Inicio América Latina Brasil Brasil: Posición de Libertad y Lucha para este 2º turno

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Brasil: Posición de Libertad y Lucha para este 2º turno PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Esquerda Marxista (CMI-Brasil)   
Domingo 28 de Octubre de 2018 13:51

LEL

Resultado electoral de la primera vuelta

Estamos a pocos días del 2º turno de las elecciones presidenciales en el país. Bolsonaro (PSL) aparece en primer lugar en las intenciones de voto, seguido de Haddad (PT), en un proceso marcado por la polarización - símbolo de la actual situación política mundial y no podría ser diferente en Brasil.

Pero se engaña quien cree que el "Brasil está al lado de Bolsonaro". El resultado del primer turno muestra que el candidato recibió un porcentaje de voto del 33% de los 147 millones de electores. Haddad tuvo apoyo del 21% de los votantes. Del total de votantes, el 27,32% (más de 40 millones) decidió no votar en ningún candidato. Es decir, poco más de 1/3 de los votantes votó a Bolsonaro, causando una falsa impresión de que el candidato reaccionario tiene la mayoría de la población a su lado por cuenta del actual sistema electoral.

El PSL de Bolsonaro pasó de uno a 52 diputados elegidos y el Psol de seis a diez diputados.

A pesar de ese crecimiento del Psol, su resultado electoral para presidente fue el peor desde su fundación y Boulos no llegó ni al 1% de los votos. Esto se debe en parte a la política que la dirección del partido y la candidatura de Boulos defendieron, que fue a la sombra del PT y no se mostró como una verdadera alternativa revolucionaria.

Al mismo tiempo, el PSDB sufrió una derrota histórica para la presidencia y prácticamente desapareció electoralmente. Y el discurso de "centro", "moderado" de Marina Silva fue borrado en esas elecciones, lo que una vez más refuerza la intensificación de la polarización social y que las masas buscan salidas drásticas frente a la crisis del sistema y sus instituciones que se desmantela ante nuestros los ojos.

¿Qué es lo que Bolsonaro representa?

Es en esa situación que nace y crece el apoyo al candidato Bolsonaro frente a la candidatura del PT. Lejos de significar una "onda conservadora" como propagan los medios, la burguesía y algunas organizaciones de izquierda, ese apoyo tiene relación directa con la despolitización y confusión causada por la dirección del PT durante años de gobierno y de sus sucesivas traiciones a la clase trabajadora. Trotsky, dirigente de la Revolución rusa, en la reorganización por la construcción de la 4ª Internacional tras la degeneración de Stalin, decía que la "crisis actual de la humanidad es la crisis de la dirección del proletariado", aplicable en la actual situación de Brasil e internacionalmente.

El "Fenómeno Bolsonaro" no es exclusividad de Brasil, a pesar de ser diferentes, Le Pen en Francia y Trump en Estados Unidos poseen algunas semejanzas. Al mismo, más a la izquierda, tenemos Melechon en Francia, Corbyn en Inlgaterra y Podemos en España (a pesar de la dirección reformista), mostrando una búsqueda por la reorganización independiente de la clase y la marca de la polarización social por el mundo.

Muchos trabajadores y los sectores más pobres ven a Bolsonaro como un candidato "diferente", alguien de fuera del sistema, y por lo tanto, nutren ilusiones en la figura y su política. Esto no debe considerarse como crecimiento del conservadurismo o que todos sus electores son fascistas, machistas, homofóbicos y racistas. Por eso debemos explicar que Bolsonaro representa una política de ataques a la clase trabajadora y la juventud, que él votó a favor de la aprobación de las Leyes Laborales, está a favor de la Reforma de la Previdencia y va a acabar con todos los servicios públicos.

Es cierto que en medio de los electores de Bolsonaro hay apoyo de algunos sectores de la burguesía y pequeña burguesía que vio su nivel de vida decaer y quiere pagar menos impuestos para su (s) empresa (s). Hay todavía los grupúsculos e individuos proto-fascistas, minoritarios, partidarios del Bolsonaro que se sienten cómodos para asesinar y atacar a los opositores. Pero eso no significa una inminencia fascista o incluso de dictadura militar.

