Inicio América Latina Venezuela ENTREVISTA REALIZADA EL 19 DE DICIEMBRE EN BARQUISIMETO, ESTADO DE LARA, CON DIRIGENTES SINDICALES DE LA CORRIENTE EL “TOPO OBRERO”

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
ENTREVISTA REALIZADA EL 19 DE DICIEMBRE EN BARQUISIMETO, ESTADO DE LARA, CON DIRIGENTES SINDICALES DE LA CORRIENTE EL “TOPO OBRERO” PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por El Militante   
Martes 21 de Enero de 2003 00:00

Hablan los trabajadores venezolanos

Marisa Luna, Secretaria general de Fintrasuteca que organizamos a trabajadores del barrido de las calles y recolección de basura.

Ricardo Galíndez, secretario ejecutivo de la CTV en el estado Lara.

Gustavo Paz, delegado sindical de SUMETAL-Lara, de trabajadores metalúrgicos.

El Militante. : ¿Cuál es vuestra opinión sobre este paro convocado por la CTV y Fedecamaras?
Marisa Luna. : Yo como venezolana rechazo completamente las acciones hechas contra el gobierno, porque es un acto completamente golpista que se inicia en la industria principal de nuestro país. También se ha visto la posición de los trabajadores de varios sectores, buhoneros, aseo urbano, metalúrgicos, gran cantidad de sectores que hemos rechazado esta posición golpista.
Ricardo Galindez. ¾ Este es un intento de golpe de carácter transnacional y del capital bancario y financiero. Un golpe que está siendo impulsado por las cúpulas dirigentes tanto del empresariado de Venezuela, como por la cúpula político-partidista de la CTV, tanto en su ala derecha como en su supuesta ala de izquierdas encabezada por Froilán Barrios, y está financiado encubiertamente por el imperialismo norteamericano. Es de un carácter netamente anti-obrero, anti-nacional. Uno de sus objetivos es la privatización de PDVSA, así como acelerar la privatización de la Seguridad Social. Los trabajadores como tales, en ningún momento y en ninguna parte de Venezuela han hecho manifestaciones para apoyar este paro. La paralización de los trabajadores se ha dado por la vía obligada, ya que son los industriales los que se han parado, han cerrado sus portones y les han garantizado a sus trabajadores el pago de sus salarios. Entonces, no se da un apoyo de los trabajadores. Inclusive en muchas empresas donde a los trabajadores se les ha permitido decidir si van o no al paro, estos han decidido ir a trabajar, entre ellas la industria azucarera, algunas medianas empresas de aquí de la ciudad. Y el pueblo como tal, desde el propio 2 de diciembre, se vio como tomaba las calles y utilizaba su día libre, pagado por el empresariado para realizar sus compras. En ningún momento ha sido apoyado ni por la clase obrera ni por el pueblo en general. Si acaso el comercio si se paralizó un 20 o un 30% en las grandes ciudades, no así en las pequeñas, y la industria se paró en un 60%, pero no la industria básica, con la excepción de PDVSA. Pero quien paraliza PDVSA es la llamada nómina mayor.
Gustavo Paz. : Yo como representante de un sector de los trabajadores metalúrgicos te puedo decir que, recogiendo la voz de los trabajadores, nosotros rechazamos totalmente este matrimonio anti-histórico de Fedecamaras, que representa a los empresarios, y la CTV que representa a los trabajadores, porque nosotros entendemos que está hecho para darle un golpe de estado al presidente Chávez. Eso significaría un retroceso inmenso y quitarnos esos espacios que los trabajadores hemos conquistado a través de la conciencia que nos ha levantado el presidente Chávez con este proceso revolucionario que realmente nos ha elevado el nivel de conciencia a los trabajadores. Hemos conquistado espacios en el sindicato. En el que yo estoy, el presidente es un burócrata golpista de Acción Democrática y ha recibido bastantes golpes a raiz de ese nivel de conciencia que se ha elevado. Definitivamente nosotros entendemos que esta alianza entre estas dos fuerzas, empresarios y la central sindical es para meterle la mano al negocio petrolero y por que ellos saben que se les viene encima un proceso revolucionario que les puede rebasar, sobretodo a esas burocracias sindicales enquistadas en la CTV.
RG. : En mi experiencia en las empresas, podríamos decir que de cada 10 trabajadores, entre 7 y 8 están identificados con este gobierno.

