Inicio América Latina Uruguay A un año del triunfo electoral del Frente Amplio

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
A un año del triunfo electoral del Frente Amplio PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Luis Giménez   
Miércoles 16 de Noviembre de 2005 00:00
El 31 de octubre próximo pasado se cumplió un año del triunfo electoral del Encuentro Progresista-Frente Amplio en Uruguay. Por primera vez en la historia de la nación oriental, manejada desde sus orígenes por los partidos burgueses tradicionales, llegaba al poder un gobierno de izquierda. No podemos negar que esto fue un motivo de alegría para millones de luchadores de nuestra América, que pensábamos que podía comenzar una nueva etapa de cambios. Es buen momento para hacer un breve balance de los pros primeros meses de labor de la administración “progresista”. A juzgar por los hechos, son muchas más las sombras que las luces

Se profundiza el curso reaccionario de la política del gobierno.

El 31 de octubre próximo pasado se cumplió un año del triunfo electoral del Encuentro Progresista-Frente Amplio en Uruguay. Por primera vez en la historia de la nación oriental, manejada desde sus orígenes por los partidos burgueses tradicionales, llegaba al poder un gobierno de izquierda. No podemos negar que esto fue un motivo de alegría para millones de luchadores de nuestra América, que pensábamos que podía comenzar una nueva etapa de cambios. Es buen momento para hacer un breve balance de los primeros meses de labor de la administración “progresista”. A juzgar por los hechos, son muchas más las sombras que las luces.

En materia de relaciones internacionales, el alineamiento con el gobierno de Bush es notorio: participación en el operativo Unitas, envío de tropas a Haití, firma de un tratado de protección a las inversiones de las empresas yankys, etc. Todos sapos difíciles de tragar para una militancia frenteamplista que siempre se caracterizó por su antiimperialismo.

En relación con la gestión económica se continúa con las conocidas recetas fondo monetaristas que aplicaron los gobiernos de los partidos Blanco y Colorado. El Ministro de Economía, Danilo Astori, es un neoliberal consecuente que no registra que en el pasado su formación partidaria planteaba el no pago de la deuda externa y el rompimiento con los organismos de crédito internacional.

Con respecto a los derechos humanos, ni se piensa en anular la Ley de Caducidad, que consagró la impunidad de los uniformados que actuaron durante el gobierno de facto. Y se insiste en ascender a notorios represores

El viernes 4 de noviembre una feroz represión se abatió sobre una manifestación contra el ALCA y la Cumbre de las Américas que se desarrollaba en la Ciudad Vieja de Montevideo. Hay cuatro presos que serán procesados por sedición. De la mano de la política reaccionaria viene la criminalización de la protesta social. Desde aquí hacemos un llamamiento a una campaña internacional por la libertad de estos compañeros injustamente detenidos.

Malestar interno en el FA

Empieza a despuntar la resistencia a esta orientación retrógrada. Se está frente a una traición a los principios que dieron origen a la creación del FA. Una carta de Jorge Zabalza (histórico dirigente del MLN, separado hace un tiempo de esta agrupación) a Fernández Huidobro (otro tupa en el gobierno caracterizado por el posibilismo más abyecto) y avalada por decenas de militantes, llama a retomar las históricas banderas de reforma agraria, nacionalización de la banca, política exterior independiente, desconocimiento de la deuda externa, entre otras. Banderas por las que muchos dieron la vida y miles sufrieron prisión y torturas durante la resistencia a la dictadura fascista que imperó en el país entre 1973 y 1985.

En la Coordinadora J del FA de la capital se habló de una desafiliación masiva de unos mil militantes.

A principios de noviembre el PCU emitió una declaración cuestionando varios aspectos de la política oficial y en defensa de la clase trabajadora y su central sindical, el PIT-CNT, que también se ha mostrado crítico del gobierno de Tabaré Vázquez.

Se trata de resistir desde el interior del Frente y oponer una política auténticamente socialista a los lineamientos oficiales. Es necesario crear una corriente clasista que luche por una línea política al servicio de la clase obrera. La liberación nacional vendrá de la mano de la liberación social y por eso los trabajadores deben imponer un proyecto alternativo genuinamente revolucionario. Que evite que la coalición se transforme en la pata izquierda del sistema capitalista en el “Paisito”.

Los Tupamaros en el gobierno.

Con un pasado que consideraba la lucha armada como la única vía posible y con posiciones notoriamente ultra izquierdistas en los años 60 y 70, el MLN (Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros) ha pegado un dramático giro y se ha convertido en una de las fuerzas más moderadas en la coalición

Su influencia es grande. El Movimiento de Participación Popular, que nuclea a tupas y aliados, obtuvo más de 320 mil votos, que representan el 29 por ciento de los votos del EP-FA. En el Parlamento tienen 6 senadores y 18 diputados. A nivel municipal, tienen 52 ediles (concejales) en todo el país. Tienen 2 ministerios: Agricultura, Ganaderìa y Pesca (José Mujica) y el de Trabajo y Seguridad Social (José Bonomi). Desde Julio uno de los suyos es Intendente de la capital (Ricardo Erlich). Y presiden la cámara de Diputados.

Con una política revolucionaria y con estas fuerzas, hubieran podido imponer un rumbo diferente al paìs. Sin embargo, nada de eso sucedió. El abanderado del giro “realista” es Mujica, que ya en el ‘99 decía que cambiar el sistema era una utopía irrealizable. Han trocado el sueño de la revolución por un capitalismo “serio”.

El ya nombrado Senador Eleuterio Fernández Huidobro hizo una encendida defensa de la participación uruguaya en maniobras militares conjuntas con la armada norteamericana. Avalaron la participación en Haití y apoyarán al gobierno en la firma del Tratado de Inversiones con EEUU.

Como vemos, la falta de una línea marxista condujo a esta agrupación que antaño optaba por el socialismo, a defender el sistema de explotación del hombre por el hombre. Algo que hoy parece eterno, pero que inexorablemente esta condenado al fracaso. Al igual que este tipo de dirigente que abjura de los ideales juveniles del pasado y los cambian por un presente cómodo de burócrata estatal. El viento de la historia acabará por barrerlos. El futuro, en Uruguay y en el mundo, es de los que no se resignan y siguen en lucha por una sociedad donde no haya ningún tipo de opresión.