Inicio América Latina Centroamérica Haití en rebelión: protestas masivas y huelga general contra alza del precio del combustible

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Haití en rebelión: protestas masivas y huelga general contra alza del precio del combustible PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Rob Lyon (CMI)   
Viernes 27 de Julio de 2018 10:57

haitiRebelion

El pasado 14 de julio, el primer ministro de Haití, Jack Guy Lafontant, presentó su dimisión tras una semana de movilizaciones que adquirieron un carácter insurreccional. El presente artículo, escrito en los días inmediatamente anteriores, y que ya anticipaba la caída del gobierno, expone las características de este movimiento y las causas que han provocado el actual estado de rebelión de las masas empobrecidas de Haití, y las perspectivas que están por venir.

El pasado 6 de julio estallaron protestas masivas en todo Haití para oponerse al plan del gobierno de recortar los subsidios al combustible. Al principio, el presidente Jovenel Moïse parecía dispuesto a seguir adelante a pesar de las protestas, pero con las manifestaciones que crecían en tamaño y alcance, el gobierno retrocedió el día siguiente y anunció una suspensión temporal del alza de los precios.

No hay confianza en el régimen y el estado de ánimo insurreccional se ha apoderado del país. Las protestas continuaron creciendo durante el fin de semana, lo que eventualmente dio lugar a llamamientos a la renuncia del presidente y una huelga general el lunes 9 y martes 10 de julio.

Dominación del imperialismo

Haití nunca ha conocido realmente la estabilidad económica o política desde la gran revolución esclavista de 1791 y la independencia en 1804. Esta inestabilidad histórica tiene sus raíces en el pasado colonial del país y en la dominación aplastante del imperialismo en nuestros días. La clase dominante de Haití es extraordinariamente débil, corrupta e incompetente. A pesar de la revolución y la independencia formal, la clase capitalista haitiana ha dependido por mucho tiempo de sus amos imperialistas y ha demostrado ser completamente incapaz de desarrollar el país económica, política y socialmente.

De hecho, la burguesía haitiana se ha vuelto tan dependiente del imperialismo que solo puede mantener su dominio sobre la base del apoyo económico, político y militar directo de las potencias imperialistas. Este acuerdo deja a la élite gobernante haitiana en el poder y les da acceso a las migajas de la mesa de los imperialistas. En cuanto a los imperialistas, tienen mano libre para explotar los recursos de Haití y la mano de obra barata. A medida que los imperialistas controlan las redes monetarias, ejercen un control considerable sobre el país. La fuerza de ocupación de la ONU tiene la tarea de imponer este control.

Históricamente, los imperialistas han usado dos armas principales para dominar y someter a Haití: la deuda y la ocupación militar directa. Desde el primer gobierno de Aristide en la década de 1990, los imperialistas han ejercido su control vinculando préstamos y ayuda directa a la aplicación de extensos planes de privatización; la creación de zonas de procesamiento de exportaciones; la supresión de los salarios y los sindicatos; hasta  terminar con los subsidios al combustible.

Desde el colapso del régimen de Duvalier, los imperialistas han estado interesados ​​principalmente en encontrar un gobierno estable en Haití para proteger sus inversiones. Pero un gobierno estable es imposible en Haití. La burguesía es demasiado débil y la lucha de clases en Haití demasiado intensa. Esta situación se ve amplificada por la crisis en desarrollo del capitalismo mundial.

En Haití, cualquier política gubernamental a favor de los intereses de la elite gobernante enfurece a la clase trabajadora y a los pobres, lo que a menudo resulta en protestas masivas con dimensiones insurreccionales. Sin embargo, cualquier política o reforma que favorezca los intereses de la clase trabajadora y los pobres, sin importar cuán moderada sea (como elevar el salario mínimo, construir más escuelas y hospitales y establecer programas de alfabetización) enfurece a la élite gobernante y con frecuencia conduce al aumento de la acción paramilitar y los golpes. Como hemos visto muchas veces en los últimos 30 años, para proteger sus intereses (inversiones), los imperialistas luego usan fuerzas militares de ocupación para "restablecer el orden".

Material combustible

Haití es el país más pobre del Hemisferio Occidental. Estadísticas recientes del Banco Mundial muestran que más de 6 millones de la población haitiana de 10.4 millones (59%) viven por debajo de la línea de pobreza nacional de $ 2,41 dólares por día, mientras que más de 2,5 millones (24%) viven por debajo de la línea de pobreza extrema nacional de $ 1,23 por día.

