Inicio América Latina Venezuela Cerca de mil dirigentes sindicales venezolanos se reúnen en Caracas para discutir un plan de acción revolucionario

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Cerca de mil dirigentes sindicales venezolanos se reúnen en Caracas para discutir un plan de acción revolucionario PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Corriente Marxista Revolucionaria   
Lunes 03 de Abril de 2006 00:00
Este jueves 30 de marzo se reunieron en la Sala 1 del Parque Central, Caracas, cerca de mil dirigentes de base, regionales y nacionales de la UNT. Esta reunión responde a la convocatoria inicialmente aprobada hace unos meses de realizar el Congreso de la central en estas fechas. Finalmente, ante el planteamiento de varios sectores de la dirigencia actual de la UNT de aplazar este Congreso, muchos sindicatos afiliados a la Central, varias uniones regionales y dirigentes nacionales decidieron mantenerener la convocatoria y celebrar una reunión nacional en la que debatir y aprobar una propuesta de fechas para el Congreso y toda otra serie de propuestas de estatutos, programa y planes de acción

Declaración de la Corriente Marxista Revolucionaria ante el proceso congresual de la UNT

Este jueves 30 de marzo se reunieron en la Sala 1 del Parque Central, Caracas, cerca de mil dirigentes de base, regionales y nacionales de la UNT. Esta reunión responde a la convocatoria inicialmente aprobada hace unos meses de realizar el Congreso de la central en estas fechas. Finalmente, ante el planteamiento de varios sectores de la dirigencia actual de la UNT de aplazar este Congreso, muchos sindicatos afiliados a la Central, varias uniones regionales y dirigentes nacionales decidieron mantener la convocatoria y celebrar una reunión nacional en la que debatir y aprobar una propuesta de fechas para el Congreso y toda otra serie de propuestas de estatutos, programa y planes de acción.

Los participantes se manifestaron a favor de la celebración del Congreso a finales de mayo y en su gran mayoría apoyaron las propuestas de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-CURA) fundada recientemente en una reunión con más de 800 dirigentes sindicales del país y que lidera el coordinador nacional de la UNT Orlando Chirino junto a otros destacados dirigentes sindicales nacionales como Rubén Linares, Stalin Pérez o Luis Primo. Al mismo tiempo, varios de los asistentes que intervinieron y el propio Orlando Chirino hicieron un llamado a otros dirigentes de la central, principalmente a camaradas de la FBT y a la Coordinadora Nacional Marcela Máspero a participar en este mismo debate.

En un próximo artículo explicaremos en detalle los debates que se produjeron en esta importante reunión. Durante la misma, los camaradas de la Corriente Marxista Revolucionaria (CMR) difundimos la declaración que a continuación publicamos y varios de los dirigentes sindicales miembros de la CMR que intervinieron en el debate como el citado Luis Primo o los camaradas Osmary Escalona (dirigente del sector salud) y Ricardo Galíndez (conocido dirigente sindical del Estado Lara y editor de nuestro periódico El Topo Obrero) defendieron las ideas aquí contenidas. Además, el acto contó con la presencia de invitados internacionales como Julio Turra (dirigente de la CUT brasileña) y un grupo de camaradas de las empresas ocupadas de Brasil como Cipla e Interfibra (con su portavoz Serge Goulart a la cabeza) así como con un saludo de Miguel Campos por parte de la Corriente Marxista Internacional y la Campaña "Manos Fuera de Venezuela"

Declaración de la Corriente Marxista Revolucionaria ante el proceso congresual de la UNT

Las tareas de la clase trabajadora en la Revolución Bolivariana y el congreso de la UNT

La C-CURA debe ganar a la mayoría de los trabajadores dentro de la UNT sobre la base de un plan de lucha concreto, nacional y regional, que implemente la toma de empresas, el control obrero y la cogestión revolucionaria, en la perspectiva de la lucha por la nacionalización de la banca, los grandes monopolios y la tierra bajo el control de los trabajadores, los campesinos y las comunidades en el marco de una economía planificada democráticamente para la construcción del socialismo

El año 2006 es un año crucial para el futuro de la Revolución Bolivariana. Este año, marcado por la reelección del Presidente Chávez en diciembre, viene determinado por la creciente presión del imperialismo norteamericano y de la burguesía internacional contra la revolución. Al mismo tiempo, la contrarrevolución en el interior está poniendo todos los medios a su alcance para impedir la reelección del presidente, o al menos sembrar dudas sobre su legitimidad, y continuar su campaña desestabilizadora para tumbarlo y con ello acabar con nuestro proceso revolucionario.