EM. : Entonces ¿qué tipo de legitimidad tiene la actual dirección de la CTV?
RG. : Para nadie es un secreto que las elecciones a la cúpula de la CTV, nacional y regional, son elecciones donde predominó la trampa y la zancadilla. Aunque el gobierno también tiene parte de culpa de lo que allí sucedió porque con su política desmovilizadora, ayudaron a revivir a la burocracia sindical. Desde el punto de vista legal son la dirección de los trabajadores. Pero de todas maneras lo que sucedió en el mes de octubre del año pasado en las elecciones sindicales no se aparta de la cultura de la burocracia sindical en Venezuela. Lo diferente es que pudimos participar corrientes que en otros momentos no lo podíamos hacer con todas las maniobras que allí se daban. Fue también la primera vez que hubo elecciones directas a ese nivel.
Sin embargo, a partir del 11 de abril, la dirigencia nacional y muchas de las regionales de la CTV pierden legitimidad porque se alian con Fedecámaras en función de dar un golpe de estado, destruir la constitución que nos dimos en elecciones libres y para fomentar una alianza con el imperialismo norteamericano. Porque aquí hubo muchísimas pruebas de que los gringos financiaron el golpe de estado del 11 de abril, participaron de una manera activa en su coordinación. Pero les falló una variante, que es la variante pueblo. Esa desligitimación del 11 de abril se ratifica ahora a partir del “paro” del 2 de diciembre.
GP. : Yo te puedo dar el ejemplo del sector que represento de los trabajadores metalúrgicos. Trabajo en una empresa de zinc aquí en Barquisimeto, una fábrica de mallas electrosoldadas que en este momento tiene 85 trabajadores. En las elecciones sindicales de octubre pasado a la dirección nacional y regional de la CTV, la votación se hizo a mesa abierta, es decir se violó el voto secreto. Además los dos directivos sindicales responsables de la empresa donde yo trabajo, le indicaban a los trabajadores por qué candidato tenían que votar. “Ustedes van a votar por la plancha 1” que es la de los Adecos, en este caso, Carlos Ortega a nivel nacional. Y ellos estaban allí en cada extremo de la mesa comprobando los votos. A pesar de eso nosotros conseguimos nueve votos de la plancha 9 que representamos nosotros. Yo en ese momento no pude hacer nada, ya que estaba recien electo delegado sindical y mi trabajo era primero clandestino. Esta situación se vivió allí y en muchas otras empresas. Tenemos información de una de las empresas metalúrgicas más importantes del Estado Lara, de UNIVENSA, donde la gente de la plancha 9, que representa nuestra corriente del Topo Obrero, sacó una gran cantidad de votos, pero cuando llegaron las urnas a la sede del sindicato no teníamos ni un voto a favor nuestro. Y así en la mayoría de las empresas metalúrgicas, bajo presión de los mafiosos sindicales, ellos barrieron.
RG. : Te voy a dar otro ejemplo de los métodos “democráticos” de estos amigos. Nosotros en el proceso electoral tratamos de reinsertarnos en todas las empresas metalúrgicas principales y en dos oportunidades, tanto en UNIVENSA, ya mencionada, como en otra empresa importante como es Domínguez Continental, yo fui agredido físicamente. En un caso por el propio presidente de SUMETAL, Lara, y en otra por el secretario general. Después de estas agresiones físicas a portón de empresa cuando repartíamos la propaganda y nuestro periódico, un mes después fui agredido en mi oficina de trabajo y me causaron fracturas en la mano y en las costillas. Y fueron ellos, les hemos acusado y han sido citados para que rindan declaración y no se han querido presentar. A nivel de Educación, nos consta que en las mesas de votación, como los sectores clasistas, democráticos, éramos muy déniles y no teníamos representación en muchas mesas, bueno, los Adecos abiertamente recogían sus votos diciéndole a la gente por quien tenían que votar.

EM. : Vosotros habéis planteado desde El Topo Obrero la consigna de “fábrica cerrada, fábrica tomada”. Yo lo que quería preguntar es qué efecto ha tenido esta consigna, si se ha materializado, o si ha habido algunos ejemplos en que se haya discutido en asambleas, etc.
RG. : En el caso del estado Lara el sector dónde más impacto ha tenido ha sido en el sector agro-industrial de la caña de azúcar, particularmente en Torres. En el paro pasado de antes del 11 de abril, nosotros hasta logramos impedir que la patronal cerrase algunas haciendas donde se había pagado el salario a los trabajadores y se les había dado el día libre con motivo del paro. Nosotros llevamos autobuses de obreros, forzamos la apertura de los portones para que se pudiera cortar la caña. En esta ocasión no pudimos hacer lo mismo en las haciendas porque el patrón escondió las unidades autobuseras. Pudimos llevar a algunos trabajadores pero la empresa montó una vigilancia especial que impidió el intento de los trabajadores de entrar. Y en la factoría donde se procesa la caña sí logramos trabajar un día. En Lara, que nosotros sepamos, éste es el sector dónde como clase trabajadora se discutió más a fondo y logramos lo que ya he mencionado.