El Ingreso Nacional Bruto per cápita es de $ 1.730 (en Paridad del Poder de Compra). En comparación, el promedio en el resto del Caribe / América Latina es de $ 14.098. Poco más del 74 por ciento de la población urbana vive en barrios marginales. Más del 75 por ciento de la población rural es pobre, el 50 por ciento de los niños no asiste a la escuela, lo que resulta en una tasa de alfabetización de 61-64 por ciento para los hombres y 57 por ciento para las mujeres. Menos de la mitad de los haitianos en las áreas rurales tiene acceso al agua y solo el 24 por ciento de todos los haitianos tiene acceso a los servicios higiénicos (la mayoría de la gente usa letrinas hechas por ellos mismos).

Encima de esto, Haití es vulnerable a los desastres naturales, los cuales con frecuencia causan estragos en el país. En 2010, un gran terremoto golpeó Haití, devastando el país y destruyendo el equivalente al 120 por ciento del PIB. Se estima que unas 250.000 residencias y 30.000 edificios comerciales colapsaron o fueron severamente dañados por el terremoto. Las estimaciones del número de víctimas varían, pero oscilan entre 100.000 y 300.000 muertos en el desastre. Alrededor de 1,5 millones de personas fueron desplazadas como resultado del terremoto. Hasta el día de hoy, Haití no se ha recuperado completamente y todavía hay decenas de miles de personas que viven en campamentos temporales.

Haití aún se tambaleaba por el terremoto cuando fue azotado por el huracán Matthew en 2016. La tormenta destruyó el equivalente al 22 por ciento del PIB. Entre 500 y 600 personas perdieron la vida y cientos de miles de personas necesitaron refugio de emergencia, y alrededor de 1,4 millones de personas necesitaron asistencia humanitaria, agravando los problemas aún planteados por el terremoto.

La situación revolucionaria que se estaba desarrollando en el país durante la segunda presidencia de Aristide a principios de la década del 2000 había quedado parcialmente interrumpida por la ocupación de la ONU y el terremoto cuando el país quedó destrozado: cientos de miles de personas murieron y la gente se vio obligada a concentrarse en simplemente sobrevivir.

Sin embargo, en 2013 la ira de las masas se extendió a las calles mientras miles protestaban por la falta de progreso de la recuperación del terremoto, el nivel de corrupción, el aumento en el costo de la vida y el retraso en las elecciones legislativas y locales.

El movimiento se incrementó de nuevo en 2015 hasta que se celebraron elecciones ese mismo año. Hubo un fraude masivo en las elecciones presidenciales de ese año. Por ejemplo, Jovenel Moïse, un exportador de banano que ayudó a establecer una zona de libre comercio agrícola en Haití y representante directo de los intereses imperialistas, recibió oficialmente el 32,8% de los votos en la primera ronda de las elecciones presidenciales de 2015, sin embargo las encuestas a pie de urna del Haiti Sentinel mostraron que solo recibió el 6%.

El fraude en las elecciones provocó protestas masivas y las elecciones se retrasaron nuevamente. Una comisión establecida para investigar los resultados encontró fraude generalizado y recomendó que las elecciones se repitieran. Cabe señalar que las organizaciones con base en Haití encontraron evidencia considerable de fraude, sin embargo, los observadores internacionales respaldaron los resultados antes de que el informe de la comisión incluso se hubiera publicado. El imperialismo estadounidense había encontrado a su hombre en Moïses. Después de gastar millones en las elecciones, quería a su candidato preferido en el poder, independientemente de si realmente ganó la elección.

Echando gasolina al fuego

Las elecciones se volvieron a realizar en noviembre de 2016 y Moïses ganó oficialmente, de nuevo en medio de acusaciones de fraude y protestas masivas. Desde el derrocamiento revolucionario del régimen de Duvalier en la década de 1980, los intentos de la burguesía haitiana de gobernar "democráticamente" han sido un completo fiasco. Dada la corrupción, el fraude, los golpes múltiples y las ocupaciones militares, no debería sorprender que el pueblo haitiano tenga muy poca confianza en la "democracia" en el país y menos aún en que su voto sea importante.

