Venezuela: Entrevista a Luis Primo, dirigente de la UNT Imprimir
Escrito por Yonie Moreno   
Miércoles 21 de Junio de 2006 00:00
La UNT debe ser un instrumento de lucha de los trabajadores, hay que eliminar el individualismo, el personalismo, el dirigencismo. Hay que eliminar todos esos factores de nosotros mismos que son rémoras del viejo modelo sindical cetevista y todos esos elementos de manipulación, de información que se esconde. Porque lo fundamental es aquí construir un instrumento para los trabajadores, no para nosotros los dirigentes, vistos individualmente, sino para los trabajadores y son los trabajadores los que tiue tienen que desarrollar este instrumento y serán los trabajadores los que tomarán el poder a su debido momento

Hay que volver a llamar a un congreso de UNT para aprobar un plan de lucha por los 10 millones de votos y por el socialismo

Yonie Moreno: ¿Cuáles fueron tus impresiones tras el II congreso de la UNT?
Luis Primo: Como se sabe, tuvimos el II congreso el 25, 26, 27. El 25 que era precisamente cuando se iba a iniciar el congreso, se utilizó todo ese día precisamente para inscribir a los delegados, debido a una falta total de organización y que evidentemente es responsabilidad de nosotros como dirigentes. Pero nosotros de todas maneras como comisión de organización avisamos con tiempo de que había que dejar inscribir a todos los delegados que estuvieran en ese momento en el INCRET, y esto se hizo a las 4 de la tarde ya cuando la gente estaba muy molesta.
El viernes 26 hubo una instalación muy interesante, muy buena pero evidentemente el 27 ocurrieron los hechos que terminaron en puños, silletazos. Dio lástima cómo el movimiento sindical o ciertos grupos desarrollaron ese proceso. Para mí el problema no es si fue la corriente dirigida por Marcela Máspero o la corriente dirigida por Orlando Chirinos la que empezó primero. Si no el problema básico aquí hay que ubicarlo en cómo se conformó la UNT .Y si vamos a esos orígenes nos damos cuenta que no podía pasar otra cosa de la que pasó.

Y.M. ¿Qué medidas deberían tomar los dirigentes de la UNT para reestablecer la unidad dentro de la central sindical?

Primero hay que decir que el congreso se suspendió. Eso que una corriente dice que fueron tantas personas y dicen que fueron mayoría y la otra dice lo mismo, eso tiene que ser eliminado de nuestro pensamiento y nuestro vocabulario. El congreso hay que volverlo a realizar, tal vez en otras condiciones tal vez no será en tres días si no un día. Pero a la vez necesitamos desarrollar un debate a nivel de la base de los trabajadores, a nivel de las regiones, a nivel de los sindicatos de base acerca de qué es lo que tiene que hacer la UNT en estos momentos, cuál es el programa de lucha , qué UNT queremos realmente nosotros. Este tipo de UNT que vimos el 25, 26,27, u otro modelo de organización más democrático y participativo. Yo creo que nosotros debemos en estos momentos..., los dirigentes y las corrientes fundamentales que están allí expresadas deben dirigir su mirada hacia la base fundamental de los trabajadores e iniciar el proceso para un próximo congreso a nivel de las bases y los sindicatos de base.

Y.M. Tú planteaste antes de este congreso 7 líneas estratégicas para que la UNT se desarrollase. Uno de los elementos fundamentales era que la UNT se pusiera al frente de la batalla de Santa Inés 2 para implementar el socialismo y muy especialmente agarrar la línea que planteo del Presidente Chávez de que en las empresas que estaban abandonadas había que organizar la toma de empresas como una tarea central de la UNT para empujar al socialismo. Lo que iba buscando la mayor parte de los delegados era respuesta a estas cuestiones y haber centrado el congreso en estos asuntos hubiera sido la mejor manera de evitar una ruptura, cualquier maniobra. ¿Qué opinas la respecto?

L.P. Yo creo que eso es verdad. El problema era el proceso que se fue desarrollando, digamos desde el primero de octubre de 2005. Todo ese proceso que concluyó en el II congreso tenía un plomo en el ala, digámoslo así. O sea, ya venía mal debido a una serie de divisiones que estaban en la dirigencia , no en los trabajadores y yo creo que de forma personalista y egoísta por parte de esos dirigentes. Nosotros presentamos las 7 líneas estratégicas como un elemento para desarrollar una política en la UNT, de que la UNT no dependa de que un dirigente la dice o la escribe si no que está relacionada con los trabajadores y que los trabajadores realmente la sientan. Y yo creo que es eso lo que los trabajadores desean. A los trabajadores no les interesan tanto las elecciones, no les importa tanto el proceso electoral, si no qué va a hacer la UNT en este proceso revolucionario bolivariano. Qué va a hacer con los 10 millones de votos. O sea cual va a ser el plan que va a desarrollar la UNT. No hacer lo mismo de siempre la UNT, estar fuera, al margen o autoexcluida de todo el proceso revolucionario bolivariano.
Yo creo que lo importante con todos los elementos que tenemos es construir un programa de lucha , pero un programa de lucha no simplemente como un escrito, que lo entrega todo el mundo y que lo hace un mecanógrafo muy bien en las computadoras, si no que ese programa logre conectarse con los trabajadores.

