Inicio América Latina Brasil Brasil: De la prisión de Lula en 1980 hasta la prisión de Lula en 2018

Novedades por email

Si querés recibir las novedades de nuestra web, envíanos un mail a: elmilitante.argentina@gmail.com con el asunto: Suscribir 

 
Brasil: De la prisión de Lula en 1980 hasta la prisión de Lula en 2018 PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Comisión Ejecutiva de Izquierda Marxista   
Miércoles 11 de Abril de 2018 15:59

Cover LulaLo que sucedió en São Bernardo do Campo por segunda vez, quién estaba allí, Lula preso y el régimen que continúa desmoronándose. ¡Explicar, combatir, construir!

La primera vez, el 19 de abril de 1980, Lula fue arrestado por la dictadura militar y acusado,según la Ley de Seguridad Nacional, a causa de una huelga que involucró cerca de 200 mil metalúrgicos del ABC, durante la lucha salarial. Fue puesto en libertad 31 días después,cuando 100 mil metalúrgicos, junto a otros trabajadores y militantes de izquierda se manifestaron en la Marcha de São Bernardo do Campo hasta São Paulo exigiendo su liberación.

Pero, incluso con Lula preso, la huelga que había empezado 17 días antes duró un total de 41 días. Esta huelga a pesar de no haber conquistado todas las reivindicaciones económicas, fue la huelga que marcó el inicio del fin de la dictadura militar en Brasil. La resistencia y la lucha de las masas transformaron la huelga económica en una huelga política que sacudió al país e hizo surgir comités de solidaridad con la huelga y la liberación de Lula del Oiapoque al Chuí

Ésta demostró la impotencia de la Dictadura frente al movimiento de masas de la clase obrera y su capacidad cuando está decidida a defender sus reivindicaciones, sus organizaciones y sus dirigentes.

Esta huelga fue una extraordinaria movilización que soportó represión policial, incluso con una dirección sindical, Lula y otros dirigentes del sindicato, que la dejaron políticamente sin dirección hasta que terminara. Estos dirigentes, Lula al frente, no querían la huelga y no creían en ella. Ellos nunca realmente creyeron en la capacidad de lucha de la clase obrera contra el capitalismo. Esto no es una interpretación de los hechos. Es Lula quien declara eso en su discurso en el Sindicato de los Metalúrgicos el 7 de abril de 2018. La cita es extensa, pero vale la pena:

"En 1979, este sindicato hizo una de las huelgas más extraordinarias. Y conseguimos hacer un acuerdo con la industria automovilística que fue quizás el mejor. Y yo tenía una comisión de fábrica con 300 trabajadores. Y el acuerdo era bueno. Y yo decidí llevar el acuerdo a la asamblea. Y decidí pedir a la comisión de fábrica ir más temprano para conversar con los trabajadores ...

... Pues bien, empezamos a poner el acuerdo a votación y 100 mil trabajadores en el estadio de Vila Euclides no aceptaban el acuerdo. Era el mejor posible. La gente no perdía día de vacaciones, no perdía décimo tercero y tenía un 15% de aumento. Pero los trabajadores estaban tan radicalizados que querían 83 o nada ... Y pasamos un año siendo llamados pelego -infiltrado- por los trabajadores. La gente, Guilherme, iba a puerta de fábrica... Entonces compañeros y compañeras, nosotros conseguimos ... los trabajadores no aprobaron el acuerdo ... Yo les decía a ustedes que no pudimos aprobar la propuesta que yo consideraba buena y los trabajadores, entonces, pasaron a no respetar a la dirección del sindicato. Yo iba a puerta de fábrica y nadie paraba. Y la prensa escribía: "Lula habla para los oídos sordos de los trabajadores". A nosotros nos llevó un año recuperar nuestro prestigio entre los trabajadores. Y me quedé pensando con aire de venganza: "Los trabajadores piensan que pueden hacer 100 días de huelga, 400 días de huelga, que van hasta el final. Voy a probarlos en 1980".

E hicimos la mayor huelga de nuestra historia. La mayor huelga. 41 días de huelga. A los 17 días de huelga fui arrestado y los trabajadores comenzaron después de unos días a no hacer huelga y nosotros entonces - yo sé que Tuma, yo sé que el doctor Almir, sé que Teotônio Vilela iban a la cárcel y me decían:”Lula, cede, se necesita acabar con la huelga; cede,es necesario dar un consejo para acabar con la huelga". Y yo decía: "No voy a terminar con la huelga. Los trabajadores van a decidir por su cuenta.”

