Los trabajadores uruguayos acorralan al gobierno de Batlle Imprimir
Escrito por Aníbal Montoya   
Domingo 21 de Septiembre de 2003 00:00
Los trabajadores uruguayos están protagonizando gigantescas luchas contra el gobierno burgués de Batlle que está descargando la profunda crisis que azota a la economía uruguaya sobre sus hombros. En las última semanas tuvimos la 6ª Huelga general contra el gobierno de Batlle y la extraordinaria lucha de los trabajadores de la salud Los trabajadores uruguayos están protagonizando gigantescas luchas contra el gobierno burgués de Batlle que está descargando la profunda crisis que azota a la economía uruguaya sobre sus hombros.

La lucha ejemplar de los trabajadores de la salud

Sin duda, lo más destacado de las últimas semanas fue la heroica lucha de los 17.000 trabajadores de la salud pública que protagonizaron una dura huelga que se extendió por un mes y que incluyó la ocupación de 8 hospitales públicos. A pesar de la represión y la amenaza de despidos a 4.000 trabajadores como represalia por la huelga, ésta se mantuvo sin fisuras hasta el final. Es de destacar que a esta huelga también se unieron los médicos de la salud pública.

Los trabajadores reclamaban un aumento de 68 dólares en una situación donde el 60% gana menos de 110 dólares al mes. Tras un mes de huelga ininterrumpida, los trabajadores consiguieron un aumento de 30-40 dólares para los que ganan menos de 200 dólares al mes y un 2% para el resto, a pesar de que el gobierno anunció desde el principio que no concedería ninguna suba en los salarios.

La Huelga General del 28 de agosto

Sin duda, un factor que permitió doblarle el brazo al gobierno fue la solidaridad activa del resto de la clase obrera uruguaya. Esto se concretó en la huelga general convocado por la central sindical, PIT-CNT. La huelga tuvo un acatamiento total en todos los sectores. Además del apoyo a los trabajadores de la salud, la huelga fue convocada en protesta contra la política económica del gobierno Batlle, por empleo digno, por aumentos salariales y jubilatorios, por la libertad sindical, el respeto de los convenios salariales y contra los planes privatizadores del gobierno.

Ante el cariz que tomaban los acontecimientos, el gobierno tuvo que negociar con los huelguistas y ofrecer concesiones. El PIT-CNT amenazó al gobierno con otra huelga general de 48 horas si los trabajadores de la salud rechazaban la oferta del gobierno, lo que finalmente no sucedió.

El Frente Amplio debe pasar a la ofensiva

La crisis económica y social de Uruguay no tiene precedentes en la historia. La economía está en recesión. El desempleo golpea al 17,5% de la población activa. El poder adquisitivo cayó un 16,14% en un año y la pobreza afecta al 26,6% de la población.

El Frente Amplio (FA) debe pasar a la ofensiva. Todas las encuestas de opinión le dan amplia mayoría. El FA debe iniciar una campaña pública exigiendo la convocatoria inmediata de elecciones convocando actos y marchas de masas en todas las ciudades. Los sindicatos deben también convocar una huelga general de 48 horas para que se atiendan las demandas de los trabajadores y exigir la dimisión del gobierno. Una ofensiva de los trabajadores y la izquierda de estas características haría caer al gobierno de Batlle como un castillo de arena.

Pero un gobierno del FA no resolvería los problemas de los trabajadores uruguayos si no se dota de un genuino programa socialista que nacionalice los bancos, los monopolios y la tierra para planificar la economía en interés de la mayoría de la sociedad. Por ello es necesario organizar una corriente marxista en el interior del FA para propagandizar este programa y ganar el apoyo mayoritario de sus bases.