses incluyendo a la fundacion Jimmy Carter.

 

Pero el imperialismo y sus estrategas tienen una definición simple de la democracia: es el gobierno que hace lo que ellos quieren que haga -en otras palabras, la libertad de las empresas del mercado libre y el acceso sin restricciones para el capital corporativo a la explotación sin restricciones con el fin de acumular colosales tasas de ganancia. Capriles se destaca precisamente por estas políticas. Él se describe como un político centrista que mira a la izquierda, pero esto es mera retórica proveniente de un hombre que pertenece a una de las familias más ricas de Venezuela y cuyo programa de privatización, austeridad y neoliberalismo regresaria al país a la pobreza y el estancamiento de las "décadas perdidas" de los años 1980 y 1990.

 

Capriles y la sumisión de la oposición derechista a las grandes compañías petroleras y al imperialismo significarian un regreso al saqueo de las enormes reservas de petróleo de Venezuela, como en el pasado. Esto es evidente en la financiación de la campaña masiva de Caprile por parte de estos intereses creados, así como los planes para sabotear las elecciones. Su historial político incluye soporte para el golpe de 2002 contra Chávez y el ataque a la Embajada de Cuba durante esos dias en que Chávez estuvo derrocado. Este golpe militar fue apoyado secretamente por el imperialismo de EE.UU. y la oposición actual que ahora se hace pasar por demócrata. Capriles ha anunciado una política exterior de apaciguamiento con el imperialismo y de enfriamiento de las relaciones con los gobiernos de izquierda en Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y otros gobiernos electos como consecuencia de una creciente oleada de la lucha de clases en América Latina. Pero las masas no son tan ingenuas. Pueden ver la fisonomía fea de la oligarquía que se esconde detrás de su máscara sonriente.

 

Chávez era un coronel de los comandos militares de la década de 1980. De hecho, participó en una operación militar contra una campaña guerrillera en las montañas, lanzada por el partido comunista en ese momento. Uno de los líderes de los combatientes comunistas era el camarada León, quien más tarde se convirtió en ministro de alto rango en el gobierno de Chávez después del golpe de 2002. Ese fue un punto de encuentro único. Cuando Chávez fue elegido en 1998, no era socialista. Pero cuando trató de llevar a cabo la revolución capitalista, se sorprendió al encontrar que la mayor hostilidad hacia el cumplimiento de esas tareas provenía de la oligarquía capitalista y el imperialismo. Capitalistas, políticos y jefes de Estado, de Washington a Londres u a Madrid lo han presionado a someterse a sus agendas. "Ven con nosotros", instó al presidente del Gobierno español José María Aznar, tratando de seducirlo con ofertas de riqueza y lujo a cambio de obedecer a sus ordenes. Cada táctica sucia bajo el sol se ha utilizado para desestabilizar a su gobierno o hacer que le sea difícil gobernar, según lo declarado por el ex jefe del Departamento de Estado de EE.UU. Lawrence Eagleburger.

 

En un corto período de tiempo, Venezuela fue invadida por el sabotaje económico, el lock out patronal en la industria del petroleo, el caos en las calles y una brutal guerra mediática que distorsiona la realidad del país a nivel nacional e internacional. Chávez se convirtió en más popular. Y los millones de dólares fluyeron de las agencias estadounidenses a grupos antichavistas para desestabilizar, desprestigiar, deslegitimar, derrocar, asesinar o removerlo del poder por cualquier medio posible. Desde hace años, un grupo de miembros del Congreso de EE.UU. - demócratas y republicanos - han tratado de colocar a Venezuela en su lista de "Estados patrocinadores del terrorismo". Afirman que las relaciones entre Venezuela e Irán, Venezuela y Cuba, e incluso Venezuela y China es una "amenaza grave" para los EE.UU..