¡Es Lula quien cuenta todo esto y en público!

El 7 de abril de 2018, años después de la construcción del mayor partido de la clase de la historia de Brasil, conducido a su auge ya su propia degeneración política por Lula, Zé Dirceu y otros dirigentes, Lula fue arrestado por la farsa organizada por Sérgio Moro y, la Operación Lava Jato.

Lula va a la sede del sindicato de los metalúrgicos de São Bernardo do Campo para "resistir". Sin embargo, si la primera prisión fue una tragedia, la segunda tiene, como mínimo, rastros de farsa. Mientras sus partidarios desesperados pensaban que estaban organizando la resistencia, Lula estaba negociando su entrega y realizando una operación mediática de campaña. Como se vio al final, lo que decían los presentes no era mínimamente tomado en consideración.

Lula estuvo desde el final de la tarde del jueves 5 de abril, hasta la noche del 7 de abril en el sindicato. Entre 10 y 20 mil personas pasaron por el lugar pronunciándose contra su arresto y por su derecho a ser candidato en las elecciones presidenciales. La Izquierda Marxista y sus militantes estaban allí, junto a otros militantes, defendiendo las libertades democráticas y contra el Poder Judicial totalitario y degenerado.

Pero también estaban allí, los burócratas sindicales que hacen de la colaboración con los patrones y el capitalismo su credo y su Biblia, y cuyo ídolo y mayor expresión es el propio Lula. También estaban dirigentes del PT, del PCdoB y de otros partidos, parlamentarios y sus asesores, desesperados por la posibilidad de no tener a Lula y sus votos en las elecciones, había dirigentes burocráticos de movimientos sociales, pero también algunos militantes sinceros y honestos de esos mismos movimientos .

Allí estuvieron 10 mil sin techo, dirigidos por el MTST y Guillermo Boulos, que los condujeron de la Ocupación Pueblo Sin Miedo, en São Bernardo do Campo, directamente hasta el sindicato. Sin duda también estaban viejos militantes nostálgicos, retirados o semi-retirados, educados en el reformismo de Lula y del PT de las últimas décadas, así como pequeños burgueses emocionados por la política (que Lula preconiza en el Banco Mundial para evitar explosiones sociales) de medidas compensatorias, como Bolsa Familia y el financiamiento público masivo de la educación privada, de la abundante distribución de dinero público a los capitalistas, en nombre de un supuesto desarrollo nacional que distribuiría riqueza para todos.

Pero, una gran, enorme ausencia se constató en estos dos días en el Sindicato de los Metalúrgicos de São Bernardo do Campo mientras Lula y sus abogados negociaban con la Policía Federal. Fue la ausencia de los 100 mil metalúrgicos de São Bernardo do Campo, de las decenas de miles de químicos de San Bernardo do Campo y de la región, de los miles de profesores y funcionarios públicos de San Bernardo do Campo y de la región, que no entraron en huelga, que no movilizaron, que no fueron al sindicato.

Y no se movieron porque Lula no significa más para ellos lo que significaba en 1980 y en los años posteriores. La "causa" actual de Lula y de la dirección del PT ya no es "su" causa.

Al mismo tiempo que la clase trabajadora está lejos de apoyar al Poder Judicial y sus medidas, como demuestra el fracaso total de las manifestaciones organizadas en apoyo a la prisión de Lula por la pequeña burguesía desesperada y algunos semifascistas de Bolsonaro.

Un sentimiento de impotencia, de desconfianza, junto con un sentimiento de que está todo mal recorre la clase trabajadora organizada.

Las direcciones del MST y del MTST declararon movilizaciones en todo el país. Las direcciones del PT y de la CUT convocaron a actos en todas las ciudades. ¿Qué sucedió?

El MST y MTST reunieron a militantes aislados y quemaron neumáticos, cortaron caminos por algunas horas, en actividades vanguardistas y ultraizquierdistas, completamente inútiles.

Los actos del PT y de la CUT fueron de gatos locos en un país donde el PT ha movilizado a decenas de millones en las calles. El "Frente por la Democracia", constituido por todos ellos, es un enorme aparato desvinculado de la realidad de la clase trabajadora y de su conciencia. Y es incapaz de grandes movilizaciones precisamente por su política de interés de aparato y de vender ilusiones en esta "democracia".