El fascismo tiene como característica ser un movimiento espontáneo y con apoyo de masas (sobre todo con el apoyo de la pequeña burguesía, lumpemproletariados e incluso proletarios), que pretende liquidar, exterminar todos los elementos de la democracia proletaria en la sociedad burguesa. Es decir, eso implica exterminar e imposibilitar a todos los partidos y organizaciones obreras, incluso a las reformistas y conciliadoras. No es lo que está sucediendo. Hoy no hay un partido de masas ultrarreacionario, ni Bolsonaro dirige un partido de masas reaccionario. Sin embargo, no está descartado que esto pueda suceder.

El imperialismo (EEUU) hoy no apoya una intervención militar en el país en ese momento y ve con desconfianza una posible victoria de Bolsonaro, porque sabe que eso va a acentuar la lucha de clases y despertar más odio e insatisfacción al sistema, todo lo que más temen.

El apoyo a Bolsonaro es una expresión distorsionada del odio al sistema y de sus instituciones. Es un sentimiento antisistémico que Bolsonaro supo aprovechar de modo reaccionario, a diferencia del Haddad, que cada vez más se coloca como un candidato "del sistema" y busca ampliar su apoyo con sectores y partidos supuestamente "democráticos" que las masas ya rechazaron (PSDB) , PDT, PSB, etc.), cambiando el color de la campaña a verde y amarillo.

Es la vieja política de la conciliación de clases que la dirección del PT debe abandonar si no quiere tener una derrota electoral, debe buscar ganar apoyo y votos entre los indecisos y los que quieren votar nulo, mostrándose como un gobierno de los "pobres contra los ricos". Es decir, mantener una independencia de clase frente a la insatisfacción de la población a los viejos partidos del sistema y el rechazo al Bolsonaro, como fue visto el 29 de septiembre en los actos contra Bolsonaro que fueron evidentemente mayores que los actos pro-Bolsonaro.

¿Cuáles son las tareas?

Hay una salida a la situación, a pesar del desánimo erróneamente diseminado.

Libertad y la Lucha llama a todos los partidarios y los que están en contra de la política ultrarreacionaria y la basura humana que Bolsonaro representa a votar en Haddad en el segundo turno para barrer electoralmente a Bolsonaro, sin ilusiones en la política de conciliación de clases del Partido de los Trabajadores. Recordemos que fue en el gobierno de Dilma que la Reforma de la Enseñanza Media fue gestada, aunque Temer la aprobó.

Con Bolsonaro en el gobierno serán intensos los ataques y represión a la clase obrera, a la juventud ya los movimientos sociales en general. Pero al mismo tiempo, la lucha de clases se intensificará y ese gobierno tendrá que enfrentar una profunda insatisfacción y movilizaciones contrarias a sus políticas. Los actos "Mujeres contra Bolsonaro" fueron una pequeña muestra.

Llamamos por el frente único antifascista proletario, la unidad de los trabajadores y de la juventud con métodos proletarios de lucha y con sus reivindicaciones. El mejor ejemplo es el Frente Único Antifascista de 1934, que provocó la "Revuelta de las gallinas verdes", la dispersión y la liquidación de las organizaciones integralistas, los fascistas en Brasil.

Esa es la respuesta a la altura después de la declaración proto-fascista de Bolsonaro el domingo (21/10) en la Paulista que los "marginales rojos serán baneados del país". Ninguna ilusión al TSE para una "responsabilización judicial", ni a las instituciones burguesas fallidas y podridas. Recordemos que la "Ley Antiterrorista", que criminaliza a activistas y movimientos sociales, fue aprobada también en el gobierno de Dilma, en pleno "Estado Democrático de Derecho".

La hora ahora es de la revolución proletaria. La hora de la democracia ha pasado por mucho tiempo. El PT renunció a la democracia cuando decidió gobernar para una minoría rica y engañó a los más pobres distribuyendo programas asistencialistas.

La lucha debe ser por la alianza obrera-estudiantil, por la reorganización en los gremios, Centros Académicos (CA), Directorios Centrales Estudiantiles (DCE), junto a los sindicatos por nuestras reivindicaciones más inmediatas (empleo, salud, educación). Por la revocación de la Reforma de la Enseñanza Media, por la línea de organización de la obrera y juvenil en la perspectiva de construir un partido independiente y de la clase trabajadora y por la transformación radical de la sociedad que sólo la revolución socialista puede proporcionar.