Y.M. ¿Cuál crees tú que deberían ser los ejes de ese programa de lucha?

L.P. Para hacer un programa tenemos que hacer una caracterización de la situación actual en Venezuela. Estamos viviendo un proceso revolucionario, o sea, un proceso de cambio de conciencia entre los trabajadores, de elevación de esa conciencia de los trabajadores y del pueblo en general y evidentemente tenemos que proponer cambios que permitan resolver la transformación hacia el socialismo. Uno de lo elementos fundamentales que debemos destacar en un programa son los elementos de índole política y entre esos elementos está evidentemente el control de los trabajadores de las empresas que están paradas, paralizadas y que deben ser tomadas por los trabajadores y puestas bajo control obrero. Es un elemento importante porque eso ayuda a la elevación de la conciencia de los trabajadores, eleva la conciencia más allá de lo reivindicativo y de lo corporativo.

Y.M.¿Tú crees que hay sectores dentro de la UNT que conciben la central como meramente reivindicativista?.

L.P. Sí, yo creo que sí existen elementos que podríamos catalogar inclusive como economicistas y que en la caracterización de la sociedad no ven que es un punto de inflexión en lo que es la transformación en la conciencia de los trabajadores. Y sí es así, sí se viene desarrollando un proceso de masas importante, un proceso en el que los trabajadores han experimentado cambios en la conciencia de una manera que el cambio puede ser en unos momentos mas lentos que en otros, pero que existe, es continuo, entonces nosotros tenemos que desarrollar los elementos políticos que tienen que ver con eso. Fíjate bien, las elecciones para relegitimar al presidente Hugo Rafael Chávez Frías, lo que denominamos la Segunda Batalla de Santa Inés, nosotros consideramos que requiere un plan de acción, no un plan de acción simplemente electorero, si no un plan de acción donde tú presentes a los trabajadores y al pueblo un proyecto y un programa revolucionario y socialista y a partir de ahí tú vas elevando la conciencia de clase tanto de los trabajadores como del pueblo, vas creando las UBEs de los trabajadores que permite tanto luchar por los 10 millones de votos como educar a los trabajadores en el programa socialista, en la cuestión del control obrero

Y.M. Tras la división del congreso ¿Conoces si hay alguna iniciativa para retomar la unidad de la UNT?.

L.P. Bueno en este momento hay dos posiciones. Una de ella que ha sido marcada por la corriente C-CURA que ha venido marcada por Orlando Chirinos que esta pidiendo que haya una comisión para que evalúe si se pueden dar o no elecciones, porque todo el problema está centrado en la elecciones, que es un falso dilema, el problema no son la elecciones. Las otras corrientes plantean que las elecciones son para el 2007.
Fíjense que el problema que existía para este congreso es que no existía una afiliación real de cuántos eran los delegados. Ahora tenemos por lo menos un mapa sindical para desarrollar eso. El otro problema que se nos presenta ya no son las elecciones, el otro problema que se nos presenta es que no tenemos congreso. Tenemos que resolver ese problema. Y resulta que ese problema no se resuelve, como pretenden algunos, por arriba, diciendo bueno, hay unas mesas que dieron algunos criterios, bueno, vamos a algunas regionales, y a algunas federaciones y vamos a ver si le damos líneas operativas a la UNT. No, eso no puede ser así, yo considero que tenemos que volver a llamar a un congreso, no sé en que condiciones , en el que haya un tiempo de debate acerca de todas las ideas que están representadas aquí .El congreso yo estimo que es el último eslabón de la participación de los trabajadores, ese es un proceso de participación continua, durante un tiempo y tú llegas al congreso
La UNT debe ser un instrumento de lucha de los trabajadores, hay que eliminar el individualismo, el personalismo, el dirigencismo. Hay que eliminar todos esos factores de nosotros mismos que son rémoras del viejo modelo sindical cetevista y todos esos elementos de manipulación, de información que se esconde. Porque lo fundamental es aquí construir un instrumento para los trabajadores, no para nosotros los dirigentes, vistos individualmente, sino para los trabajadores y son los trabajadores los que tienen que desarrollar este instrumento y serán los trabajadores los que tomarán el poder a su debido momento.