Esta es la diferencia fundamental entre ser defendido por la clase obrera (1980) y ser defendido por los miembros de un aparato o de aparatos profundamente ligados a la colaboración de clase ya las migajas caídas del plato de los capitalistas (2018). A pesar de que continúan siendo algunos miles, los miembros de los aparatos, ni de lejos, significan o representan a "la clase obrera" o "el pueblo", como los lulistas, sus amigos políticos y algunos militantes honestos "impresionables" intentan demostrar.

Esta fue una demostración clara, inequívoca, de lo que la Izquierda Marxista ha explicado desde 2014, tras la estafa electoral de Dilma/Lula. El PT rompió sus lazos políticos de dirección con su base histórica, la clase obrera fabril y la juventud.

Y por eso la palabra de orden de Huelga General contra la prisión de Lula, levantada por militantes indignados con la situación, es absolutamente inocua y sin contacto con la clase trabajadora de las fábricas, de las escuelas y de los lugares de trabajo en general. Derrotar la farsa del Lava Jato y el conjunto de la operación que está detrás de ella será un largo trabajo y sólo puede suceder con la entrada en la arena de combate de la clase trabajadora organizada. Y para eso, no basta derrotar la política reformista y las ilusiones que ella destila en las instituciones burguesas y en el capital. En este proceso, se construirá una nueva dirección de clase, y esa es la tarea fundamental de la Izquierda Marxista y de los revolucionarios en la actual situación, participando en los combates de clase, explicando pacientemente la ofensiva de las instituciones burguesas contra la clase, la necesidad del derrocamiento el gobierno Temer y del Congreso Nacional, y lo malo que es para clase trabajadora y para la juventud la política reformista de Lula, de la dirección del PT y del PCdoB.

Esta es una constatación fundamental para que los revolucionarios y su área de influencia no se dejen llevar por la presión de los aparatos del PT, del PCdoB, de la dirección de la CUT y un coro de pequeños burgueses y reformistas desconsolados. Estos son todos inconformes con la "maldad" que se está haciendo contra Lula, con el hecho de que la burguesía ya no está interesada en una política de colaboración de clases, sino en una política de exterminio de derechos y conquistas, exterminio de las organizaciones sindicales y políticas de la clase obrera.

Y no menos peor y maléfico para la clase y su organización, es que una parte de esa gente se transformó en adorador de un falso salvador de la patria que no tiene ni ideas propias ni valor político para enfrentar al capital, sino que se apoya en lo que todos los caudillos fraudulentos siempre hicieron, en la retórica inflamada, en la manipulación de emociones vulgares y en los discursos ambiguos que pueden significar una cosa y también lo contrario. Sin hablar de la auto-adulación permanente.

Los revolucionarios combaten esa presión y su influencia reaccionaria en el interior de la clase y de la juventud, disipando el velo del humo y explicando los hechos y diciendo toda la verdad.

El combate correcto que la Izquierda Marxista siempre realizó contra la Operación Lava Jato (que Lula y la dirección del PT siempre apoyaron públicamente), contra la condena fraudulenta de Lula y la anulación de su candidatura a través de la Ley Ficha Limpa (proyecto de iniciativa de un juez, aprobado por unanimidad en la Cámara Baja y en el Senado, y sancionado por Lula en 2010), no tiene y no puede tener nada, absolutamente nada que ver con sumarse a la "defensa de la democracia", o sea, de las actuales instituciones podridas y opresoras, al seguidismo en relación a la política de Lula y del "Frente por la Democracia". O a la adoración y al culto a la personalidad de Lula, su propia egolatría y arrogancia. En São Bernardo do Campo declaró que "no soy un ser humano, ahora soy una idea...". Algunos teóricos como Marx, Engels, Lenin y Trotsky se transformaron en "ideas", o mejor, "programas". Ninguna de las "ideas" de Lula son propias, todas vienen de la socialdemocracia, del Banco Mundial y de los capitalistas y sus colaboradores. Incluso la "idea" de fundar el PT no fue de él, fue de Mario Pedrosa.

La crisis política continúa semana a semana en el país entero. Son expresiones de la polarización entre las clases, y de la lucha de clases , la ejecución de Marielle en Río de Janeiro, el ataque a la caravana de Lula en el sur de Brasil , la intervención en RJ y la violencia sin control que se extiende por el país. La mayor expresión de esa crisis es la división en el propio STF, donde un sector defiende una política absolutamente reaccionaria que quiebra la Constitución y todo el derecho burgués y se choca con otro ala, que a su vez no es menos reaccionaria. Pero, es el sector que mejor entiende políticamente la situación y tiene miedo de una explosión, frente a la extensión de los rasgos totalitarios y antidemocráticos de las medidas tomadas por el Poder Judicial, que desea sustituir al Poder Legislativo y al Ejecutivo al mando del país.

