Inicio América Latina Venezuela El "huracán bolivariano" empieza a rugir en Caracas

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
El "huracán bolivariano" empieza a rugir en Caracas PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Miguel Campos   
Miércoles 06 de Septiembre de 2006 00:00
El Presidente anunció las Siete Líneas Estratégicas para construir la República Socialista Bolivariana de Venezuela en los próximos 14 años

Recibimiento masivo a Chávez

Varias horas antes de que, tras finalizar su gira por China, Siria, Angola y otros países, el Presidente Chávez llegase al aeropuerto de Maiquetía, en el vecino Estado Vargas, ya la Plaza caraqueña O´Leary teñía sus fuentes y superficie, así como la calle y los restaurados edificios coloniales que la rodean, con el rojo de miles de franelas, banderas y pancartas.

A pesar de que la convocatoria a la marcha pareció bastante improvisada, la respuesta popular resultó una vez más masiva. Decenas de millares de personas colapsaban ya la Plaza de Catia desde primeras horas de la mañana y acompañaron al Presidente en un recorrido por varias avenidas y calles del Oeste caraqueño hasta desembocar en una concentración masiva en la citada Plaza O´Leary. Allí Chávez pronunció el primer discurso que, tras su inscripción como candidato hace un par de semanas, abría la campaña electoral para las elecciones del próximo 3 de diciembre.

La Batalla Miranda, "una batalla electoral y social"

El máximo dirigente de la revolución bolivariana empezó su discurso convocando al pueblo venezolano a "tres meses de batalla, otra gran batalla para abrir el camino hacia la Venezuela Socialista del siglo XXI". Tras repasar su reciente gira, Chávez respondió a los opositores que lo critican por sus viajes y por el apoyo que Venezuela presta a diferentes pueblos atacados y marginados por el imperialismo. El Presidente dedicó palabras de solidaridad a Siria, Líbano y Palestina, y destacó que por primera vez en su historia, Venezuela es un punto de referencia internacional y "ocupa un lugar privilegiado en el mundo".

Chávez insistió varias veces a lo largo de su discurso en la idea de que la dirección de la revolución es el socialismo y refiriéndose a los otros 22 candidatos que se han inscrito, a quienes para regocijo de los asitentes calificó como "frijolitos", afirmó: "Aquí no hay más que dos candidatos, Hugo Chávez y George "Diablo" Bush, es una elección entre si queremos seguir siendo una República independiente o volver a ser una colonia norteamericana".

En un momento dado de su discurso, Chávez, como ya ha hecho en alguna otra ocasión, hizo una especie de test, probablemnte para comprobar por sí mismo cómo va la organización de las escuadras, batallones y pelotones que se ha planteado organizar en cada barrio, parroquia, sector, centro de votación, etc. para garantizar la victoria en la Batalla Miranda, nombre que ha recibido esta campaña por la reelección en honor al caraqueño universal Francisco de Miranda, revolucionario que luchó en la Revolución Francesa y en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, antes de ser uno de los líderes de la lucha por la independencia de Venezuela del imperio español. Chávez pidió que levantaran la mano aquellos de los asistentes que estaban ya inscritos en alguno de estos tres organismos y llamó a seguir organizàndose y movilizándose.

Sobre uno de los temas que han ocasionado más polémica dentro del movimiento revolucionario durante los últimos días, la expropiación de los campos de golf del Country Club por parte del Alcalde Metropolitano de Caracas Juan Barreto y la Declaración del Vicepresidente Rangel afirmando en nombre de todo el gobierno, y citando expresamente al propio Presidente, no compartir dicha medida, el Presidente prefirió no pronunciarse en ningún momento de su discurso. Sí insistió en la necesidad de la unidad y de que el comando de Campaña sea uno: "unidad, unidad, por encima de todo, unidad". A renglón seguido planteó la idea de que el "Comando de Campaña no pertenece a ningún partido, yo respeto a los partidos, necesitamos a los partidos pero más allá de los partidos está la unidad del pueblo: campesinos, trabajadores, vecinos..." llamó a convertir esa unidad en un "huracán bolivariano". Chávez recalcó "el respeto a las distintas corrientes que en el pueblo se mueven con libertad creadora" y llamó a que esa libertad fuese tambièn "libertad unitaria".

"Esta batalla es una batalla electoral pero más allá de lo electoral es una batalla eminentemente moral, eminentemente social, eminentemente polìtica, eminentemente antiimperialista, una batalla de la revolución por un lado y, por otro, de la contrarrevolución. La contrarrevolución se disfraza, se coloca la máscara de la democracia", afirmó Chávez, para a continuación dirigirse al presidente estadounidense George W. Bush, cuyo apelativo "Mr. Danger" decidió cambiar por "Mr. Diablo" y protagonizar uno de los momentos jocosos del discurso al decirle,refiriéndose a los candidatos opositores y utilizando terminología beisbolística, que "aquí lo que tiene es puro bate partido".

Siete líneas estratégicas para la nueva etapa de la revolución

El líder del movimiento bolivariano alertó: "Que nadie se deje invadir por el peligroso triunfalismo", y recurriendo una vez más al deporte más popular de Venezuela recordó que "El juego de beisbol no se gana hasta que se hace el "out" veintisiete".