La participación en las elecciones del 2000, que llevó a Aristide al poder por segunda vez, fue de alrededor del  50 por ciento, basado principalmente en el entusiasmo entre los trabajadores y los pobres hacia Aristide en ese momento. Después del golpe de Estado que derrocó a Aristide y la ocupación de la ONU, la participación cayó a un poco menos del 40 por ciento en las elecciones de 2006. Desde entonces, los niveles de participación han colapsado del 22 por ciento en 2010/2011, al 28,8 por ciento en 2015, y solo al 18 por ciento en las elecciones de noviembre de 2016. Esto significa que, de una población de 10 millones de personas, solo alrededor de 600.000 votaron por Moïse, quien claramente no tendría ningún mandato si no ganara por medio del fraude.

Moïse, demostrando ser el representante de los intereses imperialistas en Haití, asumió el cargo a principios de febrero, y para finales de ese mes había firmado un acuerdo de asistencia económica del FMI. El acuerdo con el FMI otorgaría al sector privado de Haití acceso a 96 millones de dólares en préstamos a cambio de la privatización completa de la empresa estatal de energía y la eliminación de los subsidios al combustible y la electricidad.

Los imperialistas han intentado durante mucho tiempo deshacerse de los subsidios al combustible en Haití. Durante algún tiempo, se estableció un mecanismo de ajuste automático para controlar el gasto en subsidios. Esto fue diseñado por los imperialistas y la élite haitiana local para recortar el gasto a medida que el precio del combustible aumentaba en la primera parte de este siglo.

Ante el terremoto de 2010, el gobierno se vio obligado a abandonar este mecanismo automático. Con los precios del combustible congelados desde marzo de 2011, el gasto en subsidios aumentó cuando los precios del combustible comenzaron a subir lentamente después del colapso en 2008. El Banco Mundial estima que para 2014 los subsidios al combustible ascendían al 2,2 por ciento del PIB de Haití, superando el gasto en salud, que es alrededor del 0,8 por ciento del PIB.

El argumento que los imperialistas están usando es que, debido a que los pobres en Haití usan poco combustible, los subsidios al combustible benefician desproporcionadamente a los ricos. El Banco Mundial estima que el 20 por ciento más rico de la población recibe el 93 por ciento de los subsidios al combustible. Si bien es indudablemente cierto que los ricos se benefician desproporcionadamente del subsidio al combustible, esta no es una razón para eliminarlo para todos. Una cosa sería cancelar el subsidio para la élite rica (y la eliminación del subsidio también tendrá un impacto menor en los ricos), pero en realidad se trata de atacar los beneficios de los haitianos pobres y la clase trabajadora.

Los imperialistas argumentan además que los subsidios no dejan al gobierno ningún espacio para invertir en gasto social en salud y educación. La idea propuesta por los imperialistas es que si se eliminan los subsidios al combustible, el gobierno tendrá más dinero para invertir en escuelas, clínicas y hospitales.

Pero los imperialistas no engañan a nadie. La situación tiene cierta similitud con el gasolinazo en México el año pasado. Los recortes en el subsidio al combustible afectarán directa y masivamente las vidas de millones de haitianos pobres. La mayoría de los haitianos viven en barrios marginales, sin conexiones de gas o electricidad. Solo la élite rica disfruta de tales cosas. La mayoría de los haitianos pobres dependen de la gasolina, el diésel y el queroseno para iluminar sus hogares y cocinar, sin mencionar el hecho de ir al trabajo, etc. Los aumentos en el costo del combustible también aumentan el costo del transporte y, por lo tanto, de los alimentos y otros bienes. Reducir el subsidio al combustible también significará que más niños no podrán asistir a la escuela.

A pesar de que los subsidios al combustible benefician desproporcionadamente a los ricos, la realidad es que los haitianos pobres y de clase trabajadora no pueden sobrevivir sin estos subsidios. Un aumento en los precios del combustible será desastroso para los haitianos pobres y no podrán tolerar más imposiciones y ataques a los niveles de vida. Los pobres y trabajadores de Haití ven los subsidios como uno de los pocos beneficios que tienen en la vida y consideran acertadamente la eliminación de los subsidios como un ataque a sus condiciones de vida y de trabajo.