 

El tener que navegar a través de esta experiencia hizo que Chávez llegara a la conclusión de que las tareas de la revolución democrático burguesa no pueden llevarse a cabo dentro de los confines del propio capitalismo. Eso es lo que lo llevó a lanzar la consigna del socialismo del siglo 21. Lo que, en última instancia, condujo al golpe de Estado de 2002. El apoyo de Chávez entre la gran mayoría de los rangos inferiores del ejército y la movilización de un millón de personas en Caracas derrotó al golpe de Estado en 36 horas. A partir de entonces se embarcó en reformas radicales como la nacionalización de la industria petrolera y sectores de la economía, el 80% de los ingresos de los que previamente se iba al extranjero, por lo que ahora ese ingreso ha sido utilizado para la inversión en infraestructura y programas sociales que resultan en la reducción de la pobreza en un 21 por ciento de 1999 a 2010. El analfabetismo ha sido abolido, vías férreas, carreteras e instalaciones portuarias se están expandiendo a un ritmo sin precedentes. Hay atención médica integral y gratuita para los pobres. Más de 250.000 viviendas han sido construidas para las personas sin hogar. Las horas de trabajo semanales se han reducido de 44 a 40 horas. La licencia pre y post natal se ha ampliado a 26 semanas. La igualdad de género ha sido el sello del proceso revolucionario.

 

Pero el capitalismo no ha sido abolido y la oligarquía está tratando de sabotear la economía. Cortes de electricidad y una espectacular tasa de delincuencia cada vez mayor, y las dificultades de una infraestructura adecuada que no se puede construir, incluso bajo el capitalismo de Estado. Chávez no posee un equipo entrenado, ni un partido marxista-leninista. Pero la necesidad de un partido lo llevó a poner en marcha el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Sin embargo, esto fue una amalgama de diversos grupos de izquierda y progresistas con poca cohesión ideológica y organizativa, cristalizando en la formación de una fuerte ala derecha dentro del PSUV, que se compone principalmente de reformistas y elementos oportunistas que actúan como una especie de quinta columna. Ellos no creen en el socialismo revolucionario. Las secciones de esta burocracia incluso sabotean la implementación de las reformas radicales que Chávez anuncia. Este es un resultado inevitable de un partido que se crea mientras se está en el poder. Esta es la amenaza más perjudicial para esta revolución que se ha mantenido durante casi una década.

 

Las masas en Venezuela se situaron firmemente a favor de la revolución y desafiaron los ataques del imperialismo y contrarrestaron a las fuerzas contrarrevolucionarias. Ellas luchan para defender las conquistas de la revolución. Pero la revolución está lejos de haber concluido y esa es realmente la causa de la crisis que vemos en Venezuela.

 

Hoy en día las masas se pondrán a prueba contra la avalancha de propaganda de los medios y el capital financiero. Según las encuestas realizadas por la encuestadora dechista Datanalsis, el apoyo a Chávez se sitúa en el 43,6 por ciento en comparación con el 27,7 por ciento de Capriles. Si Chávez gana, planea seguir avanzando en la revolución. Él quiere establecer un sistema de comunas socialistas o entidades locales en todo el país como una forma de devolver el poder al pueblo. De acuerdo a una cita en The Economist: "Es la idea leninista de los soviets." El artículo continúa: "¿Y si pierde Chávez? Dijo a principios de este mes que una victoria Capriles llevaría a una "profunda desestabilización de Venezuela, que incluso podría causar la "guerra civil ". La oposición teme que el ejército podría apoyar al presidente si él decidiera no reconocer la derrota." Uno de los puntos fuertes de Chávez es su fuerte apoyo dentro de las fuerzas armadas que están "casadas ​​con el proyecto socialista de Chávez." Pese a los ataques de los imperialistas y la oligarquía él puede ir hasta el final y completar la revolución socialista. Un rápido aumento de las fuerzas del marxismo en el PSUV tendrá un papel decisivo en este cambio consecuente de proporciones gigantescas.

 

Traduccion: Lucha de Clases (Venezuela)