El Presidente dedicó una parte de su discurso a explicar diversos acuerdos comerciales a los que ha llegado durante su última gira con el gobierno de China, a la que definió como un país "comunista", "aliado y amigo". Según explicó, los gobiernos chino y venezolano han llegado a distintos acuerdos comerciales para la instalación de fábricas chinas en Venezuela durante los próximos años. Según Chávez, el Banco de Desarrollo chino prestará un millón de dólares a Venezuela para construir casas como parte de la lucha contra el déficit habitacional. Chávez definió el de la vivienda como "uno de los más graves problemas que nos legó el capitalismo".

Este aspecto de la creciente vinculación de Venezuela a China es un debate que no se ha dado a fondo en el movimiento bolivariano. China es presentada a menudo por muchos de los asesores y dirigentes que rodean al Presidente como un modelo a seguir por la revolución venezolana. El propio Presidente se hizo eco en su discurso de esta idea. Sin embargo, si analizamos desde un punto de vista marxista, lo que hay hoy en China no es una economía socialista sino capitalista. La burocracia estalinista que dominaba el estado chino ha llevado a cabo la restauración del capitalismo y China está compitiendo en el mercado mundial con productos a bajo costo mediante la sobreexplotación de los trabajadores chinos, quienes carecen de derechos sociales, laborales, etc. y se ven sometidos a condiciones que recuerdan mucho más el capitalismo que denunciaba Marx en "El Capital", y que tantas veces ha criticado el propio Presidente Chávez, que a una sociedad socialista dirigida por los trabajadores y los demás explotados.

En la parte final de su discurso Chávez desarrolló algo más que en actos anteriores la idea de que tras la victoria del 3 de diciembre se abriría una nueva etapa de la revolución."En estos siete años la revolución apenas se ha instalado, ha sido una primera etapa, apenas hemos dado los primeros pasos, ahora -desde el 2007 al 2021-, tenemos 14 años para sembrar a fondo, para extender la revolución a todos los espacios, para que Venezuela sea una República Socialista Bolivariana en toda la dimensión, para que haya democracia plena, democracia popular, democracia revolucionaria, participativa y protagónica".

Para llevar a cabo esta transformación Chávez apuntó "siete grandes líneas estratégicas para los próximos 14 años" que luego enumeró y resumió brevemente, tras prometer que serán presentadas en detalle en un nuevo acto durante las próximas semanas.

1. La primera línea estratégica, a la que dedicó más tiempo y que destacó como la más importante, es: la creación de una Nueva Ética Socialista. "Sin moral socialista no habrá nunca revolución socialista, seamos grandes, pero no grandes terratenientes, grandes ricachones, grandes nuevos ricos, grandes corruptos, seamos grandes revolucionarios, grandes en el amor a los demás seres humanos". Chávez criticó el amiguismo y la amistad mal entendida "Que nadie confunda la amistad con la alcahuetería" e hizo varias referencias a la necesidad de erradicar la corrupción.

Los demás ejes, apenas enumerados, de lo que bautizó como "Proyecto Nacional Simón Bolívar" para el 2007 al 2014, son:

2. "Nuevo Modelo Productivo socialista, una economía socialista"

3. "Democracia Protagónica revolucionaria, donde el poder del pueblo sea el máximo poder"

4. "Suprema felicidad social" como objetivo básico de las polìticas a implementar desde el gobierno

5. "Nueva Geopolìtica interna: desarrollo endógeno, desarrollo desconcentrado, planes ferroviarios"

6. "Nueva Geopolìtica Internacional: Mundo Pluri-polar"

7. "Venezuela potencia energética mundial: desarrollo faja petrolera del Orinoco, industria gasífera, Planes Plena Soberanía Petrolera y Magna Reserva Petrolera".

A continuación Chávez anunció que ,si ganaba las elecciones del 3 de diciembre, se comprometía ya, a que en la mitad de su mandato, el 2 de febrero de 2010, convocaría un referéndum con dos preguntas:

1. "Algo así como ¿Desea Usted que Hugo Chávez siga siendo Presidente del país? 2. ¿Considera que Hugo Chávez puede presentarse a una nueva elección para seguir siendo Presidente del país". En caso de una respuesta afirmativa a ambas planteó que habría que modificar la Constitución en el sentido de eliminar la actual limitación de periodos presidenciales. "Si el pueblo así lo decidiese el pueblo es el dueño del país".

Antes de finalizar su intervención el Comandante Chávez explicó que tenía algunas noticias de que la contrarrevolución podría estar preparando un golpe de estado y advirtió a los contrarrevolucionarios que no lo intentasen. "Si viene otro 11 de abril, tendràn otro 13 de abril". Chávez tuvo varios momentos de recuerdo para Fidel Castro y afirmo que había visto a éste muy recuperado la última vez que hablaron. El acto finalizó con los asitentes coreando las consignas con las que el máximo dirigente del movimiento bolivariano finalizó su intervención "Hasta la victoria, siempre. Patria o Muerte. ¡¡Venceremos!!"