Además, ¿por qué la clase trabajadora y los pobres de Haití renunciarían a un beneficio inmediato en forma de subsidio al combustible a cambio de promesas vacías de un mayor gasto social? Dada la historia del país y la naturaleza del gobierno, no hay ninguna razón para confiar en que tales promesas se lleven a cabo alguna vez. Incluso si se llevan a cabo, en cualquier grado, es inevitable que también beneficien desproporcionadamente a la élite rica, como hacen con todo en Haití. El pueblo haitiano no tiene motivos para creer que se construirán hospitales o escuelas. ¿Por qué intercambiar subsidios a los combustibles, lo que significa acceso a combustible para el transporte, la cocina y la iluminación, por algo que probablemente nunca ocurra?

De hecho, ya ha habido varios recortes al subsidio y aumentos en los precios durante el año pasado. El gobierno aumentó el precio del combustible en mayo de 2017. En octubre de 2017, re-implementó el ajuste automático de los precios del combustible y firmó un acuerdo con los sindicatos para eliminar gradualmente el subsidio para el transporte público.

Después del acuerdo firmado en febrero de 2018 con el FMI, el gobierno anunció un déficit presupuestario masivo y, junto con el FMI y el Banco Mundial, culpó en gran parte del déficit a los subsidios al combustible y la electricidad. Más recientemente, el Banco Interamericano de Desarrollo ofreció más efectivo si el gobierno se comprometía públicamente a eliminar el subsidio al combustible. Todos sabían que los recortes al subsidio al combustible eran inminentes y ya se habían organizado una serie de protestas, donde la lucha contra el aumento propuesto de los recortes de combustible estaba conectada en algunas áreas con pedidos para la eliminación de las fuerzas de ocupación extranjeras y un aumento del salario mínimo. Varias organizaciones políticas y sindicatos advirtieron al gobierno que si continuaba con los recortes a los subsidios al combustible se enfrentaría a una revuelta.

Insurrección

A las 4 de la tarde del viernes 6 de julio, mientras el país estaba ocupado viendo la Copa del Mundo, el gobierno anunció sus recortes a los subsidios al combustible. El precio de la gasolina aumentaría en un 38%, el diésel en un 47%y el queroseno en un 51%. Esta fue la gota que colmó el vaso. Toda la ira de las masas que se había estado acumulando durante años repentinamente explotó. Para colmo de males, el queroseno, que aumentará más, es la fuente de combustible más utilizada por los más pobres de la población, lo que demuestra una vez más que se trata de atacar a los pobres y a la clase trabajadora. Esos aumentos de precios para el combustible serían suficientemente difíciles de sobrellevar para las personas en los países capitalistas avanzados, pero en Haití harán la vida imposible para millones.

La respuesta de las masas al anuncio fue inmediata y masiva. Las movilizaciones comenzaron en Puerto Príncipe, pero se extendieron rápidamente por toda la isla hacia otras ciudades y áreas como Les Cayes, Cap-Haïtien, Jérémie y Grand'Anse. Cientos de barricadas se levantaron en Puerto Príncipe cuando la policía atacó a los manifestantes, paralizando la capital. Sin embargo, la policía se vio rápidamente abrumada y en retirada, y el control de las calles recayó en los manifestantes.

Eventualmente, el transporte, el sector público y varios sindicatos y organizaciones rurales y urbanas se unieron a las manifestaciones. Los informes indican que varios sindicatos y  otras organizaciones se unieron para formar un comité de coordinación para las protestas, que será clave en el futuro. El comité convocó a una huelga general para el lunes 9 y martes 10 de julio. Las demandas de la huelga incluyeron la suspensión permanente de los recortes en el subsidio al combustible, la reincorporación de los trabajadores despedidos de las empresas estatales, el arresto de funcionarios corruptos implicados en el robo de los fondos de Petrocaribe y, finalmente, se hicieron llamamientos para que el presidente renuncie.

Otros informes dan una indicación de la naturaleza insurreccional del movimiento de masas que ha estallado en todo el país. Significativamente, como una indicación de la ira aguda de las masas, se ha informado que el tamaño y el alcance del movimiento parecen empequeñecer al que condujo a la caída de la dictadura de Duvalier.

Temiendo un levantamiento revolucionario, el gobierno retrocedió un poco y anunció una suspensión temporal de los recortes en el subsidio al combustible el sábado, antes de las fechas propuestas para el paro.