EM. : ¿Cuál fue el papel de los trabajadores en la derrota del golpe de estado del 11 de abril?
RG. : Como clase trabajadora, como sindicatos no se participó de forma organizada, pero sí que se participó como pueblo, todos nuestros compañeros, aquí y en Caracas se pusieron a defender a este gobierno, pero más bien a través de organizaciones barriales. Ahora bien la participación del pueblo fue masiva, particularmente en Caracas y en Maracay. La expresión de apoyo a Chávez fue nacional, hasta en los pueblos más remotos de 15 o 20.000 habitantes. Inclusive en Maracay se formaron columnas de trabajadores, de reservistas que se apostaron frente a los cuarteles exigiendo ser reincorporados para defender al gobierno con las armas si fuera necesario.

EM. : ¿En qué sectores tiene más influencia la corriente de El Topo Obrero?
RG. : A nivel de la dirección sindical del Estado, nosotros tenemos una secretaría ejecutiva, aunque sin ningun cargo específico. Luego tenemos compañeros en varios sindicatos, lo fundamental en el sector agro industrial dónde hemos ganado la mayoría en toda una serie de haciendas a través de asambleas de trabajadores. En Torres, en el punto más fuerte del corte de caña nuestros sindicatos agrupan a dos mil trabajadores, en un municipio que tendrá 250.000 habitantes. Después tenemos algunos delegados en el sector industrial más importante del Estado, que es el metalúrgico. Tenemos compañeros en el sector de los peajes y atención vial, en el sindicato de Mercabar, que es el centro de abasto más importante del país, de compra venta de alimentos para todo el país. También en el sector del aseo urbano y en el sector textil. Y somos también la primera fuerza en el sector de la vigilancia privada, dónde si estamos en proceso de ganar el sindicato que tendría unos 2.000 afiliados. Teníamos otros pero que han desaparecido junto con las empresas a raíz de la crisis.

EM. : Por último, ¿qué mensaje enviaríais a trabajadores y sindicalistas en Europa acerca de lo que está sucediendo en Venezuela?
RG. : Lo primero sería a todos nuestros hermanos de clase, obreros y trabajadores en general, que no se crean que la clase obrera, a través de su central mayoritaria está en contra de este gobierno, porque lo que está en contra del gobierno es una cúpula dirigente tanto nacional como regional. Los obreros, como clase, hemos dejado de laborar porque los patronos han bajado la Santa María [reja], están pagando el día y son pocas las empresas en las que hemos podido evitar esto. Pero en las fábricas, como clase, estamos incorporados al proceso social revolucionario que se abrió y se potenció a través de la victoria del comandante Hugo Chávez Frias. Necesitamos toda la solidaridad posible, política, militante. Necesitamos que ustedes presionen, pero también de ser posible que vengan a nuestra patria. Tenemos un gobierno que no es de la clase trabajadora, sino tímidamente nacionalista, y quizás necesita ese empuje para que entienda que está en riesgo su vida y la de la clase obrera. Hasta ahora hemos logrado resistir y consolidar posiciones. Ni siquiera entre los empleados públicos, la mayoría no se ha incorporado a este paro, que no es un paro cívico sino un paro terrorista.
GP. : Yo por mi parte mandar un saludo solidario y revolucionario de aquí de Venezuela. Como trabajador hago la misma petición del camarada Ricardo Galíndez, necesitamos muchísima solidaridad para seguir avanzando y conquistando ese espacio. De verdad que la clase obrera no está con ese paro golpista y ese matrimonio anti histórico CTV-Fedecamaras. Aquí los trabajadores estamos muy claros de cual es nuestro papel a jugar dentro de la historia. Un saludo.
ML. : Este es un mensaje donde solicitamos, como han dicho los compañeros, la solidaridad. Y sobretodo manifestar que la cúpula de la CTV no representa los intereses de los trabajadores aquí en Venezuela. En anteriores oportunidades ya vendió las prestaciones de los trabajadores así como otras reivindicaciones. También pedimos solidaridad a nivel político. Queremos saber cual es el pensamiento político de ustedes.