La mejor manera de contrarrestar estas tentativas contrarrevolucionarias es haciendo avanzar la Revolución Bolivariana hacia el Socialismo, es decir: hacia un cambio completo de las relaciones sociales de producción. Hay que terminar con el capitalismo en Venezuela, expropiar las industrias fundamentales y la banca, la tierra y poner todos esos recurso bajo control de los trabajadores y las comunidades. Sólo sobre una economía socialista, sobre la planificación socialista, puede avanzar el país. Dentro del capitalismo es imposible cualquier avance.

Por otro lado está el peligro de la burocracia, es decir, el aparato del Estado burgués de la IV República que ha sido heredado por la V y que es un obstáculo para las aspiraciones revolucionarias de las masas. La tarea de la clase trabajadora es precisamente derrumbar ese aparato estatal y sustituirlo por otro organizado en asambleas revolucionarias con delegados elegibles y revocables en todo momento por las bases, con las responsabilidades distribuidas de forma rotativa, que no ganen un salario superior al de un obrero calificado, y que rindan cuentas regulares ante quienes los eligieron, etc. Para la Corriente Marxista Revolucionaria, sólo la clase trabajadora puede organizar ese Estado revolucionario alternativo al Estado burgués.

La tarea central para el movimiento obrero es cómo, al mismo tiempo que detenemos la ofensiva contrarrevolucionaria y garantizamos la victoria de Chávez, implementamos un programa socialista de expropiaciones y nacionalizaciones, formación de órganos de democracia obrera (soviets) que aglutinen a todos los explotados del país y al conjunto del movimiento bolivariano. Todo ello para dar los pasos concretos necesarios para la construcción de una sociedad socialista en Venezuela como un primer paso al socialismo en toda América Latina y el mundo.

De este modo, la tarea central de la UNT debería ser impulsar en la práctica ese programa revolucionario. Las condiciones para llevarlo a cabo nunca han sido tan favorables. Tan solo falta que la clase obrera esté suficientemente organizada para llevarla a cabo. La tarea central de la UNT debería ser impulsar en cada estado la toma de empresas y demandarle al gobierno nacional su expropiación, continuando de esta manera la línea de expropiaciones que empezaron con INVEPAL e INVEVAL y siguieron con otras empresas. Es necesario que la C-CURA desarrolle un plan de acción en estas líneas llamando a todos los demás sectores que forman parte de la UNT -la FBT, la corriente agrupada en torno a Marcela Máspero y todos los demás sectores- a hacer lo mismo. Este es el punto central para unificar a la clase trabajadora y llevar la revolución al Socialismo.

En la C-CURA está una parte muy importante de los camaradas más combativos de la UNT. Pero si pretendemos ganar a la mayoría de la base de esta central sindical para ese planteamiento, es necesario hacer llamados fraternales sobre la base de impulsar propuestas reivindicativas y políticas para completar la revolución rumbo al socialismo. La C-CURA debe proponer un plan al resto de corrientes de la UNT para que la clase obrera encabece la Batalla de Santa Inés por la reelección de Chávez, la toma y expropiación de empresas y el socialismo

La unidad se debe construir en la lucha. La mejor manera de ganar un apoyo entre las bases de otros sectores de la UNT, incluso -fruto de la presión desde abajo- de obligar a girar a la izquierda a algunos dirigentes, es proponiendo a éstos un plan de lucha concreto, y llevando a la práctica un programa revolucionario. Una campaña desde la C-CURA de toma de empresas, con un plan concreto por estado, empezando por los que tengamos más fuerza; impulsando resoluciones de sindicatos solicitando su expropiación, haciendo un llamado al resto de los sectores, en primer lugar al de Máspero y la FBT, pero también a Machuca y Rondón, a ponerse al frente de esta lucha y posicionarse a favor de las expropiaciones, el control obrero y la cogestión revolucionaria. Todo ello sería la mejor manera de atraer a la base de todos estos sectores a los planteamientos de la C-CURA. Este es el mejor modo para forjar la unidad real dentro de la UNT y convertir a ésta en el instrumento que necesitamos los trabajadores para derrotar a la contrarrevolución burguesa, a la burocracia y construir el Socialismo.