Ya el fin de semana, el transporte se paralizó por completo, todos los mercados se cerraron y los medios dejaron de transmitir. Cuando comenzó la huelga general el lunes, la capital y la mayor parte del país se paralizaron por completo. Las empresas se cerraron y el transporte se detuvo.

Si bien las noticias sobre Haití son difíciles de conseguir debido a la huelga y la falta intencionada de informes de la mayoría de los medios de comunicación extranjeros, los últimos informes muestran que la huelga continuó y se mantuvo fuerte el martes. Los sindicatos del transporte se unieron a la huelga ese día y el país se mantuvo paralizado.

Sin embargo, parece que el gobierno está tratando de recuperar el control de la situación. Una manifestación frente al Palacio Nacional que había sido convocada el martes fue atacada por la policía nacional. Parece que las fuerzas de la ONU, al menos por el momento, no han intervenido.

Revolución

El magnífico movimiento insurreccional del pueblo haitiano ha logrado detener los recortes al subsidio al combustible por ahora. Sin embargo, la suspensión del gobierno es solo temporal. Si el gobierno sobrevive, los imperialistas insistirán en que se aplique el acuerdo firmado en febrero. Como lo han hecho en el pasado, los imperialistas retendrán los fondos que el gobierno necesita desesperadamente, en un intento de matar de hambre al país hasta que se apliquen los recortes a los subsidios.

El gobierno estará bajo una enorme presión por parte de los imperialistas y, por lo tanto, el pueblo haitiano no puede confiar en el gobierno o en la suspensión del recorte al subsidio. Si el movimiento retrocede o se retira frente a la suspensión, el gobierno y los imperialistas pueden esperar su momento, pero en un cierto punto intentarán presionar a través de los recortes nuevamente.

Todavía no está claro cómo se desarrollará la situación. El gobierno es muy débil, sin autoridad ni apoyo popular. Ante una revuelta popular, es muy posible que el gobierno caiga. Si los trabajadores y los pobres no pueden tomar el poder, esto abre la posibilidad de algún tipo de golpe cuando la élite gobernante intente aplastar el movimiento de las masas e impulsar el acuerdo con el FMI. Los imperialistas también tienen la fuerza de ocupación de la ONU, que en cierta etapa podría intervenir para ayudar a la elite gobernante a "restaurar el orden" hasta que se instale un nuevo gobierno burgués, en última instancia, para garantizar que se implemente el acuerdo con el FMI. El pueblo haitiano ha pasado antes por este camino muchas veces.

Para la clase trabajadora y los pobres de Haití, no hay forma de avanzar sobre la base del capitalismo. Mientras los capitalistas permanezcan en el poder, el país permanecerá totalmente empobrecido y a merced de los intereses de las potencias imperialistas. La clase dominante haitiana y los imperialistas han demostrado ser totalmente reacios e incapaces de resolver ninguno de los problemas que enfrentan los trabajadores y los pobres.

Solo el socialismo ofrece un camino para el pueblo haitiano. La única forma de detener permanentemente los recortes, proteger los intereses de los trabajadores y los pobres, desarrollar la economía y proporcionar empleos es quitar del poder a la burguesía y los imperialistas.

Los intereses de la clase trabajadora haitiana y la elite gobernante son mutuamente excluyentes. Los capitalistas haitianos son parásitos que se benefician de la explotación despiadada del pueblo haitiano y de las migajas del imperialismo. Por esta razón, la elite gobernante haitiana no puede tolerar ninguna reforma que beneficie a los trabajadores y a los pobres, ya que esto perjudica sus ganancias y desafía su gobierno sobre el país. Ya han  demostrado esto y su voluntad de luchar hasta la muerte para proteger su riqueza y su poder en repetidas ocasiones a lo largo de la historia de Haití. Es por eso que, sobre la base del capitalismo, Haití nunca escapará a la pesadilla de la pobreza y la dominación imperialista.

Las masas trabajadoras y pobres de Haití deben tomar el poder ellos mismos y formar su propio gobierno que regirá por sus intereses. Los trabajadores y los pobres deben exigir la expropiación de la élite gobernante y los imperialistas, así como la retirada de las fuerzas de ocupación de la ONU como los primeros pasos necesarios para este fin, junto con un llamamiento a la solidaridad revolucionaria de los pobres, trabajadores y campesinos del Caribe y de todas las Américas.