Un país dirigido por un cuerpo burocrático no elegido no es una democracia. Por otra parte, Brasil, incluso dirigido por el Congreso Nacional y por la Presidencia de la República, es sólo una falsa democracia, una democracia bastarda, que es un rasgo de la república burguesa en la época del imperialismo.

Un país dirigido por el Poder Judicial es un régimen que intenta presentarse como bonapartista, pero de hecho encubre un régimen totalitario. Sin embargo, eso es una "tendencia" y un intento de sectores del Poder Judicial. Están lejos de conseguirlo y la prueba es que, en vez de estabilizar la situación, cada acto de esas camarillas no hace más que desestabilizar todo. Hay un choque político creciente entre sectores del Poder Judicial, sectores de la burguesía, su prensa y sus analistas reaccionarios. Y con Lenin, los marxistas ya aprehendieron que una de las condiciones para una revolución es el surgimiento de fisuras y choques entre los de arriba.

No hay salida con políticas para revitalizar la democracia y la república burguesa. Aquellos revolucionarios que se empeñan en buscar palabras de orden (supuestamente de transición) para restablecer una plena democracia burguesa, que nunca existió, o peor, para intentar establecer una república burguesa, en una época que exige una revolución y otras instituciones, están condenados al electoralismo, a la adaptación, al fracaso y al desánimo permanente.

El único remedio es enterrar este cadáver putrefacto con una revolución, lo que exige movilización y organización, claridad y determinación, y construir nuevas instituciones controladas y dirigidas por los trabajadores en lucha y sus representantes legítimamente elegidos, en asambleas y reuniones, que asuman el control de toda la economía y el rumbos políticodel país.

Entregarse o resistir

Lula se entregó a pesar de la resistencia de sus partidarios alrededor del Sindicato de los Metalúrgicos. En frente único con sus seguidores, los marxistas defendían que no se entregara. Esto crearía un impasse político en el país.

La PF "tenía" que actuar, pero su acción podía provocar muertos y heridos. La PF no quería, o no podía actuar como si invadiera una favela. Una acción violenta con heridos, muertos y más presos podría hacer explotar la paciencia de las masas frente a todas estas instituciones. En esas circunstancias, una decisión de Lula de no entregarse plantearía la cuestión política de "quién gobierna el país", pues si la banda de hombres armados del Estado no puede actuar, el impasse político está puesto sobre la mesa.

Obviamente no se trataría de "resistir armados" contra el aparato represivo. Eso sería una aventura infantil. Pero, se trataba de resistir y crear un impasse político, una crisis política. Como los trabajadores y los revolucionarios hacen en una huelga o manifestación, en una ocupación de tierra o de fábrica.

La orientación de Lula es cumplir la Ley, creer en la "Justicia" y rezar para que la Ley y el Orden reinen en São Paulo y en Brasil y el capital continúe haciendo negocios. Con esa orientación es que el PT propuso la realización del "Campamento por la Liberación de Lula", en Curitiba. Este campamento no tiene futuro político. En las primeras semanas recibirá apoyo y presencia de los partidarios de Lula y su política, pero también de aquellos que combaten el Lava Jato y las medidas del Poder Judicial, para luego, comenzar a menguar hasta convertirse en un campamento puro de aparato, vaciado y melancólico. No hay salida sin un movimiento de masas verdadero.

Por estas razones, la Izquierda Marxista, no participa de ese campamento, pero es solidaria contra la represión a los participantes y discutirá regularmente con ellos sobre la situación actual y una salida política para derribar a este régimen. Sin apoyar un milímetro lo que hizo Lula e incluso lo que él está defendiendo ahora, la Izquierda Marxista estará junto y combatirá por su libertad participando en actos y campañas que levanten esas banderas. Participando con nuestras propias posiciones y sin confundirnos con el "Frente por la Democracia". Además tomará iniciativas para discutir directamente con los trabajadores y con la juventud toda la situación actual y la organización de esa lucha.

Nuestra lucha es la lucha por el Frente Único de todos los que quieren deshacerse de Temer y del Congreso Nacional, es la lucha para derrotar la represión, los ataques del Poder Judicial y la Operación Lava Jato, la lucha por un gobierno de los trabajadores. En esa lucha, los marxistas combaten por la construcción de un verdadero partido de clase en Brasil, un partido que luche por el Socialismo y por el fin del régimen de la propiedad privada de los medios de producción.