En este sentido, si se impulsan las tomas, la cogestión revolucionaria y el control obrero, se marcaría la línea de cuál es el contenido real del Socialismo frente a los planteamientos socialdemócratas y reformistas, que tienen un peso importante en el seno de la burocracia, y ayudar a impulsar el Socialismo en nuestro país.

Para reforzar esta lucha, la C-CURA debería impulsar un plan concreto de crear UBEs por el socialismo, en las empresas y demás centros de trabajo, de tal manera que la clase obrera estuviera al frente de la Batalla de Santa Inés 2 por la reelección de Chávez y ligar esa lucha a la de completar la revolución en el Socialismo, para que el Gobierno Bolivariano expropie la banca, los grandes monopolios y se introduzca el control obrero y la planificación democrática de la economía.

Este plan se puede llevar a cabo independientemente de que se haga el congreso de la UNT o se realicen las elecciones. Si la C-CURA empieza a aplicarlo en cada lugar en que tengamos posiciones, esto permitiría ganar el oído de todos los trabajadores de base de la UNT, clarificando quién está dispuesto a avanzar rumbo al Socialismo y quién no. Esta sería la mejor manera de preparar el congreso y las elecciones y dejar claro quiénes somos los sectores consecuentemente revolucionarios y los que no lo son.

En este sentido observamos que, en estos momentos, el debate dentro de la UNT se está centrando casi exclusivamente en si el congreso de la UNT debe ser este año o no, o si debe haber elecciones este año o no. Estos aspectos son importantes pero no son un fin en sí mismo, sino un medio para hacer el debate sobre qué UNT necesitamos y dotar a ésta de ese programa socialista que necesita la Revolución Bolivariana y la clase obrera para avanzar al Socialismo. Desde la Corriente Marxista Revolucionaria defendemos que el Congreso tenga lugar lo antes posible, pero sobre todo nos parece que lo fundamental es garantizar un Congreso lo más unitario y democrático posible, con delegados elegidos democráticamente por los afiliados de cada sindicato que ha pedido la afiliación a la UNT, garantizando un debate democrático de abajo hacia arriba: desde los afiliados de cada sindicato y cada Unión Regional hasta la celebración de un Congreso Nacional democrático.

Este Congreso debería elegir una dirección provisional y marcar una fecha para las elecciones. Esto permitiría centrar todo el debate en los problemas concretos e históricos de los trabajadores y no en ataques y acusaciones personales entre distintos sectores, algo que sólo contribuye a paralizar a la clase obrera en las tareas revolucionarias que tiene que llevar a cabo (y que hemos citado arriba). Esto, además, choca con el sentimiento de unidad que predomina en la base de la central. Esto también evitaría que sectores reformistas que quieran desviar el debate del objetivo fundamental puedan hacerlo. Este objetivo es debatir qué programa debe aplicar la UNT y cómo hacerlo para que la clase obrera pueda ponerse al frente de la nueva Batalla de Santa Inés II, impulsar las UBEs obreras por el Socialismo y vincular la batalla por los diez millones de votos con la batalla por el Socialismo, contra el alza de precios, los despidos, el trabajo precario, la burocracia, la ineficiencia, la corrupción y por aumentos de salarios... La lucha por todos estos aspectos es una sola cosa. En la medida en que centremos el debate en cómo hacer avanzar la revolución al Socialismo, evitaremos que algunos sectores puedan centrarlo en aspectos secundarios, sembrando confusión e intentando presentar a los que defendamos ideas más a la izquierda como divisionistas, ultras, etc.

La C-CURA y todos los sectores clasistas y combativos de la UNT debemos organizar ya el plan de lucha que debería asumir la UNT en su conjunto para llevar la Revolución Bolivariana al Socialismo. No hay excusa para que no pueda llevarlo a la práctica. Si se implementa, será la manera unificar a la inmensa mayoría de los dirigentes revolucionarios y de la base obrera de la UNT y desbaratar todas las maniobras que quieren impedir que la UNT sea el referente socialista que necesitamos los trabajadores.